Ciudadano Moisés (Algo se muere en el alma cuando un amigo se va)

Detrás de la política, lejos del Parlament, del Congreso de los Diputados, de las ruedas de prensas, de los flashes, de las declaraciones a la prensa… hay seres humanos, muchos seres humanos y muy buenos seres humanos. Moisés era uno de esos, una persona en la sombra, todo corazón y que, a cualquier cosa que le pidieras, te decía sí.  Lo conocí a finales de 2014, cuando trabajábamos ya encarados para las municipales de mi ciudad. Estábamos ilusionados con que entraran cuantos más concejales mejor en el ayuntamiento.

A Moisés no le importaba estar más alto o más bajo en las listas municipales, él era un canchero, un hombre de calle que lo mismo te ponía una carpa que se recorría la ciudad tratando de que los flyers del partido llegaran al mayor número de casas posibles. Y todo siempre con muy bueno humor, no pudiendo evitar hacer una broma sobre todo.

En las elecciones municipales, nuestro presupuesto era escaso. Así que hicimos un estudio para repartir el programa de C’s Rubí solamente en los barrios donde más votantes podíamos tener. “¿Te vienes conmigo a repartir, Moisés?” le dije y él, como siempre, dijo que sí. Dos días seguidos pateándonos la ciudad. Ese segundo día repartiendo en mi barrio, en Ca n’Oriol, donde hay cuestas por todos lados, con su chispa de siempre, Moi dijo: “¡Tío, hay que conseguir que nos voten la gente  que vive en el llano, que eso de que sólo nos voten donde hay cuesta no puede ser!”.

La noche del 24 de mayo, cuando conseguimos ser la tercera fuerza más votada en Rubí, irrumpiendo en el consistorio con 4 concejales y siendo el colegio de la zona de las cuestas el único donde fuimos primera fuerza, me escribió un mensaje diciéndome “¡Qué crack eres, cómo lo sabías que ahí ganábamos eh, cómo para no haber ganado después de la “panzá” que nos pegamos subiendo y bajando cuestas!”.

Por personas como Moi vale la pena toda la dedicación, todo el esfuerzo que se realiza por cumplir un sueño. Estés donde estés, siempre te recordaremos cómo eras feliz, jovial, lleno de vida. A veces decimos aquello de que siempre se van los mejores, en este caso es totalmente verdad. Moisés, nunca te olvidaremos, descansa en paz y, de algún modo y en algún lugar, volveremos a vernos. Te recordaremos en los amaneceres cuando la noche negra deje paso al amanecer naranja.

Para acabar, me gustaría ponerte una canción de esas Heavy Metal malas de cojones tuyas, pero no me viene a la mente más canción que esa que dice que “algo se muere en el alma cuando un amigo se va”. Así que, como no puedo homenajearte con una canción, te dedico esta entrada en este humilde Blog. ¿Quién te iba a decir que ibas a ser portada de él, eh? Que le ibas a quitar protagonismo a Albert Rivera, a Rajoy, a Sánchez… ¡pero te lo mereces! ¡¡Te queremos, Moi!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s