La Puta y la Ramoneta

Fue triste ver a los separatistas del Parlament darse golpes en el pecho cual gorila en demostración de fuerza. A la cabeza de ellos, un Presidente al que nadie votó y que sueña en estar en la memoria popular catalanista junto al “Avi” Macià y el “mártir” Companys y cuya realidad solamente es que, como ellos, va a fracasar en su intento golpista.

He escrito muchas veces que a mí la independencia no es algo que me preocupe en exceso, porque Catalunya no va a ser independiente y eso lo sé yo y también lo saben los separatistas. Sin embargo, sí me preocupa la ruptura que hay en el pueblo catalán y que cada vez es más notable en el día a día de la vida en esta tierra.

La ruptura fue escenificada en el Parlament. Por un lado, los de los golpes en el pecho y, por otro, el vacío. Los miembros de Ciudadanos, PSC y Partido Popular abandonaron la sala para no tener que asistir a una votación que pretendía saltarse la Ley, la Constitución y el Estatuto de Catalunya.

Los miembros de Catalunya Sí que es Pot (En Comú, Podemos o como les queramos llamar) hicieron su trabajo, el de la “hacer la Puta y la Ramoneta”. Para quien no entienda está expresión, la referencia más antigua de esta frase data de 1812 y, textualmente, decía: “Hacer la puta Ramoneta”.  La Puta y la Ramoneta eran, pues, la misma persona, una persona que “engaña alguien con halagos y adulaciones”.

No quedan tan lejos las Elecciones Autonómicas Catalanas en las que los miembros de Catalunya Sí que es Pot pedían el voto de los obreros con origen entre aquellos que llegaron desde otros puntos de España y con la acusación desde Junts pel Sí de hacer el mismo discurso que hacía el partido de Ciudadanos.

El problema de la sección catalana de Podemos es eterno en Catalunya. El PSC e Iniciativa en su momento ya vivieron el drama de tener dos almas, el cual se resume de un modo sencillo: los líderes son nacionalistas catalanes y los votantes constitucionalistas, de modo que en campaña dicen lo que quieren oír los votantes y, una vez en el Parlament, todo cambia.

El comunismo llamaba a los trabajadores del mundo a unirse, a la internacionalidad del pensamiento, sin embargo, en Catalunya y también en el resto de España se cree que el comunismo debe ser antiespañol porque asocian España a Franco, sabe Dios por qué, como si no hubieran sido suficientes los 40 años de secuestro del dictador para que continúe el secuestro 42 años más después de su muerte.

Esa asociación de una bandera que comenzó a utilizarse en 1785 con el dictador ha sido la excusa que utilizó la podemista Àngels Martínez para, de malos modos, sacar del Parlament las banderas constitucionales que habían dejado los miembros del Partido Popular. No creo que el republicanismo sea una escusa para hacer lo que hizo, creo que es el interminable juego de la Puta y la Ramoneta.

Una Diputada del Parlament no puede ser tan ignorante como para no saber que, precisamente en la época de la República, se pararon tres intentos de sedición por parte del gobierno catalán; no puede ser tan ignorante para no saber que en 1934 la República fue quien suspendió la autonomía catalana.

Quizá éste sea un país de malos hermanos en el que sólo se pueden resolver las cosas a tiros, eso nos dice nuestra historia. Sin embargo, creo que aún somos muchos los que queremos un Estado de personas diversas pero unidas.

El independentismo, o al menos este independentismo, no va a poder acabar con la democracia y eso yo creo que los sabemos todos, pero sí va a dejar plantada una semilla de cizaña que, tarde o temprano, brotará y, para entonces, más nos valdrá haber comenzado a entendernos.

Anuncios

One thought on “La Puta y la Ramoneta”

  1. “Una Diputada del Parlament no puede ser tan ignorante como para no saber que, precisamente en la época de la República, se pararon tres intentos de sedición por parte del gobierno catalán; no puede ser tan ignorante para no saber que en 1934 la República fue quien suspendió la autonomía catalana.”

    Tal vez el ignorante seas tú por no saber que entre el 1934 y el 36 transcurre el llamado bienio negro o bienio conservador, con los gobiernos de Alejandro Lerroux y Ricardo Samper. Si queremos hablar, vamos a decirlo todo. Y si queremos creernos más listos que nadie, primero nos toca leer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s