¿Pactos o día de la marmota?

En el fracasado proceso de investidura de Pedro Sánchez, el PP y Podemos votaron del mismo lado. Por cierto, del mismo lado que también votó PNV, Bildu, ERC, Convergència. etc. Muchas personas criticaban un pacto de perdedores, pero no era así, pues la cuestión no era que los partidos menos votados se juntaran para derrocar al más votado, sino que lo que realmente pasó es que la fuerza más votada, es decir, el Partido Popular, le negó a su Majestad el Rey formar gobierno y, a raíz de ahí, perdió su turno.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ya dijo antes de las elecciones que el partido que representa no iba a ser un impedimento para el que tratara de hacer gobierno y así ha sido. Rivera y Sánchez firmaron 200 propuestas de cambio para España, propuestas que, obviamente, no es el programa de PSOE ni el de C’s, sino puntos en común entre ambos, cuestión que parece extraña por más que la política debería ser el arte de llegar a acuerdos.

Estos últimos días, la prensa cercana a PP y Podemos sigue el camino de sus partidos; van de la mano contra el pacto PSOE-C’s, sobre todo criticando a Ciudadanos, el cual según la prensa de derechas será traicionado por el PSOE quien irá de la mano de Podemos y los independentistas para formar gobierno.

No entiendo esa lectura. Si eso ocurre, que es posible, nadie podrá criticar a Ciudadanos porque, precisamente, Albert Rivera y su equipo son los únicos que han intentado que eso no ocurra. Si finalmente hay un gobierno de Sánchez con la extrema izquierda y los independentistas, solamente habrá un culpable de eso, el Partido Popular, que no habrá movido un dedo para que eso no ocurra.

Estos días en la prensa se utiliza hasta el término infidelidad para el caso referido, pero Ciudadanos y PSOE no están casados, han llegado a un acuerdo de 200 puntos sin pedir sillas ni cargos a cambio. Fuera de esos 200 puntos, PSOE puede negociar con quien quiera, siempre y cuando respete esos puntos. Si no lo hacen, el pacto se rompe, Ciudadanos estará fuera de ese acuerdo y pasará a la oposición, tan sencillo como eso.

Por más que los contrarios a Ciudadanos decoren esa posibilidad como un fracaso del partido, ciertamente no es así. Ciudadanos quedaría en la oposición con sus 40 diputados, es decir, tal y como quedó tras la votación del 20 de diciembre, además que, ciertamente, la situación del partido es lo de menos. Lo importante es el bien del país y, obviamente, lo mejor para España es que los que quieren romperla no sean decisivos a la hora de hacer gobierno.

Sigo pensando que lo ideal es llegar a un acuerdo antes que repetir elecciones, pero que el PP acepte que gobierne Sánchez parece imposible y que Podemos acepte no formar parte de él, menos aún. Las encuestas dicen que ambos partidos serán castigados en las urnas. Quizá esa sea la única posibilidad de que alguno ceda, del mismo modo que ocurrió en Catalunya cuando el bajón que iban a dar Junts pel Sí y la CUP les unió.

Si, finalmente, vamos a nuevas elecciones, deberíamos dar un paso más y acercarnos a las grandes democracias de Europa, me refiero a que los partidos ya digan antes de las elecciones con quién sí y con quién no estarían dispuestos a pactar, tal y como ocurre, por ejemplo, en Dinamarca. Eso sí, en ese caso, Podemos y Partido Popular tendrían que ceder en sus exigencias si quieren que alguien esté dispuesto a pactar con ellos, porque sino, España puede vivir el día de la marmota, como en la película que protagoniza Bill Murray.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s