El manifiesto de la vergüenza para acabar con el castellano en Catalunya

Hay veces que te muerdes la lengua o que, cuando escribes, acabas borrando unas líneas porque no quieres parecer exagerado, porque no quieres dar la sensación de que aprovechas la disyuntiva de los hechos que ocurren en Catalunya en beneficio propio.

Quizá, en Catalunya, esos a los que nos llaman la mayoría silenciosa hemos callado demasiado tiempo. Creo que, poco a poco, las personas que nos hemos acabado rebelando contra este silencio de esa mayoría de catalanes que también se sienten españoles y que en algunos momentos, en algunas ocasiones, corremos peligro por decir lo que decimos y pensar lo que pensamos, estamos poniendo nervioso al nacional-catalanismo que, por cierto, cada vez está mostrando más su verdadera cara.

Para el independentismo, y cuando hablo del independentismo me refiero a esos políticos y miembros de las clases altas que lo dominan, esto del Procés es una lucha racial, étnica, xenófoba, radical y enferma, tal y como han sido absolutamente todos los grandes movimientos nacionalistas, comparable a la Italia, la Alemania o la Sudáfrica que todos tenemos en mente.

Por suerte y aunque sea poco a poco, ya que tras 30 años de lavado de cerebro en las escuelas y medios de comunicación esto no puede hacerse en un día, muchos que eran o creían ser independentistas están abandonado sus ideas, dándose cuenta de que no es más que una farsa para que la oligarquía catalana, que en su día fue monárquica, después franquista, después demócrata catalanista y ahora independentista, siga teniendo el poder, por más que los regímenes y los mandatarios cambien.

Aquí, en este blog, he defendido muchas veces la cultura y la lengua catalanas, como cultura y lengua españolas que son y que debemos cuidar. Hoy, sin embargo, debo defender la lengua castellana que, una vez más, está siendo atacada en Catalunya por unos fanáticos que creen tener un ADN superior.

Hace unos días, 200 independentistas publicaron un manifiesto donde pedían la prohibición de la lengua castellana en Catalunya, es decir, prohibir la lengua materna de la gran mayoría de los catalanes.

El manifiesto, obviamente, no me sorprende. Sé perfectamente de qué consta el nacionalismo catalán pero, como diría Pujol “esto ahora no tocaba”. Esos políticos que están tratando de convencer a no nacionalistas de que el único camino es la independencia fingen que nada cambiará, que el castellano seguiría siendo oficial, etc.

Obviamernte, eso es mentira, el castellano y quienes lo usan habitualmente son ya perseguidos en la Catalunya de hoy, imagínense lo que ocurriría si verdaderamente Catalunya fuese un país independiente. Pero, claro, ahora no toca. Cuando personajes como Rufián tratan de hacer ver que los catalanes castellanohablantes tienen su sitio en el “nou país”, este manifiesto, que dice la verdad y toda la verdad del pensamiento único nacionalista, llega en mal momento.

Estoy un poco cansado ya de que a los aún nacidos en Catalunya no se nos quiera permitir ser catalanes, que nos llamen colonos, que digan que nos trajo Franco en un tren para mezclar la sangre de los catalanes.

Ya he reconocido que, durante años, muchos catalanes habían o habíamos aceptado eso, que realmente no éramos catalanes, pero si de algo ha servido el independentismo ha sido para que ellos arrojen la Senyera para coger la Estelada y que esa Senyera la hayamos cogido nosotros, los catalanes que también nos sentimos españoles para defender eso que catalanes ilustres de un lado y de otro, como Francesc Cambó o Josep Tarradellas, querían y que no era más que los catalanes lucharan por el bien de España, siendo locomotora y ejemplo para el resto de pueblos del país.

Este manifiesto contra la lengua y la cultura castellanas en Catalunya es una aberración. El castellano es, no ya un idioma oficial en Catalunya, que también, sino parte de la identidad y cultura catalanas, lo quieran o no los independentistas.

 

Fuente de la fotografía de portada: elconfidencialeconomico.com
Anuncios

2 comentarios sobre “El manifiesto de la vergüenza para acabar con el castellano en Catalunya”

  1. Totalmente de acuerdo. Y no vine como colonizadora de Franco sino a engrandecer una parte avanzada y europea de España. Llevo 27 años de mi vida trabajando en una ong. Catalana sin cobrar un céntimo, por tanto yo no he esquilmado este país como si lo hicieron algunos q se llenaban la boca de catalanismo.

    Me gusta

  2. Me hace gracia ver como escribes Cataluña, porque hasta hace poco yo también lo escribía así cuando escribía en castellano. Era como una muestra de respeto que se nos ha inculcado a los que llegamos de otras partes de España o a los que habeis nacido aquí pero sois castellano-hablantes. Pero a ellos no les duelen prendas de catalanizar todo lo catalanizable, y si para ello tienen que hacer desgraciados al 55% de conciudadanos castellano-hablantes no les preocupa porque como bien dices, en el fondo piensan que los auténticos catalanes son ellos. Desde que puse la Ñ en mi vida me siento mucho mejor, es como si me hubiera sacudido definitivamente el complejo de Tio Tom.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s