El aragonés Echenique y la andaluza Teresa Rodríguez también quieren que Aragón y Andalucía sean naciones

La extrema izquierda española, en su desesperado intento por balcanizar España, está llegando a actos tan hilarantes como que Pablo Echenique diga ahora que Aragón es una nación y que Teresa Rodríguez pida ahora en Andalucía algo así como su propio derecho a decidir.

Electoralmente, puedo entender dicha táctica: si a los nacionalistas les ha ido bien, ya no sólo en Catalunya y Euskadi, sino también en Valencia y Galicia y, de algún modo, el PSOE triunfa donde es visto casi como su partido autonómico, como es en el caso de Andalucía y Extremedura y el PP en ambas Castilla y en Madrid, ¿por qué no seguir buscando rédito del regionalismo o nacionalismo o como lo queramos llamar?

A la larga, eso no puede ser bueno; es normal que pongamos delante nuestra patria chica, a mi me preocupan más los problemas de Rubí que los de Barcelona, los de Barcelona que los de Catalunya, los de Catalunya que los de España, los de España que los de Europa y los de Europa que los del mundo, pero también me preocupa más la unidad del mundo que la de Europa, la de Europa que la de España, la de España que la de Catalunya…

Mirar las pequeñeces que nos separan de quien tenemos al lado es hoy un problema pequeño, pero con el tiempo será más grande y todo por el beneplácito de la extrema izquierda española cuyo complejo, por cierto, está destruyendo la nación, fingiendo reivindicar las autonomías.

Las Comunidades Autónomas no necesitan que Podemos ni ningún otro partido les defienda sus derechos porque, para ello, ya está nuestra Constitución que, desde su creación, ensalza las autonomías, para muchos quizá hasta demasiado.

Yo, personalmente, no creo que las autonomías tengan un poder excesivo. Lo que sí ocurre es que los nacionalistas han abusado de la buena fe con la que todos los españoles aprobaron la Carta Magna.

El rédito electoral no puede ser una excusa para romper una nación, porque este país ha pasado por guerras, muchas de ellas entre hermanos, se han asesinado muchos presidentes del gobierno y, sin embargo, ahora, por más que no todo sea perfecto, estamos viviendo el momento de más paz, igualdad y libertad de nuestra historia.

Ciertamente, para el bien de nuestra nación, es más peligroso Podemos que los nacionalistas, porque los morados han convencido a una buena parte de españoles de que ellos y sólo ellos representan al pueblo y que ellos y solamente ellos van a luchar por las personas de a pie.

El otro día, oí decir a Félix Ovejero que es triste que haya fronteras en este mundo, pero que más triste es que quieran poner fronteras donde no las hay. Pero ese pensamiento va calando, hay muchísimas personas hoy en día que defienden que las extensiones de tierra, que las culturas, que los idiomas… tienen derechos pero, no, no los tienen, solamente los ciudadanos tienen derechos y, una vez teniendo claro eso, me parece maravilloso que estos defiendan su tierra, su cultura y su lengua, pero no que ello les haga creer que esa tierra, esa cultura y esa lengua son suyas y sólo suyas.

El Partido Socialista trató de alejarse de todo eso. Pedro Sánchez salió con una bandera española enorme detrás tratando de que, de una vez por todas, la izquierda acabase con el complejo que tiene ante los símbolos nacionales, no dándose cuenta de que, no teniéndolos como propios, lo único que consiguen es perpetuar lo que el Dictador Franco trató de hacer y que no es otra cosa que hacer suyos esos símbolos.

Sin embargo, ahora Sánchez, quizá sólo por agarrarse a la silla, ha dicho aquello de que Catalunya es una nación, es decir, se apunta a aquellos que opinan que los que reconocen que España es un Estado de Naciones es de izquierdas y el que no, un fascista.

Triste destino espera a un país como España si después de todo lo vivido va a quedar reducida a un nuevo enfrentamiento entre rojos y azules, a las dos España enfrentadas eternamente.

¿Y saben qué es lo peor de todo? Que si la extrema izquierda, si Podemos y los que se “podemizan” consiguen su propósito, lo que seguramente ocurra no es que España se rompa, sino que, como en todas las autonomías, haya rojos y azules; seguramente, lo que se rompa sean las autonomías y eso sería muy triste. La grandeza de España debe ser que los andaluces sean andaluces, que los vascos sean vascos, que los murcianos sean murcianos y que los catalanes sean catalanes y que podamos mostrar nuestra cultura al resto de nuestros compatriotas de cualquier punto de España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s