La intransigencia del PP frente a los valores democráticos

No voy a aburrir remontándome a historias políticas del siglo XIX pero, al final, las cosas en España siempre son igual. Las disputas en su día entre Conservadores y Liberales tienen un nuevo episodio en los intentos de Ciudadanos por conseguir un acuerdo de investidura con el Partido Popular de Rajoy. Ahora, como entonces, los conservadores se creen que poseen una autoridad, no sé bien si moral o de qué tipo, para hacer lo que les plazca y, quizá antes con otros regímenes o monarquías autoritarias, la derecha podía sentirse respaldada por el Rey, por el clero, por las tradiciones, sin embargo, ahora en democracia las cuestiones importantes han de negociarse y, lo que es más importante, hay que gobernar para todos y no sólo para los tuyos.

Ese es el concepto que no acaban de entender los miembros del PP. La democracia no es ir a votar y el que tenga más votos gobierna como le da la gana. El espíritu democrático es respetar las opiniones de los demás y tratar de llegar a acuerdos mirando siempre el bien del país. Sin embargo, parece ser que hoy en día no hay apenas hombres de Estado e importa más lo que es bueno para el partido y los personalismos que el bien nacional.

Tras las elecciones de junio y observando cómo quedaba el mapa político, sabíamos que no había alternativa a que hubiera un gobierno liderado por los populares. Esperaba que PSOE y Ciudadanos se abstuvieran, permitieran la gobernabilidad del PP y, a partir de ahí, hicieran una feroz oposición. Podía quedar un panorama parecido al de la Comunidad de Madrid donde, en algunas propuestas, PP y C’s van de la mano y otras se aprueban con los votos de C’s, PSOE y Podemos en contra del criterio de los populares, es decir, esperaba que las leyes que saliesen del Congreso fueran, como es el país, plural.

Sin embargo, el PSOE no ha estado por la labor con la cantinela de las derechas y las izquierdas, la eterna  lucha que tanto daño ha hecho a esta nación. El no, no, no, no, de Sánchez tiene parado el paí y, ¡Ojo!, que no estoy diciendo que Sánchez no deba defender su postura, sino que tanto él como Rajoy deberían tratar de ofrecer algo al otro para que pueda haber un acuerdo. Los más radicales, tanto en los pensamientos conservadores de los populares como en los socialistas, dirán que no se pueden aceptar ideas del otro lado y eso es muy decepcionante, primero, porque nadie posee la verdad absoluta y, segundo, porque sería de un sectarismo alarmante para un estado democrático.

Lo de Pedro Sánchez roza lo grotesco ya que no sólo antes de negociar sabe que dirá no a Rajoy, sino que, antes de ver los presupuestos, ya dice que votará en contra. ¿Votará en contra aunque los presupuestos sean correctos? Aquí en España estamos tan acostumbrados a estos políticos que ni siquiera damos importancia a cuestiones como esta, pero decir que no se van a aprobar unos presupuestos que ni siquiera se han presentado aún en público es de ser un tonto a las tres… y ya puede ser el líder del PSOE o el Papa quien lo diga.

De modo que, para tratar de desbloquear el país, el equipo de Albert Rivera hace el esfuerzo de buscar la abstención y esperar a los socialistas, viendo que Sánchez sigue en el no y que, además, no tiene intención de formar un gobierno paralelo. C’s trata de, a cambio de regeneración política y de derechos fundamentales, poder dar un sí a Mariano Rajoy. Sin embargo, el PP quiere negociar estos puntos, lo cual es increíble pues, por más que el PP sea un partido dirigido para y desde las élites del país, ha de entender que en el momento que vivimos no va a poder hacer las cosas a su manera.

Para pasar del no a la abstención y de la abstención a negociar el sí, los miembros de Ciudadanos hemos tragado sapos y culebras pues, por el bien de los españoles, estamos dispuestos a negociar con el partido que nos ha provocado el sonrojo y la vergüenza en estos últimos cuatro años. Por el respeto a muchos españoles, nos hemos sentado alrededor de la mesa del partido del “Sé fuerte, hacemos lo que podemos”, del partido que protege a Rita Barberà de los casos de corrupción ocurridos en la capital valenciana… ¿y encima quieren negociar?

El PP está jugando la partida sabiendo que, en otras elecciones, saldría favorecido, no ya porque vayan a conseguir más votos, sino porque la abstención que habrá les favorece más que si finalmente tuviéramos que votar el día de Navidad. Y, sí, si los españoles no despiertan, como ya dije en otra entrada, a pesar de la corrupción, de los recortes, a pesar de la intransigencia y de la privación de libertades a los españoles, los populares estarían muy cerca de ganar por mayoría si hay unas terceras elecciones.

Ciudadanos está haciendo todo lo posible porque esto no ocurra; entre susto y muerte, elegimos susto pero, si el PP va a querer hacer las mismas políticas que ha hecho estos 4 años de reales decretos y aquí mando yo, debería ir olvidándose de que, no ya Ciudadanos, sino de que nadie le apoye. Y, quién sabe, con un poco de suerte, los españoles advierten que no hay que votar a quien no quiere llegar a acuerdos. Porque C’s no ha llegado a la política nacional para que las cosas continúen igual, el partido naranja está aquí para intentar cambiar las leyes conservadoras, intransigentes y retrógradas del Partido Popular.

Si el Partido Popular no quiere financiar un Plan de Emergencia Social, un Plan de choque contra la pobreza infantil, si no quiere hacer reformas en la Constitución, si no quiere tocar el Senado ni las Diputaciones, si quiere seguir escogiendo los jueces, si en definitiva no está a la altura de la sociedad española, es el momento de levantarse de la mesa y que lo intenten con otras formaciones. Pero a ver cómo lo hacen ya que, hasta ahora, nadie ni tan siquiera ha querido sentarse con ellos.

Y, si tenemos que ir a votar en Navidad, pues què le vamos a hacer, tendremos que tratar de verlo con total naturalidad. Ahora sí, antes de eso, habría que agotar las fórmulas y, por más rocambolesco que suene, quizá ha llegado el momento en el que el Rey deba coger las riendas y, tal y como marca la Constitución, proponga a un candidato, neutral si es necesario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s