La política española convertida en una partida de Póker

Las conversaciones, las negociaciones para que haya un gobierno en España, están siendo tediosas para los ciudadanos españoles que observan desde sus casas todo lo que va ocurriendo. La pinza PP – Podemos está haciéndolo todo muy difícil. Mariano Rajoy fue el más votado y, probablemente, lo volverá a ser si hay elecciones en junio, pero la mayoría de los partidos se niega a negociar con ellos.

Solamente Ciudadanos les pide que se sienten a negociar, pero Rajoy ha dicho no a Rivera, del mismo modo que dijo no al Rey y está diciendo no a todos los españoles. Yo entiendo que el Partido Popular se sienta ganador de las elecciones, pero ahora el bipartidismo ha acabado, los españoles han decidido que, a partir de ahora, los partidos van a tener que entenderse, que todos van a tener que poner de su parte y si, a día de hoy, prácticamente todo el abanico político se niega a hablar con el PP, tendrán que pensar que algo mal también habrán hecho.

Lo cierto es que el Partido Popular se está jugando esto como si fuera una partida de póker, cree que los socialistas van de farol, que no va a conseguir que Ciudadanos y Podemos se sienten juntos, de igual modo que está seguro de que los socialistas no van a pactar con Podemos y los independentistas. Quizá tengan razón, pero España no es un juego de naipes y el riesgo que está corriendo el Partido Popular con la posibilidad de que formen parte de las decisiones importantes los que quieren romper España está siendo muy grande.

Ciertamente, la posibilidad de que el PSOE rompa su pacto con Ciudadanos y vaya a los brazos de Podemos presentaría una malísima perspectiva. Yo no creo que ocurra, primero porque veo difícil que los barones del PSOE dejen que Sánchez pacte con un partido populista de extrema izquierda financiado por otras naciones y, segundo, porque por más que estoy seguro de que Pedro Sánchez quiere ser Presidente a toda costa, no creo que falte a su palabra y abandone el pacto porque, de este modo, perdería toda su credibilidad.

Además, sigo pensando que el objetivo de Podemos no es gobernar, pues sabe que a día de hoy no lo podrá hacer, sino derrocar al PSOE porque, como ya hemos dicho otras veces, la intención de Podemos no es acabar con el bipartidismo, sino formar parte de él, es decir, ocupar el sitio que hasta ahora ha tenido el Partido Socialista.

Ciudadanos deberá seguir firme en sus ideas pues son ellos quienes están en el acuerdo y es Podemos quien deberá decidir si prefiere que gobierne Pedro Sánchez o si bien hay que repetir unas elecciones en las que todos sabemos que el Partido Popular va a ser la fuerza más votada sino pasa nada.

Las encuestan dicen que los Populares van a bajar en escaños, pero la situación no quedaría muy diferente y, con las mismas líneas rojas por parte de PP y Podemos, es casi imposible que haya un pacto de gobierno.

El reloj sigue corriendo, todos damos por hecho que en junio tendremos nuevas elecciones. Yo sigo deseando que haya pacto, que haya gobierno. Ahora solamente falta saber cómo acabará la partida de póker y saber verdaderamente quién va de farol y quién está jugando mejor sus cartas. Pero, recuerden… España no es un juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s