La memoria selectiva

Ya he dicho otras veces que, a mí, personalmente, lo que más me apena de la España actual es lo pronto que nos hemos olvidado de todo el daño que ha hecho la banda terrorista ETA durante décadas en mi país. Después de 40 años asesinando, en los que los españoles no podían estar seguros ni en un centro comercial, ni en la playa, ni en ninguna parte, que en poco más de cinco años sin asesinar y a pesar de que no se hayan entregado ni ellos ni las armas, tenga yo que oír que las partes “deben entenderse” o que “ambos bandos deben pedir perdón” me remueve las tripas. ¿La sociedad española por qué debe pedir perdón? ¿Por poner los muertos? ¿O por qué exactamente?

Espero que alguien me pueda explicar por qué muchas personas tienen la sensación de que ETA eligió abandonar el terrorismo para entrar en política. ¿De dónde sacan eso? ETA dejó de matar por varios motivos: primero, por el acoso policial que ha ido cortando la cabeza de la cúpula, una y otra vez, hasta que quedaron al mando unos chicos que no sabían qué hacer, cómo y con qué dinero; segundo, porque el pueblo vasco perdió el miedo, sobre todo, tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco; y tercero, porque la crisis económica ha dejado también sin recursos a los extorsionados por ETA.

Pero que ETA y su entorno hayan aceptado la vía democrática es una infamia, es rotundamente falso. A pesar de eso, entiendo que haya muchos españoles que estén deseando que eso sea así y que el deseo de que eso ocurra les ciegue. Puedo llegar a entender que muchos crean que que los vascos hayan cambiado su voto a Bildu por Podemos sea buena señal, pero yo no lo veo así. Primero, porque estoy completamente seguro de que muchos de los que han votado a Podemos en las Generales volverán a votar a Bildu y otros partidos de carácter nacionalista en Autonómicas (cualquiera que revise la historia de las elecciones en Euskadi se daría cuenta de que los vascos siempre han votado muy diferente en las elecciones vascas de las Generales) y, segundo, porque votar a Podemos ha sido votar en negativo, votar lo peor para el Estado, hacerlo por un partido que promete un referéndum para romper el Estado de Derecho y promover que unos españoles sean más que otros.

Otra cuestión que me cuesta mucho entender es por qué, desde algunos medios de comunicación, se trata de dulcificar a terroristas. Por ejemplo, cuando Jordi Évole entrevistó a Iñaki Rekarte, condenado a 203 años por el asesinato de tres personas en un atentado con coche bomba en Santander en 1992 y que, ahora, es presentado como un simpaticote que ha acabado en ETA por culpa del entorno, sin saber lo que hacía, y que no sólo está arrepentido, sino que tanto ha rehecho su vida que se ha casado con una andaluza. ¡Olé! Pues nada, que hagan una película titulada “8 apellidos etarras” y que la financie la Sexta. Ayer, Évole hacía una entrevista a otro asesino, a Otegi y, cómo no, una entrevista en plan colega en la que el periodista era mucho menos incisivo y mucho menos burlón de lo que lo fue con el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy quien, a pesar de que yo nunca le he votado ni a él ni a su partido, tengo claro que, como español, es mi Presidente.

Otegi hizo unas declaraciones el otro día tales como que “Sería un honor ser el candidato a Lehendakari más peligroso para el Estado”. Para dejar la violencia, para verdaderamente creernos que este señor ha dejado de ser lo que siempre fue, primero debería cambiar las palabras violentas y bajar el tonito pero, además, considero que es para hacérselo mirar que alguien que quiera tener un cargo de Estado quiera el mal para el bien del Estado porque, por más que quieran verlo o no, el Estado no es un Rey, un partido o una bandera; el Estado somos todos los ciudadanos que vivimos en este país llamado España.

Que alguien como Otegi pueda ser Lehendakari quiere decir que España es el país más libre del mundo, porque en ningún otro país una persona de este pelaje podría ni soñar algo así. Faltará ver si, finalmente, es el candidato de Bildu. Lo cierto es que tanto da pues, sea quién sea el candidato de Bildu, nada cambiará dado que todos sabemos que es Bildu, bueno… todos no, ya que hay mucho desinformado que cree que Bildu es el brazo político de ETA, pero eso no es así, el brazo político de ETA es a quien los defensores de ETA han votado, es decir, Podemos, y si Podemos es el brazo político de ETA, ¿qué es Bildu? Pues si tiene orejas de gato, nariz de gato, bigotes de gato y boca de gato… suele ser un gato.

 

Fuente de la fotografía de portada: rtv.es
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s