Los “charnegos” salvan el honor de Cataluña en los Juegos Olímpicos

Primero, me gustaría indicar que el titular de esta entrada al Blog no es provocativo, sino sarcástico. Lo titulo así para contrarrestar las faltas de respeto de los medios de comunicación afines al régimen nacional-catalanista que han tenido repercusión en estos Juegos Olímpicos pero que, realmente, proceden de mucho antes. La polémica comenzó cuando en TV3 rotularon con la bandera catalana y no con la española el quinto puesto de Joaquín “el purito” Rodríguez en la prueba de ciclismo en ruta de los Juegos de Río.

purito.jpg

En el momento que vivimos, cuando Junts pel Sí y la CUP han desafiado al Estado, desobedeciendo el Estatut de Catalunya y la Constitución Española, todo lo que ocurre en mi tierra tiene una gran repercusión en el resto de España. Pero lo que está pasando estos días no es nada nuevo y viene de lejos. Recuerdo que hace ya mucho tiempo expliqué en este mismo Blog cómo, para los medios del régimen, Pedrosa era catalán cuando ganaba y de Repsol cuando perdía, a la vez que Lorenzo es balear cuando gana y español cuando pierde; exactamente lo mismo que le ocurre al mallorquín Rafa Nadal.

A veces estas cuestiones resultan hasta graciosas, por ejemplo, cuando en las retransmisiones de la Fórmula 1 de la televisión catalana no saben bien si deben hablar de Fernando Alonso como local o como foráneo. Lo mismo que sucede en los partidos de la Euroliga de Baloncesto, donde el locutor no sabe bien si debe hablar del Real Madrid como local o visitante, además de no tener ningún impedimento en tildar de español al Madrid, cosa que nunca oirán en referencia al Barcelona o al Joventut.

Más allá de que la gran mayoría de medios de comunicación catalanes los paguemos entre todos, los que no somos independentistas también, y dediquen nuestros recursos a promover el independentismo, a hacer un muro entre catalanes y a dividir la sociedad civil de Catalunya, toda esta propaganda está sirviendo para que los catalanes que también nos consideramos españoles y europeos nos sintamos cada vez más incómodos.

Muchas veces, se dice que no hay que mezclar el deporte y la política pero yo no estoy de acuerdo del todo en ello. Sin embargo, éste no es el caso, pues no se mezcla al deporte sino a los deportistas, en la ruptura de la sociedad por la que luchan los independentistas en Catalunya. Hace un año, la asociación Guanyarem (Ganaremos) hacía una campaña en la que se pedía a deportistas catalanes o instalados en Catalunya fotografiarse con el dedo alzado para mostrar su apoyo al deporte catalán. Sin embargo, a lo que estaban apoyando sin saber era a una plataforma pro independencia que se valía del deporte para ello. Muchos deportistas denunciaron a Guanyarem e indicaron que se había usado su imagen para un destino que no era el que habían indicado a esos deportistas.

guanyarem

Obviamente, desde el mundo nacionalista, se achacó “al miedo” a que esos deportistas se “echaran atrás”. Se quiera o no, en Catalunya nos conocemos todos y había nombres en esa lista que no nos cuadraban en absoluto. Es hasta grotesco que nombres como Alex Corretja, Raúl Tamudo, Gervasio Deferr o Mireia Belmonte puedan relacionarse de algún modo al proceso soberanista catalán. El caso de Mireia puede ser el más sangrante y es que, siendo adolescente, le preguntaron si vería bien una competición de Catalunya contra España. Mireia dijo que sí, dijo sí a lo que ella veía como una competición más, sin embargo, de ese sí quiesieron hacer los independentistas un claro gesto separatista a la nadadora. Desde entonces, Mireia ha recalcado varias veces que es española ante todo, cuestión que ningún catalán tendríamos porque recalcarlo tanto.

Pero, volviendo a los Juegos, Mireia Belmonte ganó el primer oro para la delegación española. Mireia que, casualidad o no, tras recalcar su españolidad, tuvo que “emigrar” a Murcia porque ningún club catalán quiso contratarla. Fue a abrazar a su padre, José Belmonte, nacido en Granada, y éste le entregó una bandera española de la que no se separó en toda la celebración de su medalla. A alguno que otro se le hincharía aún más la vena cuando Mireia escuchó el himno nacional y no pudo reprimir las lágrimas.

1470881049_156749_1470885100_album_normal.jpg

A Mireia Belmonte en los medios catalanes le quitaron incluso hasta la nacionalidad. Según la prensa, Mireia ya no era ni catalana, ni española, ni de ningún sitio… cosas que pasan. Unos días más adelante, la pareja de tenis masculina Nadal-López llegaba a la final y conseguía un nuevo oro. Para TV3, no era una pareja española sino catalano-balear. Para más inri, en la entrega de medallas, un paisano colocaba una estelada tras los tenistas. Al verla, Rafa Nadal le recriminó al espectador que aquella bandera no pintaba nada. Nadal le señaló a López lo que ocurría y este negó con la cabeza diciendo que no al de la bandera. La vena, una vez más, estaba a punto de estallar cuando López también derramó sus lágrimas con las notas del himno nacional.

328344-610-312

nadallopez1-kocB-U2021968885275FF-575x323@El Correo

En los medios de comunicación de mi tierra, dieron mucha importancia a que Nadal y López se comunicaran entre ellos en catalán, algo que se convierte en un tema que me irrita bastante, dado que asociar el idioma a ser o no nacionalista, a ser o no independentista, es de risa. Y, sí, hablaban en catalán, porque sí, porque Rafa Nadal habla en catalán (o mallorquín que reclamarán los de estas tierras), pero ¿eso tiene algo que ver con ser o no independentista? ¿Alguien duda de que Rafa Nadal se sienta español?

Otro de los deportistas catalanes que consiguió medalla fue uno de los que más ha recalcado su españolidad, el Taekwondista Joel González. El chico de Figueres, de hecho, ha recalcado tanto su españolidad que en los medios catalanes ni siquiera lo ensalzan entre los deportistas catalanes de los que sentirse orgulloso. Por decirlo así, a Joel González ya hace tiempo que le retiraron el carnet de buen catalán, todo porque se le ocurrió decir en su día que era “español ante todo”.

14715688509425

Más allá de otros representantes en deportes de equipo, eso que en los medios independentistas llaman “El equipo del Estado” en lugar de España o Selección Española, otro catalán, el leridano Saúl Craviotto Rivero, policía nacional de profesión, ha logrado también un oro para España. De modo que Belmonte García, Marc López, Joel Gónzalez y Craviotto Rivero, es decir, miembros de esos que nos quisieron hacer ser y sentir menos catalanes, esos a los que nos llaman charnegos, han sido los que han salvado “el honor” de Catalunya en estos Juegos Olímpicos que están a punto de finalizar.

craviotto-toro_1

Para acabar, me gustaría escribir algo personal pues creo que no es casualidad que los atletas catalanes, junto a un nacionalizado, sean los que más se han emocionado con el himno. Algo que no ha sido por patriotismo rancio o añejo. Yo mismo, que más allá del respeto de lo que representa la marcha real, no había sentido emoción al oír el himno, esta vez sí lo he sentido y creo que se debe al mismo motivo que esos deportistas, a los que se les ataca, se les pone en duda su nacionalidad, sus sentimientos y sus símbolos, no es casualidad que se hayan emocionado esta vez al oír el himno de España, del que algunos ponen en duda que sea el suyo.

 

Fuente de las fotografías: tv3, Guanyarem, El Mundo, El país

Fuente de la fotografía de portada: www.elmundo.es
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s