¿Hay sitio para la izquierda cívica en España?

Si nos centramos en España, la izquierda tiene un pasado al menos tan negro como la derecha. Intentonas golpistas, república sectaria, terrorismo contra y desde el estado, corrupción, paro, clientelismo, guerracivilismo… y ahora, incluso, apoyo al separatismo, que no es en realidad más que promover la desigualdad entre los españoles.

A mi modo de ver, en la actualidad nos encontramos en un marco en el que la mayoría de los ciudadanos creemos estar en una posición centrada en cuanto a ideología. Ahora parece que muchos no quieren ser ni de derechas ni de izquierdas, por más que también la mayoría asegura que el centro no existe.

En lo que a la izquierda a nivel nacional se refiere, es obvio que hay un resurgir del extremismo, representado, mayormente, por Podemos, partido que ha aprovechado para apropiarse del espíritu del 15-M, llegando a incoherencias tales como proclamarse líderes de aquel movimiento que nació contra la incompetencia de Zapatero a la vez que miembros como Pablo Iglesias afirman que el propio Zapatero es el mejor Presidente de la democracia. A mi modo de ver, el éxito de Podemos no se halla en sus buenos resultados, sino en que hayan conseguido “podemizar” la política, es decir, en que todos los partidos vayan a una lucha dialéctica, en el Congreso, los platós y las redes sociales, que sólo nos lleva al enfrentamiento, a una lucha de bandos que, además de cansina, es muy peligrosa.

Lo peor de este tema es observar cómo el PSOE, en lugar de defender sus políticas, socialdemócratas, de izquierda modera y cívicas, se está radicalizando como en la época de Largo Caballero. Pero es que los socialistas no saben bien lo que quieren, son un partido de partidos, por eso quizá apuestan por esa nación de naciones que la mayoría no entendemos qué significa. En mi opinión, en la izquierda no hay lugar para los nacionalismos, ni para los periféricos ni para el español. La defensa de la unidad de España debe ser como Estado y no como Nación. Sin embargo, en estos tiempos que corren parece que no hay representación para las personas de izquierdas que no tienen complejos con el nacionalismo.

Como catalán, he sentido aún más hondo el vacío político de los que somos de izquierda moderada, de los que nos sentimos alejados tanto de la derecha conservadora como de la izquierda revolucionaria y, por supuesto, de los nacionalismos. Históricamente, en el Partido Socialista Catalán encontramos votantes mayormente de clase obrera y constitucionalistas; sus élites, sin embargo, son burguesas y nacionalistas. En la Transición, ya contaba Oriol Bohigas en Entusiasmos compartidos y batallas sin cuartel que Joan Reventós, presidente de Convergència socialista, le advirtió del “peligro de un triunfo en solitario del PSOE en Catalunya”. En aquella época, la Federación Catalana del PSOE tenía gran implantación social, pero no era nacionalista, mientras que Reagrupament era nacionalista pero no tenía apoyo social. De este modo, Joan Reventós entendió que la única salida era aliarse con el PSOE pues, así, conseguía los votos de las personas que votaban a Felipe González, llevándoselas a una formación en realidad nacionalista. El propio Reventós escribiría en sus memorias inacabadas, Tal com ho vaig viure (Tal y como lo viví), que “los socialistas nos hubieran partido en dos mitades. Y preferí la hegemonía de Pujol”. Reventós escribió también en sus memorias las siguientes palabras en las cuales decía defender “la igualdad del género humano; la consciencia de la persona como sujeto de derechos y deberes; la identidad nacional de mi pueblo y mi país, Cataluña; la democracia, basada en las libertades individuales y nacionales, como mejor sistema político“. ¿La igualdad del género humano tratando a los que vinieron desde otros puntos de España como ciudadanos de segunda? ¿Socialismo y nacionalismo a la vez?

En 2006, Ciudadanos nacía, teóricamente, para representar a las personas que habían dejado de votar tanto a los socialistas como a Iniciativa por sus políticas cercanas al nacionalismo. El partido naranja nació con vocación nacional y, en sus comienzos, defendía postulados de centro izquierda. Sin embargo, cuando su expansión nacional renunció a su lado social demócrata, por más que en Catalunya tanto sus votantes como sus afiliados estaban más cerca del centro izquierda, como se demostró en el IV Congreso del partido, en el cual sus afiliados catalanes votaron mayoritariamente a los representantes de “Mejor Unidos”, que apostaban por defender los valores iniciales del partido y su posición de centro izquierda, la formación de Albert Rivera apostó por luchar por conseguir los votantes de centro o centro derecha que hasta ahora votaban al Partido Popular, llevando, así, a la formación naranja a la paradoja de que en Catalunya le votan los obreros, mientras que en Madrid obtenía más sufragios en las zonas acomodadas.

Aún es pronto para saber en qué modo afectará a Cs el cambio en el ideario; lo que sí es cierto es que hay cargos y militantes que, no sintiéndose cómodos en la nueva etapa del partido de Rivera, han decidido marchar (entre ellos quien escribe) al volver a sentirse huérfanos en su posición de izquierda moderada y cívica. En estos últimos tiempos, son muchas las plataformas y partidos que parece que quieren ocupar ese espacio. Mañana en Madrid se presenta dCIDE, aproximadamente un año después de conocer que el que fuera uno de los fundadores de Ciutadans, Antonio Robles, iniciaba una nueva aventura en CINC, Centro Izquierda Nacional, que ha pasado a ser Centro Izquierda de España.

El cambio de nombre, aunque parezca algo simbólico, creo que es positivo para acabar con el trauma de la izquierda y la identidad española. Ojalá sea el principio del fin del complejo de la socialdemocracia con el término España que, lógicamente, no pertenece a ningún partido ni a ninguna ideología. Pero, ¿hay sitio para la izquierda cívica en España? Esa es una pregunta que solamente el tiempo nos la podrá contestar pero,  a mi parecer, es necesaria porque, no nos engañemos, la radicalización de la sociedad es el mayor peligro al que los ciudadanos vamos a enfrentarnos en el futuro.

El país necesita una alternativa reformista, que se muestre contundente con los adversarios políticos pero que, a su vez, sea dialogante por el bien del interés general. Alejada de los nacionalistas y los populistas, que más allá de vivir contra el PP, pueda ofrecer una alternativa sensata y fiable, ¿logrará dCIDE  todas esas cuestiones? ¿Logrará abrirse hueco? Tiene su oportunidad, siempre y cuando entiendan que, aún siendo ambiciosos, es preferible tener pocos diputados y que representen bien los valores que ganar unas elecciones a cambio de ir mutando la ideología. Por otro lado, también considero necesario cuidarse de que entren en sus filas “derechones” y españolistas sin ideología, puesto que entiendo que la lucha de dCIDE será contra los nacionalismos, contra el gallego, el vasco, el catalán y también contra el nacionalismo español.

Crear un partido desde cero tiene que ser tarea muy difícil, pero Antonio Robles y los suyos tienen cercana la historia de Ciudadanos y ahí la guía de lo que debe y no debe hacerse. Les deseo mucha suerte, como no puede ser de otra manera, y aunque sea un partido nacional, no puedo dejar de pensar en mi tierra, Catalunya, y lo bonito que sería que los constitucionalistas de izquierda tuviesen un partido que no les fuese a traicionar, como hicieron antes el PSC e Iniciativa, y que tenga la idea del lugar que debe ocupar mucho más clara de lo que la tiene Ciudadanos.