Ciudadanos (la historia) – Capítulo XIII

Continuamos repasando la historia de Ciudadanos (recordad que podéis encontrar el Capítulo XII aquí).

En 2009, las elecciones europeas marcaban la agenda política. Ciutadans intentó de nuevo pactar con UPyD. Eran los dos partidos surgidos de iniciativas ciudadanas que habían conseguido obtener representación parlamentaria. El  Consejo General aprobó presentar listas para esos comicios, pedía a la desesperada una coalición de “partidos no nacionalistas y de carácter europeísta”, pero Rosa Díez  mantuvo la idea de presentarse en solitario.

En aquel momento, las expectativas del partido magenta eran altas y no querían que nada pudiera trastocar el supuesto éxito electoral. Ciudadanos mantenía la idea de que, solamente uniendo fuerzas, podrían tener futuro pero la líder de UPyD mantenía que la diferencia de ambos partidos existía ya que “En UPyD eran diferentes a todos”.

Álex Salmón escribió un artículo en EL MUNDO refiriéndose a este tema, llamado “El Mal Amor” y en el que decía que:  No hay nada peor para una sociedad que aquellos partidos que nacen y después mueren a causa de la coyuntura.(…) En Cataluña, Ciutadans apareció amparado por una concreta coyuntura política, pero nunca fue liderado por un solo personaje mesiánico, sino por un grupo de ciudadanos que lograron trasladar a la sociedad la sensación de oxígeno político.(…) Ciutadans se enfrenta a su más importante prueba de fuego. Las elecciones europeas, que nada tienen que ver con su lucha política más cercana, pero sí con su ideología de base -si de lo que se trata es de convertirse en una fuerza no nacionalista y eso también se llama Europa-, son un escollo de fácil superación.(…) A estas elecciones, Ciutadans se presentará sin UPyD, o lo que es lo mismo, sin Rosa Díez. Ese será un error tan supino como el que se producirá en las autonómicas, dentro de un año y medio, si Rosa Díez se presenta por separado del proyecto de Ciutadans.

Más tarde, hicieron público que se presentarían a las elecciones europeas dentro de una coalición de partidos locales y regionales de toda España. Asimismo, anunciaron que su candidato sería su secretario de relaciones institucionales, José Manuel Villegas. Poco después, comenzaron los contactos con Libertas, un movimiento político pan-europeo fundado por Declan Ganley . En su idea, la Unión Europea era vista como algo positivo pero que debía perfeccionarse y que había pedido el “No” en el referéndum de Irlanda sobre el tratado de Lisboa.

Esa decisión trajo mucha polémica y la mayor crisis dentro de Ciudadanos. Libertas era una opción demasiado conservadora que, incluso, había quien la asociaba a entornos cercanos a la derecha más extrema. Miguel Durán sería finalmente el candidato, pasando Villegas al número 2. Ciutadans estuvo al borde de la ruptura. Antonio Robles y José Domingo estaban en contra de esa unión. Robles incluso pidió la dimisión de Albert Rivera como Presidente del partido y José Domingo que C’s se retirara de las elecciones europeas. “Se trata de una plataforma impulsada por un millonario irlandés de talante derechista, católico y contrario a la Constitución europea”.

El consejo general del partido, máximo órgano entre congresos, llevó a cabo una reunión que se alargó más de tres horas y que estuvo marcada por la controversia. Hubo dos abstenciones, 24 votos en contra de la alianza y 36 a favor de mantener la coalición europeísta con Libertas.  La decisión tuvo importantes consecuencias para Ciutadans. Uno de sus tres diputados en el Parlament, Antonio Robles, anunció al término de la reunión que renunciaba a se escaño  en el Parlament.  “Tengo cosas pendientes, como la Ley de Educación, que no quiero dejar a medias, pero cuando ésta se apruebe en julio, dejaré el Parlament. En el espacio de tiempo que me queda en la cámara lucharé para defender el proyecto original de Ciutadans, pero no seguiré porque se han cargado el partido. Ciutadans cavó su propia tumba, pues su único objetivo es el de superar al partido de Rosa Díez, UPyD”.

En una entrevista a El mundo, el 6 de mayo de 2009, Rivera trataba de explicarse. Aseguraba que Libertas era un partido europeísta: “Propone que el Parlamento europeo tenga más competencias, el voto por sufragio universal del presidente, que se registren todos los lobbies económicos como pasa en Estados Unidos”, “es un movimiento transversal: hay desde partidos conservadores hasta los ecologistas de Portugal, de partidos socialdemócratas hasta un partido liberal holandés, o hasta Ciutadans, que es de centro-izquierda”.  Respecto a la marcha de Robles, dijo: “Se le pidió que se explicase ante la ejecutiva y no quiso hacerlo. Es evidente que su decisión es definitiva. Tiene que asumir su responsabilidad. Emplazo a discutir las cuestiones internas en los órganos internos”.

Poco después, 37 militantes abandonaban el partido firmando una carta que explicaba los motivos y otros 300 exigieron la renuncia de Rivera. Definitivamente, el pacto con Libertas parecía que podía ser muy negativo para el partido naranja. El Diputado en el Parlament, José Domingo, anunció que se daba de baja en Ciutadans.  Sin embargo, no abandonó su escaño y solamente unas horas después Antonio Robles hacía lo mismo.

Albert Rivera pidió al resto de grupos del Parlament aislar al diputado José Domingo, en virtud del “pacto antitransfuguismo”: “Lamentamos profundamente la actuación de un diputado que no respeta las normas mínimas de la democracia. No se puede hacer transfuguismo”(…) “la democracia está por encima de los intereses personales y no se puede utilizar un escaño para sacar réditos personales”(…)”Normalmente, cuando una persona se va de un partido, lo que hace democráticamente es dejar su escaño y dejar que entre otra persona a suplirla. No puede quedarse lo que no es suyo”.

El 16 de mayo de 2009, el Congreso, celebrado en Cornellà, aprobó una resolución en la que acusaron a ambos diputados de “defender intereses ajenos al partido por el cual fueron elegidos” y consideraron que podían utilizar sus cargos para dar voz a otras formaciones políticas que no participaron en los comicios. Por todo ello, el consejo general pidió al Parlament que no diese “cobertura política” a las prácticas de los dos diputados y solicitó a Rivera que trasladase dicha resolución al presidente del Parlament, Ernest Benach.

Con la celebraciones de las Europeas, llegó el definitivo golpe para Ciutadans donde solamente obtuvo  22.700 votos, muy lejos de los más de 447.000 votos que sacó UPyD, que consiguió un diputado al Parlamento Europeo. Ciudadanos cometió un grave error en ese tiempo del que tomó nota y trató de aprender que las prisas no eran buenas consejeras y que el partido debía crecer poco a poco, sin perder su esencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s