Los separatistas catalanes piden apoyo a los neonazis finlandeses

Desde el siglo XV y durante 400 años, Finlandia estuvo unida a Suecia. Fue ocupada por Rusia en 1808 y anexionada en 1809. El Zar fue designado Gran Duque de Finlandia, sin embargo, gozaba de un estatuto autónomo con su propia constitución, su parlamento, aduanas, religión y ejército.

Durante la Primera Guerra Mundial, Finlandia se mantiene al margen del conflicto, pero en 1917, cuando estalla la revolución bolchevique, Finlandia ve la oportunidad de ganar su independencia de Rusia. El 18 de diciembre de 1917, el Comité de Comisarios del Pueblo Soviético reconoce la independencia de la República de Finlandia mediante un manifiesto.

En 1920 se firmó el Tratado de Dorpat mediante el cual se fijaban las fronteras entre ambos países. El 21 de enero de 1932, Finlandia y la URSS firmaron un pacto de no-agresión que se mantuvo vigente hasta que estalló la Segunda Guerra Mundial.

Alemania y la Unión Soviética firman su pacto de no agresión en el cual Alemania reconoce que Finlandia se encuentra dentro de la esfera de intereses de la Unión Soviética y, con ello, los soviéticos se ven con las manos libres para actuar, exigiéndole al gobierno de Finlandia la devolución de territorios que, según los soviéticos, les pertenecen.  Finlandia se niega rotundamente.

El 13 de noviembre, una delegación finesa regresa de Moscú sin haber llegado a un acuerdo. El 28, Moscú rompe relaciones con Helsinki y el 4 de diciembre la URSS termina la guerra de palabras y señala el comienzo de las hostilidades de la llamada Guerra de Invierno.

Antes de la invasión de Rusia por Alemania, Mannerheim envía oficiales a Alemania para coordinar posibles operaciones conjuntas en contra de la URSS y, cuando se inicia la Operación Barbarossa, Finlandia ve llegado el momento de recuperar los territorios perdidos y declara la guerra a la Unión Soviética. Con ayuda de Alemania, las tropas finesas cruzan la frontera y ocupan los territorios del Frente Norte.

Para entonces, el Mariscal Mannerheim ha sido nombrado Presidente de la República y en junio, viendo que la marea se revierte, decide pactar con los soviéticos, quienes avanzaban ya inexorablemente en dirección a Alemania. El 19 de septiembre de 1944, se firmaba la Tregua de Moscú la cual obligaba a Finlandia a entregar los territorios recuperados y, además, Petsamo. Mannerheim logra firmar un Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua con Stalin y sienta las bases para la Finlandia del futuro, a pesar de las serias restricciones impuestas por los Aliados.

El antisovietismo y, por ende, el anticomunismo han hecho que en Finlandia, desde la Guerra Mundial, haya habido un movimiento de ultraderecha, si bien es cierto que en los últimos años este movimiento ha ido a más tanto en Finlandia como en el resto de países nórdicos. El éxito de la extrema derecha en los países nórdicos se encuentra principalmente en la destrucción del antiguo Estado del Bienestar. En Finlandia, los Verdaderos Finlandeses han reunido en un mismo grupo a los ciudadanos que se sienten olvidados por el sistema gracias a un discurso populista.

El partido se ha visto envuelto en numerosas polémicas con respecto a sus ideas sobre la inmigración, de modo similar que lo ha hecho el Jobbik en Hungría o Amanecer Dorado en Grecia, con declaraciones muy desafortunadas sobre los musulmanes, los judíos y los inmigrantes en general.

Ahora, los Verdaderos Finlandeses tienen un nuevo aliado, Junts pel Sí, que se llaman así porque les faltaron atributos (entre las piernas, para que nos entendamos) para llamarse los Verdaderos Catalanes. Raül Romeva (sí, hombre, ese señor que sufre de alopecia y lleva gafas, ¿no les suena? Sí, hombre, aquel que iba de número 1 en la lista de los Verdaderos Catalanes) acudió el pasado miércoles de la mano de los Verdaderos Finlandeses al Parlamento del país nórdico para explicar el proyecto de lo que será Catadisney.

Simon Elo, autor de frases tan inteligentes (ironía) como “En Finlandia la inmigración ha llegado más tarde que a otros países, así que tenemos más tiempo para hacer las cosas bien” y diputado del Partido Finlandés, formación de extrema derecha, hizo de cicerone de Raül Romeva, es decir, al representante del independentismo catalán no le importó en absoluto ir de la mano de una fuerza populista, islamófoba, ultranacionalista y euroescéptica.

En realidad, no tiene nada de raro que los Verdaderos Finlandeses y los Verdaderos Catalanes se entiendan. Realmente, es más lo que les une que lo que les separa. El racismo, la xenofobia y defender a los adinerados es su libro de ruta. Las palabras que desde los Verdaderos Finlandeses se tienen hacia los emigrantes, hacia los europeos del sur o los africanos son las mismas que desde Junts pel Sí o los Verdaderos Catalanes hacia el resto de españoles. Joan Tardá decía hace unos días que “no tengo que ser solidario con los españoles”, esa frase pasó desapercibida pero, cambien España por cualquier otra nación o raza, “No tengo que ser solidario con los judíos”, “No tengo que ser solidario con las árabes”, “No tengo que ser solidario con los somalís”, “No tengo que ser solidario con los saharauis”, “No tengo que ser solidario con… los españoles”.

Como ya he dicho, es normal que los Verdaderos Finalandeses y los Verdaderos Catalanes se entiendan, lo que más me gusta de todo esto es que Raül Romeva sepa quiénes son los suyos, que no se esconda, que una lazos con los demás racistas y xenófobos de Europa. Sin embargo, lo que no entiendo es que no se le dé importancia a esto. ¿Se imaginan qué hubiera pasado si alguien del Partido Popular hubiera ido de la mano de un Partido Neonazi? ¡Tendrían en La Sexta para un mes de programas monotemáticos!

Fuente de la fotografía de portada: Libertad Digital
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s