El nacionalismo catalán invita al Parlament a quien legitimó la violencia para conseguir la independencia

En los últimos años, en el Parlament hemos visto actos vergonzosos, acciones que no son dignas de lo que debe representar la cámara catalana. En ella, se han visto actos grotescos, como que Jordi Pujol, el presunto corrupto más grande de España, amenazase a los Diputados mientras que estos (salvo Albert Rivera) bajaban la cabeza. “Si movéis el árbol, caerán todos” dijo el ex muy honorable al más puro estilo Corleone. En esos días, pudimos apreciar claramente cómo la mafia catalana y el independentismo van de la mano, pues son “cosa nostra”, de aquí, de casa, así como también fue vergonzoso observar cómo a Oriol Junqueras de ERC y David Fernández de la CUP les duele menos que les roben los de casa.

Hemos vivido más casos grotescos, partiendo ya de que las últimas Presidentas del Parlament, Núria de Gispert y ahora Carme Forcadell, no están actuando de árbitro como su puesto requiere, sino que son totalmente partidistas, algo que conlleva a que se permitan cosas que en un Estado de Derecho son inadmisibles, como es que en estos años, desde la bancada de CiU, ERC, SI, CUP y ahora Junts pel Sí, se hayan hecho comentarios xenófobos y menosprecios socio-culturales a los habitantes del resto de España y a los catalanes de procedencia de alguna de las otras regiones del Estado.

En el Parlament, hace ya tiempo que olvidaron que esa cámara no es más que la representación del Estado en Catalunya, así como también la representación de todos los ciudadanos de Catalunya, no sólo de los que apoyan la independencia.

Ha habido Diputados que han maltratado y boicoteado la lengua castellana, mayoritaria entre los catalanes, y se ha acusado impunemente de fascistas a todos y a cada uno de los catalanes que nos sentimos también españoles y europeos. También han llamado colonos a esas personas, llegando a decir que “los mandó Franco en trenes para mezclar la sangre de los catalanes”, con lo que yo pienso en el pobre de mi padre que, de haber sabido que era un colono, seguramente no se hubiera levantado a las 5 de la mañana durante más de 30 años.

En el Parlament, entre los independentistas y los miembros del PSC y de ICV, fieles aliados del nacionalismo catalán, no se ha representado a toda la población catalana, sino sólo a una parte, motivo por el cual en 2006 se alcanzó la participación más baja en Autonómicas ya que los catalanes no nacionalistas no se sentían representados en él. Desde entonces, cada vez han votado más personas, entre otras cuestiones por la presencia de C’s, que llegó para representar a este colectivo, de ahí que no sea casualidad que la participación haya subido desde entonces 59,9% en 2010, 67,7% en 2012 y 74,9 en 2015, a la vez que bajaban los parlamentarios independentistas 76-74-72 y subían los de Ciudadanos 3-9-25.

En esos años, muchos catalanes, en los que yo me incluyo, hemos dado la espalda al Parlament, hemos creído que no nos representaba, que hasta la aparición de C’s daba igual qué votar pues PSC pactaba con ERC y el PP con Convergència pero, con todo y con eso, no sentí la vergüenza que estoy sintiendo estos días.

Me parece increíble que esta pandilla de políticos fanáticos, llamados Junts pel Sí y la CUP, invite a Arnaldo Otegi al Parlament, a la casa de los catalanes. Me avergüenza “el todo vale” de esta independencia burguesa de los convergentes que primero eran monárquicos, luego franquistas, después catalanistas y que ahora son independentistas para salvar a la familia Pujol de la cárcel.

¿Qué hace este hombre en el Parlament? ¿Por qué invitan a quien fue miembro de ETA a la casa de los catalanes? ¿Qué nos va a enseñar? ¿A hacer capuchas? ¿A secuestrar? ¿Al tiro en la nuca? ¿Qué nos tiene que decir a los catalanes este ser despreciable que ni siquiera ha tenido el valor de condenar los asesinatos de ETA? ¿Este hombre va a decir a todos los catalanes, incluidas las víctimas de ETA en Catalunya, lo que es un proceso de paz?

Lo único bueno de todo esto es ver que, por fin y espero que de una vez por todas, la cúpula del PSC se haya desmarcado de esa doble moral, protestando, junto a Ciudadanos y PP, por la presencia de un terrorista como invitado al Parlament y, mirando al futuro, creo que esto va a suponer un antes y un después en Catalunya. Convergència, Esquerra, la CUP y Podemos se han puesto del lado de los asesinos, mientras que PSOE, PP y Ciudadanos están departe de las víctimas. De modo que no es cuestión de sentirse más catalán que español, más español que catalán o de sentirse tanto lo uno como lo otro. Se trata de decencia, se trata de ser persona, se trata de ser humano.

Esta va a ser la fosa definitiva de Convergència. Para Esquerra y la CUP, no será tan decisivo ya que quienes les votan aceptan que estos partidos tengan entre sus filas a terroristas de Terra Lliure, pero Convergència sí va a darse el batacazo definitivo en las próximas Autonómicas, que no tardarán en llegar. No descartaría yo que, antes de que acabe el año, volvamos a votar en Catalunya; sólo espero que, cuando eso ocurra, los catalanes lo hagan en consciencia, lo hagan pensando en que antes que catalanes somos humanos y que no se puede estar de lado de los que creen que Otegi es un hombre de paz.

Doy las gracias a Ciudadanos, al PSC y al PP por no ser partícipes de este circo. Convergència, ERC, CUP y Podemos, no sólo no me representáis, sino que vosotros y los que os voten estáis manchados de sangre y las manchas de sangre no se acaban de limpiar nunca.

 

Fuente de la fotografía de portada: naciodigital.cat
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s