Y Podemos se hizo casta

En los últimos días, los medios se hacen eco de los problemas internos de Podemos. Lo cierto es que, a mi parecer, creo que se le está dando demasiada importancia a este hecho, los debates internos forma parte de la política y, personalmente, opino que no es destacable qué esté sucediendo ahora en el partido morado.

Lo que sí tiene para mí más trascendencia es la demostración, ya a las claras y a la vista de todos, de que aquello de ser un partido transversal, abierto y plural, no es verdad. Podemos es un partido jerárquico, posiblemente el más jerárquico de todos y es normal ya que es la formación que menos asentadas tiene sus bases.

En este sentido, la mayor de las diferencias entre Ciudadanos y Podemos es que el partido que preside Rivera ha tratado de formarse un electorado propio en ese espacio de centro que existe en toda Europa de Liberales y Socialdemócratas.

Sin embargo, Podemos, cuyos líderes proceden de la parte más extremista del comunismo, ha intentado que le voten personas de toda índole, desde los que se sienten indignados más allá de sus convicciones políticas, a los más radicales de izquierda, tratando de morder en la socialdemocracia y también cogiendo los votos prestados de los independentistas confiando en la promesa podemita de permitir el referéndum secesionista, por más que para ello debería tener dos tercios de la cámara para cambiar la Constitución.

Todo esto hace de Podemos un castillo de naipes. En el partido que lidera Iglesias, no hay una base sólida. Podemos es una torre de babel de personas con diferentes ideas que se han unido más por el enemigo en común que por unas ideas propias.

Desde las elecciones, hemos podido comprobar que los círculos no pintan nada, que el que manda es Iglesias y que él y sólo él toma las decisiones. Si cree que alguien puede hacerle sombra, “¡Que le corten la cabeza!”, como diría la Reina de Alicia en el País de las Maravillas. Ese ha sido el caso de Sergio Pascual, responsable de Organización de Podemos y mano derecha de Iñigo Errejón.

Se habla de que puede haber una ruptura o no del partido, pero si hablamos entre Pablistas y Errejonistas, no lo creo, ya que los integrantes del partido a día de hoy creen que el partido es la gallina de los huevos de oro. A la larga, sin embargo, es obvio que, para que el partido perdure, deberá tomar una decisión. Si es un partido radical de izquierdas, anticapitalista y defiende que hay 17 Españas, o tiene mayoría o no gobernará nunca. No obstante, si simplemente es una fuerza de izquierda que sabe que tendrá que ceder en sus objetivos, perdurará más tiempo.

Muchas de las personas que votaron a Podemos no entienden que el partido no acepte un gobierno de centro-izquierda y que mantenga a Rajoy de Presidente. Pero Pablo Iglesias sigue de campaña electoral y poniendo la excusa de que Ciudadanos es un partido muy de derechas para no aceptar un posible gobierno de Sánchez. Errejón, sin embargo, parece estar más por los pactos, por ponerse a trabajar. Las ideas de Errejón son más sensatas y menos populistas, creo que por eso las personas de Podemos van a estar del lado de Iglesias, a pesar de que Podemos ya sea parte de la casta.

 

Fuente de la fotografía de portada: lavanguardia.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s