¿Prohibir las “esteladas” en la Copa del Rey? Permítanme que no esté de acuerdo

Sé que hoy muchos de los lectores no estarán de acuerdo conmigo y, en parte, entiendo su punto de vista, pero la realidad es que estoy en contra de que no dejen entrar a los seguidores del F.C. Barcelona con “esteladas” a la final de la Copa del Rey. Y no lo estoy por varios motivos.

El primero de ellos, porque creo que estamos confundiendo cuestiones. A mí no me gusta que se esté convirtiendo en tradición que la Final de un trofeo futbolístico sea un akelarre nacionalista. Me parece deleznable que se pite al himno de España ya que representa a todos los españoles, más allá de nuestras creencias y, de hecho, aún está en los Juzgados si pitar al himno es un delito o no. Para mí, sí debería serlo.

Pero en un Estado de Derecho, no hay actuaciones morales sobre lo que está o no está bien, sino que hay reglas, leyes que hay que cumplirse y, si se debe cambiar la Ley sobre lo que se puede o no se puede llevar a un estadio deportivo, que se cambie, pero si se cambia y nos quita derechos es algo que estaremos pagando toda la sociedad española.

He escrito muchas veces que ser independentista no es un delito, no va contra la Ley ni contra la Constitución; lo que sí va contra todo eso es la independencia y contra la independencia hay que luchar con todas las armas del Estado. Pero los independentistas son libres de creer lo que quieran, por más que estén equivocados en sus pensamientos.

Sobre este tema, yo no soy dudoso. Tengo que convivir cada día con el delirio independentista, con un nacionalismo xenófobo y de corte racial que cree que las personas como yo somos ciudadanos de segunda, por el simple hecho de que mis padres no nacieron en Catalunya y de que yo no soy catalán de pleno derecho, a pesar de que he nacido en Barcelona. De hecho, yo soy seguidor del Real Madrid, de modo que no hay ningún lazo que me una a este asunto. Pero esta prohibición me parece mal por dos cuestiones: una, porque coarta la libertad de los españoles y, dos, porque le da a la “estelada” un estatus que en realidad no posee.

La estelada no significa nada, no representa a ningún pueblo. ¿Por qué prohibir un trapo que realmente no significa absolutamente nada?  ¿Por anticonstitucional? Si la declaran anticonstitucional, inventarán otra bandera al día siguiente. Más se deberían preocupar de que en Catalunya haya “esteladas” en lugares oficiales, en ayuntamientos y otras entidades, pues eso sí es un delito, eso sí debe perseguirse, como también deben perseguirse casos como que el gobierno catalán utilice manifestaciones como la del 11 de septiembre, cuando ya había comenzado la campaña, para hacer uso partidista, del mismo modo que nos debería preocupar también que los medios de comunicación financiados de Catalunya trabajen para el pensamiento único nacional-catalanista, que TV3 haga más propaganda al independentismo que el NO-DO a Franco, que en los colegios se esté educando a los niños hacia el odio a España y los españoles, que en el Parlament de Catalunya se haga apología del terrorismo y se lleve a Otegi como hombre de paz.

Todo eso es lo que hay que combatir. ¿Pero llevar un trapo a un campo de fútbol? Por ahí me temo que se están equivocando, del mismo modo que para mí es también un error que se ampare esa prohibición por el hecho de que “no hay que mezclar el fútbol con la política”. ¿Dónde está eso escrito? ¿Por qué aceptamos eso como dogma de fe? Todos mezclamos el fútbol con la política. Por eso, cuando empiece la Eurocopa, vamos con España por política. Si el deporte no se mezclara con política, podríamos desear que ganara Gales o Francia o Alemania, iríamos con quien más nos gustase o con el jugador que mejor nos cayese.

Otra cuestión es que, a través del deporte, se intente llegar a cuestiones anticonstitucionales o antidemocráticas. El fútbol siempre ha estado politizado, también los clubes de fútbol, y qué decir ya del FC Barcelona el cual, para mí, puede ser el gran damnificado en todo esto ya que, que lo asocien al independentismo catalán xenófobo y que lleva a terroristas a las instituciones no creo que le beneficie en nada.

Prohibir las “esteladas” en la final de la Copa del Rey solamente va a servir para que los nacionalistas aprovechen esta cuestión para enfocarla como un ataque a Catalunya. De hecho, Carles Puigdemont y Ada Colau ya han dicho que no acudirán a la final como protesta, lo cual es un error también por parte de ellos dado que, como digo, esa bandera no representa nada. Pero lo que hace el President de Catalunya y la alcaldesa de Barcelona sí es peligroso, porque no es politizar el deporte sino algo peor, utilizar el deporte para politizar las instituciones. Porque Puigdemont y Colau no están ahí para defender a los independentistas, sino para representar a los catalanes y barceloneses.

La postura de ERC puede parecer la más pintoresca: pedir al FC Barcelona que no juegue la final. Eso, por supuesto, no va a pasar, aunque se rumorea que quizá el Presidente del Club tampoco acuda. En este tema, sí que me van a permitir que me ponga serio y, por más que haya quien crea que hago demagogia o alarmismo, debemos recordar que los altercados que acabaron en la Guerra de Yugoslavia comenzaron  en un campo de fútbol, en plena tensión nacionalista, en un Estrella Rojavde Belgrado Dinamo de Zagreb que acabó con una batalla campal que duró más de dos horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s