España es un país de malos hermanos

El mismo día del NO a Mariano Rajoy, vi la película Toro dirigida por Kike Maíllo. La voz peculiar de ese grandísimo actor, José Sacristán, dice en un momento del film “España es un país de malos hermanos” y qué gran día para esa frase cuando ves a las dos (o tres o cuatro) España enfrentarse en el Congreso de los Diputados.

Entre esos malos hermanos españoles, hay algunos que viven indignados porque creen que España debería ser un país más avanzado, con una economía más saneada y con un mayor peso dentro de los países de la Unión Europea. Pero estos mismos no se dan cuenta de que las luchas internas, las peleas entre bandos y hasta las antiguas rencillas son las que nos hacen estar retrasados, algo que, además, siempre fue así.

Ya hemos votado dos veces, el Congreso ha dicho No a Rajoy y también ha dicho No a Sánchez; el pueblo está harto y la mayoría de los políticos piensan más en ellos que en el bien del país. Sin embargo, hay personas que defienden que el PP y el PSOE sigan en el No y lo defienden porque son antagonistas enfrentados desde que el tiempo es tiempo. ¿Y no es momento de que todo cambie ya?

El PP ha gobernado durante 4 años aprovechando su mayoría absoluta de espalda a todos los demás partidos… no vamos a entrar una vez más en los fallos de la Ley Electoral pero sí vamos a recordar que, aunque el PP tenía mayoría absoluta de Diputados, solamente tenía el 44,6% de los votos, de modo que gobernaron sin importarles la opinión de más de la mitad de los españoles.

Sí es cierto que el momento crítico del país puede haber sido motivo para que los populares tuvieran que trazar su plan por encima de todo y no oír a los demás, cosa que no justifico, pero que contemplo como una posibilidad. Lo que tengo claro es que, sea la actitud del PP comprensible o no, son los votantes quienes tienen que decidirlo y en las elecciones de 2015 los populares perdieron más de tres millones y medio de votos. Sin embargo, sin hacer autocrítica, no salieron de la frase de “hemos ganado las elecciones”. De hecho, en este mismo blog, cuando he criticado la postura del PP, algunos lectores votantes populares me justificaban en qué han ganado con un no hay más que hablar. Pero sí hay que hablar y la clara demostración es que, pasado un año, Mariano Rajoy aún no ha conseguido formar gobierno.

En mi opinión, Mariano Rajoy no es el Presidente ideal y las políticas del PP no son las más adecuadas para que España vaya hacía adelante. En eso seguro que estoy de acuerdo con la mayoría de votantes de Ciudadanos, PSOE y Podemos, pero antes del No, No y No, hay que tener muy en cuenta que unas terceras elecciones van a beneficiar probablemente al PP. Cuando hablo con alguien sobre qué resultados podrían dar unas terceras elecciones, me doy cuenta de que muchas personas confunden sus deseos con la realidad. Yo espero que no tengamos que ir a votar de nuevo, no sólo por el cansancio o porque sería un fracaso político, saliendo el bipartidismo reforzado, sino porque creo que se puede llegar a un mejor acuerdo ahora que con el panorama que podría quedar después.

El PSOE sabe que, haciendo las cosas “medio bien”, unas elecciones nuevas les beneficiarían en número de Diputados, dado que la bajada de Podemos va a ser histórica. Muchos nuevos votantes que apostaron todo a Podemos saben que el voto morado es perdido puesto que, en un panorama de pactos, no tiene sentido votar a un partido con el que, salvo los independentistas y los proetarras, nadie va a pactar. Así, pues, el voto útil para la izquierda es el Partido Socialista. La cuestión es saber si para los socialistas es más importante acabar con Podemos o intentar ser útiles para España en un momento tan delicado como el actual.

Eso sí, Pedro Sánchez no va a cambiar de opinión y sólo un Congreso General del PSOE podría cuestionar si la formación socialista debe cambiar el sí por una abstención para que el PP pueda formar gobierno y, ciertamente, opino que una abstención tanto de Ciudadanos como del PSOE es la mejor de las opciones que tenemos a día de hoy. Unas abstenciones que sirvan para arrancar la investidura y que, desde el día uno, supongan una oposición feroz y valiosa para la salud de la política nacional.

 

Fuente de la fotografía de portada: elpais.com
Anuncios

Un comentario sobre “España es un país de malos hermanos”

  1. Sin duda el comite federal del Psoe,tendría que exigirle a Sánchez que permita la abstención técnica de once diputados para que arranque la legislatura. Ciudadanos en caso de tener que volver a apoyar a Rajoy le debe exigir más de las 100 medidas ,un plus por incompetentes. El caso Soria demuestra la falta de voluntad política de regeneración. Hacerles pagar por ello. ADELANTE. VENGA

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s