Conversos y renegados. La historia del nacionalismo catalán (IV) Catalanistas que tenían a España por nación

Seguimos hablando de la Renaixença catalana (podéis encontrar la entrada anterior del ciclo, “Cuando los catalanes abandonaron el catalán“, aquí), de cómo, en plena época del Romanticismo en Catalunya, florece el despertar del catalanismo.

El Romanticismo nace en Europa, a mediados del siglo XVIII, en forma de movimiento cultural caracterizado por la irracionalidad, el interés por lo tradicional, el idealismo y el sentimentalismo, frente al racionalismo del neoclasicismo y la Ilustración. Es además el Romanticismo un movimiento que, a partir de las novelas históricas del escocés Walter Scott, cuando se nos presenta una Inglaterra malvada y opresora, frente a una perfecta Escocia con un pasado glorioso pero que es víctima al mismo tiempo del país vecino, crea algunos novelistas catalanes imitadores de esa Escocia contra Inglaterra aplicado en el Catalunya contra Castilla, obligándose a buscar hechos históricos en los que Catalunya, con un pasado glorioso, ha caído víctima de Castilla. Es también el interés por lo tradicional lo que fomenta el intentar recuperar el catalán como lengua de cultura, tras el abandono de varios siglos atrás, por los propios escritores catalanes que no lo consideraban una lengua culta.

El catalán Jaume Vicens Vives explica, en una carta publicada en La Veu de Catalunya el agosto del 24 de agosto de 1935, cómo el romanticismo de La Renaixença inventa un pasado a Catalunya con el fin de crear un nacionalismo desacerbado: Es el romanticismo catalán el que inventa una nueva historia de Cataluña, una historia anticastellana, que intenta desligar a Cataluña de todo lo español, lo que supone de hecho un violento ataque a la verdadera e histórica identidad catalana. Ya no se explicará una historia a partir de los hechos, sino que los hechos se tendrán que adaptar a la historia que se ha inventado, y si los hechos no se adaptan, pues se destruyen o se manipulan. Esta línea absurda nos acompaña a los catalanes desde que el Romanticismo se puso de moda en el Principado a principios del S.XIX, pero que una vez desaparecido, y de forma temprana, dicho interés en el resto de Europa, en Cataluña ha permanecido y no se ha conseguido nunca abandonar, con lo que no sólo se ensalza como fuente “histórica” a gente profundamente mediocre como lo fue Rovira i Virgili, o lo es Josep Sobrequés, sino también a otros que a pesar de su colosal labor, como Albareda o Fontana, no son capaces de abandonar su sesgo nacionalista que les llega a afirmar hechos que no se corresponden con el trabajo que han realizado contradiciéndose así mismos. Pero también cabe denunciar como se recompensa con cátedras y reconocimientos a otros “personajes” que lejos de poderles considerar como historiadores, pero ni siquiera pseudo historiadores, ni tampoco cuentacuentos o algo parecido, sólo destacan por su antiespañolismo y castellanofobia, siguiendo la línea del partido nacionalista de turno que gobierna el Principado y que siempre cuenta con el beneplácito y/o la indiferencia del gobierno central y la simpatía de la izquierda “española”. ¿Y qué nos queda hoy de la labor de catalanes como Vicens Vives o Emili Giralt, gente empeñada en explicar historia a partir de los datos, y no adaptar los datos a la ideología?. ¡Nada!, están condenados al ostracismo y a la manipulación. La situación política no lo permite. La mentira nacionalista no sólo se difunde, sino que muta y se amplía; niega por ejemplo,hoy, hechos que eran incuestionables hace más de cien años para los pioneros catalanistas. Así que la historia nacionalista actual cada vez es más absurda e irreal. Téngase en cuenta que por ejemplo, el que inicia el catalanismo político, Almirall llama Nación a España, y Región a Cataluña, o también que Prat de la Riba si considera que España nació con la unión de Castilla y Aragón. Hoy a ambos se les tildaría desde el nacionalismo de “fascistas españolistas”. Y así pues y en base a esta dinámica, cada generación añade nuevas mentiras y bulos a los iniciados hace más de un siglo.

vicens_vives.jpg
Jaume Vicens Vives

Así nace, como hemos indicado, un catalanismo que no tenía en un principio nada que ver con la política, donde no se respiraba nacionalismo y menos aún separatismo. En nuestras entregas anteriores, ya hemos hablado de cómo se manipuló el sentido del Oda a la patria de Aribau, de cómo el renacer del catalanismo se hizo en castellano y de cómo los cronistas catalanistas reconocen que, no sólo fueron los propios catalanes los que abrazaron el castellano como lengua común, sino que muchos catalanes apostaban también por enterrar el catalán.

Sin embargo, el separatismo actual ha tildado de nacionalistas a ciertos personajes importantes del catalanismo de la Renaixença, aunque lo cierto es que ninguno de ellos utilizó el término “nación” para referirse a Catalunya. Solamente a finales del siglo XIX surge ese nacionalismo catalán que acabaría derivando en separatismo y que ahora nos quieren hacer ver que ha existido siempre en mi tierra. La realidad es que el nacionalismo catalán no tiene más de siglo y poco de existencia y, en términos históricos, eso es antes de ayer.

Hasta 1890, prácticamente siempre que un catalanista se refería a la nación, se estaba refiriendo a España. Fue entonces cuando, según la obra de Joan Lluís Marfany La Cultura del Catalanisme, Jordi Llorens dijo que “España no es una nación en la verdadera aceptación de la palabra, sino un Estado formado por diferentes naciones”.  Ese pensamiento ha llegado con fuerza hasta nuestros días y, entre los separatistas, es común referirse a España como el Estado Español para, de ese modo, recalcar que es un estado pero no una nación o, dicho de otro modo, que Catalunya políticamente pertenece a España pero no en espíritu.

En el mismo 1890, Prat de la Riba, en la conferencia inaugural del curso del Centre Escolar Catalanistadijo: “Hoy son muchos los que ven claro que España no es una nación sino un Estado”. Poco a poco, acuñar el término de nación a Catalunya fue popularizándose en 1895 y el periódico Les cuatre barres se comenzó a definir como Periòdic nacionalista, en 1898. El diario Lo Regionalista pasó a denominarse también La Nació.

Es entonces cuando nace el nacionalismo catalán, setenta años después de Oda a la Patria. No obstante, que Jordi Llorens y Prat de la Riba fuesen de derechas fue el detonante para que la izquierda nacionalista buscara un comienzo inventado. De eso también hablaremos más adelante; antes explicaremos la relación de los catalanistas anterior a ese comienzo del nacionalismo y cuál era su forma de definir a España.

En 1836 Joan Cortada i Sala escribía Compedio de la historia de España en la que, inevitablemente, unía la historia de Catalunya a la de España. El mismo autor comenzó a escribir artículos en El telégrafo bajo el título de Catalunya y los catalanes en los que asegura que los catalanes nos sentimos hermanos del resto de los españoles“.

47098762_23541340
Compedio de la historia de España (Joan Cortada i Sala, 1836)

En 1843 aparecía la revista en catalán Lo Vertader Català, en cuyo primer número aparecía un artículo titulado España es la nación y Catalunya la patria, en el cual se definía a Catalunya como provincia. Hoy en día, referirse a Catalunya como una provincia sería la peor afrenta que se podría hacer a un nacionalista, pero así lo definían entonces los primeros catalanistas. Sin embargo, actualmente, muchos se agarran a la palabra Patria o País, términos que sí se encontraban en algunos escritos para demostrar que en Catalunya ya había sentimiento nacionalista en esa época, aunque lo cierto es que era muy habitual encontrar estos conceptos en autores de cualquier parte de España, utilizándolos para referirse a su provincia. Patria o País eran un símil de región, comarca o incluso ciudad, de hecho, aún a día de hoy, para referirnos a los que son de nuestra misma ciudad, les acuñamos el término paisano que, lógicamente, viene de país.

Anuncios

2 thoughts on “Conversos y renegados. La historia del nacionalismo catalán (IV) Catalanistas que tenían a España por nación”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s