¿Qué es ser Liberal Progresista? (6ª parte)

Proseguimos con la respuesta a la pregunta “¿Qué es ser Liberal Progresista?”, un ciclo de entradas cuya quinta parte podéis encontrar clickando aquí:

En Estados Unidos, sin monarquía de por medio, la historia del Partido Demócrata Liberal fue algo distinta, de ahí que su ideología, pensamiento y lucha electoral hagan que no se pueda comparar con la de Inglaterra o el resto de Europa. En la actualidad, el Partido Demócrata Liberal supone una gran y polifacética divergencia ideológica y alberga diferentes sectores dentro de sus filas que van desde la centro-derecha conservadora, pasando por el centro, el liberalismo progresista, la socialdemocracia o los laboristas y progresistas de izquierda.

En el año 1824, el antiguo Partido Demócrata-Republicano, que gobernaba el país de forma ininterrumpida desde 1801, entró en crisis. Ese año, en muchos estados del país, se elegía por primera vez por sufragio popular directo de los mayores de edad, no permitiéndose el voto a mujeres y afroamericanos. Este hecho ocasionó una división en el Partido, porque se presentaban varios candidatos presidenciales que se proclamaban demócratas-republicanos y reclamaban directamente el voto popular. Uno de ellos era el general Andrew Jackson que perdió la elección presidencial, a pesar de haber sido el candidato más votado, debido a que la Duodécima Enmienda estipulaba que, si ninguno de los candidatos obtenía la mayoría absoluta, el Congreso elegía presidente entre los tres candidatos más votados; el Congreso eligió a John Quincy Adams.

Pero entonces Jackson y sus partidarios comenzaron a fundar por todo el país las filiales de un nuevo partido que aún no tenía un nombre claro o definitivo; un partido cuyo principal objetivo era llevar a la Presidencia al General Jackson y hacerle oposición al Gobierno del “usurpador” Quincy Adams. Este partido contaba con la poderosa “maquinaria” partidista del Estado de Nueva York, que había pertenecido anteriormente al ya difunto Partido Demócrata-Republicano; fue el primer partido “popular” de la historia estadounidense, al movilizar a las masas y valerse de una red de periódicos “populares” y “sensacionalistas”.

“Los hombres de Jackson”, como se conocía a los seguidores del partido, ganaron sorprendentemente las elecciones de 1828 con el 55% de los votos, sobre todo gracias a muchísimos votos populares (la cuarta parte de los Estados no llevó a cabo voto popular) aprovechando el descontento del anterior gobierno al que Jackson y sus seguidores tacharon de “negocio corrupto” al no ser el más votado. Cuatro años más tarde, Jackson volvería a ganar gracias a su política liberal progresista, pero comenzaron a haber divergencias ya que sus políticas de igualdad y su apuesta por crear una gran clase media, que redujera las distancias existentes entre ricos y pobres, solamente eran para los hombres blancos y gran parte del partido exigía la total libertad para los negros.

Pronto se creó un partido Whig a imagen del inglés, pero en éste tambien existían problemas entre los pro y los anti esclavistas. La gran batalla de los Whig americanos contra el gobierno de Jackson fue debida a que éste no sentía mucha afinidad por los bancos y el papel moneda en general, de ahí que vetase la renovación de la carta del Banco y retirase depósitos federales del mismo.

En las siguientes elecciones, Jackson ya no sería el candidato sino que lo fue Martin Van Buren, quien acabaría siendo el primer presidente que ya tenía nacionalidad estadounidense de nacimiento y que no tenía el inglés como lengua, sino el neerlandés. Consiguió evitar la guerra contra Inglaterra por las fronteras de Canadá gracias a la diplomacia e hizo grandes avances en los derechos laborales del hombre blanco tales como, entre otras, reducir la jornada laboral de 12 a 10 horas. A pesar de eso, los Whig conseguirían ganar las siguientes elecciones gracias al candidato William Henry Harrison, el cual apostaba por las libertades fuertemente y apoyaba la independencia de Texas frente a México entre otras cuestiones. Murió solamente 30 días después de ser elegido Presidente, lo cual llevó a que el partido Whig se fracturara.

Los distintos gobiernos de los Whig y los Demócratas consiguieron que la igualdad se hiciera latente entre los ciudadanos de Norteamérica, pero causó un problema mayor pues, debido a los altos impuestos que debían pagar los adinerados del sur, cada vez compraban más esclavos para la recolecta del algodón. Las leyes contra la esclavitud no eran demasiado severas y, tanto entre los Whig como en los Demócratas, había división de opiniones. La tensión llegó a causar grandes diferencias entre miembros de los mismos partidos y ello acabó con la desaparición de los Whig y la división entre un partido Demócrata del norte y otro del sur, lo que favoreció la victoria del partido Republicano que, a pesar de ser de mentalidad conservadora, no se había pronunciado en exceso sobre la esclavitud. La realidad era que, dentro de los republicanos, había también división entre pro y anti esclavistas. Abraham Lincoln fue presidente debido a que los demócratas del sur y del norte no se pusieron de acuerdo sobre las libertades del hombre negro.

Solamente un año después, los estados del sur declararían la creación de un nuevo país, los Estados Confederados de América, lo que acabaría causando una guerra civil, la llamada Guerra de Secesión. Tanto los Conservadores como los Liberales del norte se unieron en esa batalla, pero el sur tenía ventaja económica ya que las ventas de algodón a Europa les suponían muchos beneficios. Fue entonces cuando el norte decidió hacer de la guerra una batalla contra la esclavitud y, así, de ese modo, no solamente los negros batallarían de su lado, sino que también creían que encontrarían apoyos del extranjero. Con la victoria del norte (La Unión) en 1865, los hombres y mujeres de raza negra eran libres, aunque aún faltarían muchos años para equipararse en derechos a los blancos. Solamente seis días después de darse por finalizada la guerra, el Presidente Lincoln era asesinado.

Sin el problema de la esclavitud y teniendo que reconstruir un país, los americanos apostaron por el Conservadurismo frente al Liberalismo durante décadas, hasta que, finalmente, en 1884, los americanos, cansados de que las libertades no hubiesen crecido desde el fin de la guerra, de que el gobierno no mirase por los trabajadores y de que se estuviera perdiendo la clase media, hicieron presidente al Liberal del partido Demócrata Grover Cleveland, que Luchó en vano por disminuir tarifas aduaneras a través de leyes que fueron frenadas por el Congreso.

Anuncios

Un comentario sobre “¿Qué es ser Liberal Progresista? (6ª parte)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s