Ciudadanos sin complejos

Tuve la oportunidad de conocer al diputado en el Parlament de Catalunya por Ciudadanos Sergio Sanz en una visita a mi ciudad, Rubí, en la campaña electoral de las Generales, acompañando al ahora Diputado en el Congreso Juan Carlos Girauta y a los también Diputados en el Parlament Carlos Carrizosa, Marina Bravo y mi paisana Sonia Sierra.

Sergio se interesó muchísimo por la política local, nos hizo muchas preguntas sobre lo que acontecía en la población y no se fue sin antes intercambiar solicitudes de amistad en las redes sociales. Desde entonces, le he seguido bastante y, a día de hoy, tengo claro que es una de esas personas de la que te sientes orgulloso que te represente.

En sus declaraciones, ya sea en el Parlament o en las redes sociales, no se esconde en absoluto, no tiene miedo a mostrar lo que piensa, lo que siente y es una persona totalmente coherente. El pasado día 3, fue el encargado de, por enésima vez, condenar el franquismo en el Parlament, por más que Rufián, ya saben, el charnego agradecido de ERC, dijese que el partido naranja no ha querido condenar la Dictadura que tuvo que padecer España durante casi 40 años.

Rufián, que para los más despistados es apellido y no apodo, se puso nervioso por el mismo motivo que todos los miembros nacionalistas lo están, porque ya están observando que Ciudadanos va a desenmascarar todas las mentiras de los independentistas. Para comenzar y aún sin Presidente en el Gobierno, ya toda España ha podido observar que, si utilizas el catalán en las Cortes para dar naturalidad y no para agredir, absolutamente nadie (quizá algún despistado del PP) critica el hecho de que se utilice dicha lengua en el hemiciclo y Albert Rivera lo hizo sin complejo alguno.

Rufián y los suyos creen que, por decir mil veces una mentira, se convertirá en verdad, pero lo cierto es que no es así. El propio Girauta, respondiendo a Pablo Iglesias en un tema similar, ya indicó que la única relación que él tiene con el franquismo es a su abuelo que estuvo encarcelado por esos mismos fascistas por luchar por sus ideas.

Pero Iglesias y Rufián estaban despistados ya que, como he dicho antes, el pasado miércoles sin ir más lejos, Sergio Sanz en el Parlament volvió a condenar el franquismo y de modo contundente, “Ante está moción volveremos a manifestar, como siempre hemos hecho, que condenamos el franquismo y cualquier forma de fascismo y tolitarismo”.

De verdad digo que relacionar al franquismo con Ciudadanos es la mayor aberración que hay en la política y la más desagradable de las patrañas que, como leyendas urbanas, recorren internet.

Hay otras formaciones, como Podemos o Esquerra, que consideran que la democracia española es una secuela de la Dictadura. Llegan a utilizar el término del posfranquismo para hablar del actual sistema democrático en el que vivimos y que, por más que digan, es la época de mayor libertad, bienestar y paz que hemos vivido en la historia de España. De ese rocambolesco pensamiento vendrá esa rareza de llamar franquistas a los más constitucionalistas.

Pero en el mundo real, en el de las personas sensatas, ser constitucionalista es todo lo contrario, es defender los derechos y las libertades de los españoles. Por eso, para los que defendemos las ideas de C’s, lo primero es la igualdad entre los españoles y la defensa a ultranza de que los ciudadanos son los dueños y soberanos del Estado.

Para los que hemos nacido en democracia, tener que condenar el franquismo es llamativo porque, como es obvio, el Dictador es alguien que no tenemos en mente por la sencilla razón de que no pertenecemos a la misma época. Aún así, Sergio Sanz volvió a condenarlo en nombre de Ciudadanos con un discurso claro y rotundo.

Eso sí, como leí por ahí, es paradójico que los que aclaman a un preso de ETA como Otegui y que lloraron la muerte de un Dictador como Chávez exijan a demócratas que condenemos una Dictadura. Por supuesto que lo hacemos. ¿Y ustedes? ¿Por qué no condenan los atentados de ETA o de Terra Lliure? ¿Por qué no condenan los crímenes de Venezuela?

En fin, volvamos al presente, volvamos a la democracia que imagino que es lo que todos queremos. Eso sí, para que haya democracia, hay que sentarse a negociar, tratar de llegar a acuerdos, firmas, pactos, cosa que hasta ahora muchos se niegan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s