Origen

Creo que un año largo y frenético repleto de elecciones ha hecho que, dentro de los propios partidos (de todos), se haya perdido el debate interno, dado que la vorágine de las campañas electorales se comía todo el tiempo para ello. Por eso, ahora en el PSOE, en Podemos y en Ciudadanos está saliendo a la luz el debate interno ausente en estos meses atrás.

Es curioso que, entre el amarillismo de la prensa e imagino que el desconocimiento del que no está enrolado en ninguna formación política, a veces se observe el debate interno como un cisma, como si los partidos se estuvieran rompiendo, cuando no es eso lo que ocurre, sino que ese debate es lo que hace que el partido esté vivo.

Ser crítico es un valor muy importante; ser criticón es un defecto enorme y desagradable. En el debate interno de C’s ante la inmediatez de su Congreso Nacional, hay quienes quieren hacer de la discrepancia un enfrentamiento y quienes quieren hacer ver que dar tu opinión es una crítica al partido. Por cierto, cada vez oigo también más a la gente utilizar el término “el partido”, como si se tratara de un ente abstracto… ¿Qué es el partido sino todos y cada uno de sus afiliados?

La discrepancia con la cúpula del partido no puede verse como un ataque al partido, no puede verse como tratar de debilitar al partido, porque es todo lo contrario, pues se trata de que Ciudadanos salga reforzado de todo esto. Este partido, a mi modo de ver, debe estar para unir y romper muros y, precisamente por ello, deben convivir en él personas con distintas sensibilidades unidas por el bien de la ciudadanía.

La existencia de distintas corrientes de pensamiento no es un “ellos contra nosotros”, no creo que deba verse así, no creo que en C’s haya un enfrentamiento entre el sector liberal y el sector socialdemócrata. A mí me duele que el partido quiera dejar atrás el ideario original, pero no por ser de un lado u otro, sino porque, a mi modo de ver, no sólo se pierde la esencia y el motivo de su nacimiento, sino que además se pierde también el equilibrio, equilibrio que también se perdería si lo que se debatiera fuese sacar el sector liberal.

De ahí a que se cuestione si esto es un ataque a Albert Rivera o a su liderazgo es hacer de esto una novela de Ciencia Ficción. Ese debate es otro y el hecho de que el Presidente de C’s votara a favor del cambio del ideario no convierte esto en un conmigo o contra mí. Estoy convencido de que muchos de los que quieren mantener a Ciudadanos en el lugar donde siempre ha estado han votado a Rivera en el pasado y lo volverán a hacer en el futuro.

Lógicamente, Albert Rivera no es el problema (ya he dicho otras veces que en C’s faltan “Riveras” y sobran “Riveristas”) pues si Albert es el líder político más valorado por los españoles, cómo para no serlo por los miembros de Ciudadanos. Pero es que el tiro creo que está errado por los que creen que esto es una lucha por el poder, porque no es así, es aún lucha por no perder la identidad.

Tampoco es una lucha de los que están más “a la derecha” con los que están más “a la izquierda”. En mi entorno hay personas que son más del lado liberal y que están totalmente en contra de que cambie el ideario.

Ciudadanos deberá ir evolucionando, pero no entiendo a los que dicen que la expansión nacional hace que las cosas cambien. ¿Significa eso que a los afiliados de Catalunya ahora, de la noche al día, nos tiene que dejar de importar lo que más nos ha importado durante años? Estos días he leído cosas como “es que lo de la independencia ya cansa”. Pues, si les cansa a los que viven a 600 kilómetros de aquí y que sólo leen las cosas que suceden, imagínense lo que nos cansa a los que tenemos que sufrirlo en nuestras carnes, a los que tenemos que asistir a un acto el Día de la Constitución amenazados, como ocurrió en Rubí, o a los que, como le ocurrió a un compañero de SCC, tienen que ser escoltados por los Mossos d’Esquadra hasta el tren tras un acto en Bellaterra.

También debemos olvidar de un plumazo que Ciudadanos fue formado por y para los votantes de centroizquierda que estaban huérfanos contra el nacionalismo, así como también que C’s pedía al principio el voto a los que anteriormente habían dado su confianza a PSC e IU. Y, lo más importante, que olviden que Ciudadanos ha servido de núcleo de unión de catalanes que pensaban distinto y que decidieron pensar en lo que les unía y no en lo que les separaba.

En definitiva, hay que dialogar, llegar a acuerdos y una vez llegue el Congreso veremos qué rumbo toma C’s; después cada uno es libre de opinar cómo quiera. Lo que deseo es que el tema del ideario no tape otras cuestiones que también son importantes, como un reglamento más claro de cómo deben trabajar las agrupaciones y la autonomías de las mismas, que en C’s siga habiendo democracia interna y que los cargos los ocupe quien obtenga la confianza de sus compañeros y no los elegidos con el dedo divino, como pasa en otros sitios.

Anuncios

Un comentario sobre “Origen”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s