¿Por qué los españoles no queremos ser europeos?

A menudo, a la hora de hacer un análisis sobre cualquier tema de la actualidad, tenemos que ir atrás en el tiempo para buscar el origen, el germen y, de ahí, entender mejor lo que ocurre en nuestros días. Pero esta vez voy a tratar de no perderme en viajes al pasado para responder a esta pregunta, “¿Por qué los españoles no queremos ser europeos?”.

Cuando yo era niño y oía en la televisión que España iba a formar parte de la Comunidad Económica Europea, no acababa de entender bien de qué iba eso. Como niño preguntón que era, interrogué a mis familiares y, más o menos, me supieron explicar.

Después llegó el gran proyecto de la Unión Europea, el Euro (los Ecus, como se llamaban entonces). A mí siempre me gustó la idea de la Unión Europea, es más, no creo que haya fracasado el proyecto sino que, en realidad, se quedó corto. Siempre he creído que debería haber unos Estados Unidos de Europa, pero eso, unos Estados Unidos y no una unión de súbditos de Alemania o de cualquier otro país.

Los Estados Unidos de Europa serían una Europa sin guerras, más allá de un núcleo de países en los que habría un mercado común que puede y debe fortalecer a todos y cada uno de ellos. Hoy vemos que esa Europa soñada está lejos, quizá porque cada uno de nosotros tiene una idea diferente de lo que es Europa.

Ahora, con el Brexit cerca, nos preguntamos por qué los británicos no se sienten europeos, pero quizá no es eso lo que relamente ocurre, sino que la idea que ellos tenían de lo que debía ser esta unión ha sido muy diferente de la realidad.

Sin embargo, hoy no voy a hablar del Reino Unido sino de España. ¿Y nosotros por qué no queremos ser europeos? Muchos opinarán que sí queremos, pero yo opino que no, o al menos en el espíritu que se creó la unión.

Para ser europeos, no debemos dejar de ser españoles pero sí quitarnos ciertos complejos patrios, los cuales muchos de ellos vienen de esa eterna lucha de eso que siempre hemos llamado las dos España; no podemos prosperar sin abandonar, de una vez por todas, esas viejas rencillas internas que nos hacen quedar atrasados.

¿Por qué cuando hablamos de cosas que se hacen en Dinamarca o en cualquier país nórdico, en Alemania o en Francia, siempre creemos que en España eso no podría hacerse? ¿Será porque España sigue siendo un país fuertemente paternalista? ¿Somos así por la herencia de siglos de Reyes autoritarios? ¿Somos así porque nos ha faltado siempre mentalidad liberal? ¿O quizá aún nos dura la influencia de la Dictadura franquista?

Sea por lo que sea, los españoles no concebimos la idea de que los mayores responsables de nuestros destinos somos nosotros mismos y que precisamente eso es lo que nos hace libres. La diferencia entre ser ciudadanos o ser siervos es que estos se preguntan qué va a pasar mañana y los ciudadanos nos preguntamos qué vamos a hacer mañana.

No es cuestión de patriotismo casposo, de amor a banderas, himnos o reyes; es cuestión de las personas, de los ciudadanos, del pueblo, porque al fin y al cabo una nación son sus gentes y hay claros ejemplos de que en momentos de crisis, como por ejemplo cuando Alemania quedó derruida tras la guerra mundial, sus gentes fueron las que levantaron su nación y es que no hay otro modo de hacerlo. Como dijo en su día el Presidente Kennedy, debemos pensar en lo que podemos hacer por nuestro país y no en lo que nuestro país puede hacer por nosotros.

A mi modo de ver, una de las cuestiones en las que los españoles erramos es en la creencia de que son los políticos los que nos dan el trabajo y eso no es así. Los dirigentes deben tratar de que la nación esté en las mejores condiciones posibles para el bienestar del pueblo, pero quienes dan trabajo son los empresarios, sobre todo los medianos y pequeños, que son quienes soportan el pilar más importante de la economía nacional.

En España, muchas veces hemos vivido como si siempre todo fuera a ir a mejor y eso nos ha hecho que no tuvieramos que pelear por ello, como si la inercia de los tiempos hiciera que todo fuese a ser más fácil cada año. Eso hizo que, hace unos años, muchos de nuestros vecinos no se preocuparan de que un tercio de los españoles tuvieran un trabajo temporal, de hecho, muchos preferían tenerlo porque decían que, de este modo, cobraban más. El refranero español, que nunca falla, ya dice aquello del “pan para hoy y hambre para mañana”.

Sin embargo, ahora Ciudadanos propone para la nueva España, para la España europea, para la España moderna, ideas económicas que se han puesto en práctica en Dinamarca, Holanda, Bélgica, Finlandia, Alemania, Reino Unido o Austria y que han parado la crisis en esas naciones. ¿Y creemos que esas cosas para España no sirven? En mi opinión, no creo que se trate de eso sino de que no queremos trabajar para que el país avance, sino que queremos que el Gobierno nos solucione los problemas, que nos den paguitas, que nos suban el sueldo como a los daneses, pero sin tener en cuenta el coste de la vida que hay en esas naciones.

Todos de niños hemos oído a nuestros padres decir frases como “¿te crees que tengo una máquina de fabricar dinero?”. Pues eso es lo que creemos los españoles, que el Gobierno tiene una máquina de hacer dinero, de hecho, incluso Alberto Garzón (imagino que en un mal día) dijo que la crisis se solucionaba imprimiendo más dinero…

Desde Ciudadanos, hemos cometido un error, decir la verdad, ser realista cuando un pueblo como el nuestro lo que pedía era mentiras, utopías, de ahí que los discursos populistas de PP y Podemos estén triunfando. De hecho, Podemos se atreve a hablar de Dinamarca por más que yo no veo banderas danesas en sus mítines y sí de la Unión Soviética.

Digan lo que digan, el comunismo no tiene nada que ver con lo que se hace en Dinamarca. De hecho y una imagen vale más que mil palabras, en esta foto pueden ver la única realidad de Europa. Esto no es opinión, son hechos. En los cinco países con mejor economía gobierna un partido hermano de Ciudadanos en el grupo liberal y demócrata europeo. De modo que “algo tiene el agua cuando la bendicen” y yo sigo preguntándome por qué no lo intentamos. ¿Por qué no queremos ser europeos?,¿Por qué en lugar de quejarnos no hacemos algo por cambiar nuestro futuro? ¿Por qué no podemos mirar de frente y a los ojos a los mejores países de la Unión y construir una Europa mejor?

13293023_10153768240619200_1124294257_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s