La voz de los Ciudadanos

Ciertamente, estoy sorprendido de cómo los medios de comunicación y algunas personas han reaccionado al pacto del PSOE con Ciudadanos y lo estoy por varios factores. Primero, porque se crea que ambos partidos son incompatibles. Ciudadanos no es incompatible con nadie, salvo con los partidos que no respetan la Constitución y, aún con estos, es compatible, solamente que no en un gobierno pero sí para casos puntuales. Quien haya seguido la trayectoria de Ciudadanos en Catalunya durante estos diez años, sabe que el partido naranja ha votado en temas sociales muchas veces de lado de la CUP, de ERC o de ICV pues, como es natural, el bien de las personas está o debería estar muy por encima de la discrepancia entre las siglas.

Otra de las cosas que me sorprende es el hecho de que se dé mucha importancia al hecho de que Ciudadanos pueda o no perder votos en unas nuevas elecciones por tratar de formar gobierno. Albert Rivera ya dijo antes de las elecciones que no obstaculizaría la investidura de quien tratara de formar gobierno y, sí, dijo que de la fuerza más votada, así como también que con una abstención pero, como comprenderán, ni Albert Rivera ni su equipo, ni yo ni ustedes, podíamos prever que iban a sucederse cuestiones tan imprevisibles como que no se formase un gobierno entre dos, que los que suman no se iban ni a dar la mano y, mucho menos, que la fuerza más votada fuese a dar la espalda a Su Majestad el Rey y no tratase de formar gobierno.

Lo cierto es que, a mí, que C’s gane o pierda tres o cuatro diputados no es el tema que más me preocupa porque yo estoy tan satisfecho de que, por primera vez desde que tengo la oportunidad de votar, haya un partido que considero que representa lo que yo siento y pienso, que creo que el número de diputados que sea finalmente es lo de menos. Sé que mis palabras pueden sonar poco ambiciosas viniendo de un miembro de Ciudadanos, pero no lo son, todo lo contrario. Sólo ocurre que prefiero tener 40 diputados que sean mi voz, que 69 que no se saben lo que representa y que, en cada comunidad, acaban siendo una cosa, como ocurre con un partido de cuyo nombre no quiero acordarme.

Cuando hace un año Ciudadanos decidió implantarse en toda España, nuestro sueño era conseguir los diputados suficientes como para que los nacionalistas, que tanto daño han hecho a este país, no fueran decisivos, para que no tuvieran que formar parte del gobierno, para que PNV o Convergència no apoyaran una investidura a cambio de chantajear al Presidente de la nación. Sí, es cierto que las encuestas, el run-run, nos hicieron pensar que podíamos haber estado más arriba, pero lo cierto es que con 40 diputados y con la irrupción de Podemos, el tema de los nacionalismos debería haber quedado zanjado. Pero, claro, el partido de Pablo Iglesias ha necesitado, para obtener sus resultados, el apoyo de los que quieren romper el país y ahora les debe una.

Que ante la posibilidad que Compromís, Esquerra, etc. entraran al Gobierno, Ciudadanos ha reaccionado como es lógico tratando de impedirlo, pensando en las cuestiones que tiene en común con los socialistas y no en las que les separan, con el fin de que pueda haber un gobierno centrado y que no dependa de formaciones directa o indirectamente nacionalistas. Si eso le hace perder votos, que yo no lo creo, pues que los pierda, pero Ciudadanos es lo que es y representa lo que representa y no debería ajustar su ideología en función de lo que dé más votos.

En este tiempo de campaña, la cancioncita de ser la marca blanca del PP se ha hecho tan popular que muchos se la han creído, pero no es verdad, Ciudadanos no es un partido conservador y, como antes he dicho, si repasan su historia en Catalunya podrán dar fe de ello. De modo que los votantes del PP que quisieron castigar a su partido y creyeron que en C’s encontrarían políticas similares se equivocaron de partido.

Ciudadanos representa la centralidad y yo creo que en esa centralidad precisamente es donde está la mayoría de españoles. Pero, si no es así, el papel que le tocará a Ciudadanos será ayudar al país sin ser mayoría, sin gobernarlo aunque, como dije antes, millones de personas estarán representadas. Y, sí, obviamente no puede darnos igual perder apoyos, porque un partido sin apoyos se convierte en polvo, como le ha sucedido a UPyD, pero a pesar que desde algún medio malintencionado se haya tratado de comparar el desastre del partido magenta con C’s, cierto es que el proyecto de Rosa Díez nunca pasó de los 5 diputados, de modo que, por más que les pese a muchos que no quieren que las cosas cambien, que tengan muy en cuenta que Ciudadanos ha llegado para quedarse.

 

Fuente de la fotografía de portada: vozpopuli.com
Anuncios

One thought on “La voz de los Ciudadanos”

  1. Cuando Ciudadanos se creo en Cataluña la idea fundamental, o eso creímos muchos, era el respeto de los derechos individuales que se vulneraban continuamente en nombre del nacionalismo, su lema fue “Solo nos importan las personas”. Derechos tan importantes como la libre elección de lengua en las escuelas por parte de los padres. Parece ser que esto ya se les ha olvidado y vuelven a dejar en manos de las comunidades autonomas dicha decisión. No me molesta el pacto con el PSOE ni con ningún otro partido, esa era la idea desde el principio, me molesta que hayan abandonado sus principios

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s