Tierra de traidores

Vaya por delante que, a mí, personalmente, la social democracia me parece una ideología muy respetable y que coincide, en bastantes cuestiones, con mis pensamientos. Sin embargo, a día de hoy, creo que no hay formación política que se sujete más con pinzas que la del caso del PSOE… Y qué decir ya del Partido de los Socialistas de Catalunya que, después de tantos años, aún no ha decidido qué va a ser de mayor.

Yo siempre he apostado (y en mi blog lo he reflejado en ciertas ocasiones) que el panorama político ideal para la buena marcha de una nación es aquel que incluye ocho o nueve formaciones cubriendo todo el universo de tendencias políticas, no teniendo, además, ninguno de ellos una gran masa social detrás, como ocurre en Dinamarca donde las diferentes formaciones están, así, obligadas a entenderse.

No obstante a ello,  opino que el PSC sobra en Catalunya. Eso no quiere decir que quiera su disolución, obvio que no, puesto que cuántas más formaciones políticas haya, mejor será nuestra salud democrática. Lo que ocurre es que pienso que el PSC no representa prácticamente a nadie en Catalunya.

No hace mucho que escribí, en mi artículo “Iceta y Parlón, dos caras de la misma moneda“, que el problema histórico del Partido de los Socialistas Catalanes es que las élites de la formación son burguesas y catalanistas y sus votantes, obreros y constitucionalistas. Entonces, ¿por qué existe un Partido que prácticamente no representa a nadie?

Más allá de que la base del socialismo sea (o fuese) llamar a los trabajadores del mundo a unirse, motivo por el cual los territorios no pueden estar por encima de las personas, lo que conlleva a que no se pueda ser socialista y nacionalista a la vez.

Entonces, ¿a quién representa el PSC? ¿Quizá a hijos de burgueses venidos a menos que ya no son conservadores porque cada vez tienen menos que conservar? ¿O a los hijos de familias adineradas que se sonrojan cuando su padre catalanista dice que con Franco se vivía mejor? Porque a quién, desde luego, no representa es a la clase trabajadora, a esas personas que les llevaron a gobernar en los ayuntamientos, la Generalitat y a la Moncloa.

El PSC jamás ha representado al prototipo de votante de la zona metropolitana que, desde luego, no es nacionalista, ni tan siquiera cuando colocaron el señuelo de Montilla, un cordobés que hizo las delicias del nacionalismo convirtiéndose en el Presidente que colocó a los castellanohablantes como ciudadanos de segunda en su propio país.

El despertar de estos votantes vino con el Tripartito y el gobierno junto a Iniciativa y Esquerra y, sobre todo, con el Estatut de 2006 que sirvió para dar alas al separatismo catalán que tan presente está a día de hoy. De ahí nació Ciudadanos y de ahí están surgiendo ahora plataformas que abogan por un PSOE catalán separado del PSC y otras formaciones como CINC (Centro Izquierda Nacional), promovida por Antonio Robles.

El PSC perdió votos: los que eran nacionalistas más que socialistas abrazaron a ERC, los que eran constitucionalistas antes que catalanistas se fueron a Ciudadanos y, antes de las elecciones a la Generalitat del 27 de septiembre de 2015, temieron que los jóvenes y los situados más a la izquierda se fueran a Podemos. Por eso, ante el desastre, Iceta y los suyos entonaron un discurso españolista ante unas elecciones que se vendían como un plebiscito de independencia.

Ese cambio de registro hizo que salvaran los muebles, que Iceta pudiera bailar una vez más a las notas de Queen y que, a pesar de haber perdido desde el primer Tripartit medio millón de votantes y 26 diputados en el Parlament, se considerara un triunfo.

Aún así, para los burgueses que dirigen a los Socialistas de Catalunya debía de ser duro estar en el lado de lo que los separatistas mal llaman “unionistas”. Me imagino la situación en las zonas altas de Barcelona: tener que bajar en el ascensor con su vecinos de Convergència y escuchar el carraspeo del convergente mientras que el socialista, avergonzado, mira el suelo y sólo se atreve a decir “Sembla que farà bon dia avui”. (parece que hará buen día hoy)

Por eso, a Iceta y los suyos se les hizo la boca agua cuando observó que el PSOE permitía el gobierno de Mariano Rajoy. Era la excusa ideal para separarse de los suyos, abrazar de nuevo el catalanismo, poder mirar a sus vecinos en el ascensor y todo fingiendo un gran malestar por permitir gobernar a la derecha (esa memoria selectiva que no recuerda que el PSC dejó gobernar a Convergència)

Lógicamente, unirse a los separatistas sería ahora un cante y además perdería su electorado más fiel, el del llamado Cinturón Rojo. Por eso, los socialistas de Catalunya quieren volver a su espacio de siempre, al del sí pero no, en el que desde el constitucionalismo trabajan para el nacionalismo catalán. El problema es que ese espacio ahora también lo ocupa Podemos, Colau y compañía, eso que se empieza a llamar “Los Comunes”. De modo que ya se empieza a hablar de que haya un frente de izquierda entre el PSC y Los Comunes para asaltar el trono de Junts pel Sí.

De este modo, cuando los separatistas caigan, el frente de izquierda tomará el relevo y seguirá trabajando (con disimulo) por el nacionalismo catalán y porque en Catalunya siga habiendo catalanes de primera y de segunda categoría. El PSC pretende volver a traicionar a sus votantes. Nada nuevo en el horizonte, estamos en tierras de traidores, ya sólo nos falta ver cómo acaba, si volverá a dejarse engañar la Catalunya obrera o si sólo les votarán los hijos de burgueses venidos a menos, que ya no son conservadores porque cada vez tienen menos que conservar, o los hijos de familias adineradas que se sonrojan cuando su padre catalanista dice que con Franco se vivía mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s