Ochenta años después aún debería darnos vergüenza

Quizá, por haber nacido en democracia y, probablemente, por no cargar mochilas del pasado, no había caído en la cuenta, hasta que he visto en la prensa, de que por estas fechas, hace 80 años, comenzaba la terrible Guerra Civil Española, ese ensayo de barbarie que serviría como prólogo de la guerra mundial que vendría después.

Obviamente, la historia es algo que debemos recordar, sobre todo para no cometer los mismos errores. Sin embargo, tengo la sensación de que en los últimos años estamos más enfrentados que nunca desde que la Transición sirvió para que las llamadas dos España se reencontraran.

Más allá de los independentistas y su empeño de romper el Estado de Derecho, ahora tenemos a Podemos. Ayer los miembros del partido de extrema izquierda “celebraban” la efeméride dejando claro que su lucha es totalmente sectaria, guerracivilista y revanchista; que su objetivo no es ser los elegidos para gobermar en España sino volver a una batalla contra un enemigo imaginario. Dicen seguir luchando contra los fascistas, pero ¿dónde están esos fascistas? Como en España a Dios gracias no hay extrema derecha más allá de los independentistas, tienen que inventarse el enemigo y, por tanto, para ellos, todos son el enemigo: PP, PSOE, Ciudadanos, UPyD, etc. etc., todos son fascistas en esas mentes enfermas.

Irene Montero apoyaba a los que lucharon por la democracia refiriéndose al ejército republicano. Curiosamente, la misma líder Podemista celebró el cumpleaños del tirano dictador Fidel Castro, con lo que los Dictadores son solamente malos cuando son del otro lado.

Ahora que se cumplen 80 años de la Guerra Civil, recuerden siempre que qué es un fascista sino un comunista mirándose al espejo y qué es un comunista sino un fascista mirándose al espejo.

En la Guerra Civil hubo sólo un derrotado, la ciudadanía española, toda la nación, todos y cada uno de los españoles. Alrededor de la Guerra Civil, todos tenemos nuestra historia, todos tenemos nuestros muertos y me parece tan lamentable que haya algunos que quieran reivindicar que ellos son los herederos de los que sufrieron en esos años… Todos somos herederos de ese sufrimiento… ¡Todos! Mi abuelo acababa de finalizar el servicio militar de tres años y lo llamaron para ir a la guerra en la que estuvo tres años más teniendo a su hermano en el bando contrario.

A mi bisabuelo materno lo fusilaron porque en su casa encontraron libros sobre comunismo y él, para salvar a su hijo, dijo que eran suyos, con la siniestra paradoja de que acabaron matando por leer a un hombre que no sabía leer. Años después, matarían a mi bisabuela porque, estando enferma, unos familiares le quitaron las estampitas de santos que tenía en la mesita y le pusieron la hoz y el martillo, siendo tiroteada en la propia cama del hospital.

Algunos de mis familiares muertos nunca aparecieron, no sabemos dónde están sus restos, pero de todo eso yo no culpo a la otra media España sino a toda, porque toda esa España que no quiso entenderse, que no quiso estrecharse la mano, es la culpable de todo lo que ocurrió.

Pero a mí esas disputas no son las que más me preocupan, las que me tienen en vilo son las de ahora. Me estremece ver, cuando alguien dice con rencor, con asco o con odio, eso de “los de derechas” o “los de izquierda”. No puedo entender a las personas que creen que los que no piensan como tú sean enemigos, los que entienden que solamente ellos tienen la verdad absoluta.

Todos los países tienen en su pasado claros y oscuros. En mi opinión, en lo acontecido el siglo pasado en España, esta guerra civil, que algunos hoy celebran (y hablo de Podemistas e Indepes), es nuestra mayor vergüenza y la Transición, por más que probablemente no sea perfecta, es de lo que más debemos enorgullecernos. Sin embargo, no es así. La propaganda que dice que nuestra democracia no es más que una prórroga del franquismo convence a muchos y hoy los nacionalistas y la extrema izquierda no quieren reparar los posibles errores de la Transición, sino que quieren viajar en el Delorean y volver a 1936 para ganar la guerra y cambiar el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s