Ciudadanos irá a las nuevas elecciones siendo el único partido que se esforzó en evitarlas

Durante la campaña electoral de las Elecciones Generales, a menudo me preguntaba qué opinión tendrían de Ciudadanos las personas del resto de España que, a diferencia de los catalanes, que hemos podido comprobar durante diez años la trayectoria del partido, quizá eran más vulnerables y podían ver con escepticismo el partido presidido por Albert Rivera.

Cuando tuve la suerte de poder asistir al acto central de campaña en Vistalegre y vi cómo miles de personas se habían acercado de todos los puntos de España a apoyar el proyecto de C’s, quedé sorprendido de la esperanza que esas personas depositaban en el partido naranja.

Para alguien como yo, así como también otros que también fueron desde Catalunya a vivir ese acontecimiento, era muy emocionante ver lo que había crecido un proyecto que, una década antes, había nacido en Barcelona de la nada. Porque, por más que nos den la matraca con el tema de los grandes empresarios, el IBEX 35 y otros asuntos del mismo calibre, lo cierto es que este partido nació de la sociedad civil y solamente a base de esfuerzo y trabajo hizo lo que parecía imposible, que un partido no nacionalista llegara a ser tan importante como posibilidad real de alternativa a los representantes de la Catalunya nacionalista.

Las elecciones catalanas ya habían sido un gran triunfo, no ya sólo por el resultado, que ensalzó a nuestra Inés Arrimadas como Jefa de la Oposición y el azote del nacional-catalanismo, sino también porque la posibilidad de que Ciudadanos ganara las elecciones obligó a Convergència y ERC a ir unidos dado su temor de no llegar a ser la fuerza más votada.

Cuando se acercaba el 20 de diciembre, cada vez eran más las voces que acusaban a C’s de ser la marca blanca del PP, llegando a publicarse teorías con tan poco fundamento como que, ante el avance de Podemos, los poderosos buscaban un Podemos de derecha para sobrevivir. Es obvio que Ciudadanos ni se parece nada a Podemos ni es de derechas, pero lo más increíble de todo es que alguien pueda llegar a creer que miles de personas, que ya formaban parte de Ciudadanos antes de que se expandiera al resto de España, fingieran durante años ser de centro para que, si algún día aparecía otro partido de izquierdas, surgir como la nueva derecha para quitarle los votos a la verdadera derecha y, así, tenerlo más fácil para ganar.

Pero, claro, para llegar a este razonamiento hay que razonar. Desde Ciudadanos, sobre todo desde el núcleo del partido en Catalunya, teníamos claro que nuestro primer objetivo era tratar de ser clave para formar gobierno para que, de este modo, el partido que ganara las elecciones no tuviese por qué recurrir a los nacionalistas para gobernar, especialmente teniendo en cuenta que su chantaje, sobre todo el de Convergència, ha sido uno de los grandes males de nuestro país y una de las cuestiones que nos han llevado a donde estamos ahora.

Alguna parte de la prensa sumaba los votos de Ciudadanos a los del PP a la hora de hacer encuestas. En este mismo blog, ya escribí en esos tiempos que no sabía si lo hacían con mala intención o por mala información porque, por más que Ciudadanos deba tratar de dejar que gobierne la fuerza más votada, eso debe hacerse siempre que dicha fuerza acepte unos mínimos que no sean para nada descabellados, ni vicepresidencias ni ministerios, es decir, que simplemente sean reforzar la soberanía nacional en el pueblo, despolitizar la justicia, tolerancia cero con la corrupción y tratar de suprimir las duplicidades políticas.

Sin embargo, no hubo ocasión de pactar todo eso dado que Mariano Rajoy le negó al Rey. Es por ello que Ciudadanos trató de llegar a acuerdos con el PSOE para que en el gobierno de Pedro Sánchez no entrara la extrema izquierda bolivariana de Podemos, 200 puntos que la mayoría de votantes podrían aceptar, también los del PP y Podemos.

Sin embargo, estos dos partidos, en lugar de tratar de formar un gobierno, se empeñaron en culpar a los españoles y desde el principio trataron de que hubiese nuevas elecciones. Lo cierto es que, desde Ciudadanos, no se puede hacer más y que se ha intentado ya todo para evitar unas nuevas elecciones, a pesar de que las encuestas digan que estas nos favorecerían.

Ciudadanos es un partido con miras de estado; un partido que quizá los españoles creen que aún no está en disposición de liderar el cambio en España, pero en el que hemos demostrado que pensamos en el bien del país anteponiéndolo al bien del partido.

Finalmente, si no hay milagro, habrá nuevas elecciones y, una vez más, la cuestión está en manos de los españoles que deberán decidir qué España quieren, si la España cañí del PP, las 17 Españas del PSOE, la España balcanizada de Otegui y Pablo Iglesias o, bien, la España Europea de Ciudadanos, un país que trate de parecerse a Dinamarca, Finlandia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo y demás países donde gobierna Ciudadanos.

 

Fuente de la fotografía de portada: huffingtonpost.com
Anuncios

One thought on “Ciudadanos irá a las nuevas elecciones siendo el único partido que se esforzó en evitarlas”

  1. Me parece bien la exposición pero habría que buscar la forma de convencer a unos cuantos millones de españoles que aún piensan que somos la marca blanca del Pp, que somos la extrema derecha,que somos anticatalanes, que estamos a favor del capitalismo y encontra del trabajador ect.ect.Todo esto es lo que se comenta en la calle y en algunos colectivos al igual que en las carpas de las últimas elecciones generales, es mi percepción.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s