Un Rey en Catalunya

El Rey, en su discurso del  Mobile World Congress en el Liceu de Barcelona, se expresó en catalán en una parte del mismo, del mismo modo que Carles Puigdemont lo hizo en castellano también en una parte. Eso es o debería ser normal. Es todo tan simple como el catalán también es español y el castellano también es el idioma de los catalanes.

Otras veces, he hablado en mi blog de los problemas lingüísticos de Catalunya y he podido observar que aún hay muchas personas fuera de estas tierras que no entienden que el catalán es un idioma a la altura de cualquier otro, que las lenguas no son más o menos importantes porque más o menos personas las hablen porque, obviamente, para todos la lengua más importante del mundo es la que sus padres les enseñaron.

El catalán no es un arma; una parte de los catalanes no lo utilizan para fastidiar al resto de los españoles ni para que no les entiendan, simplemente es el idioma que hablan en sus casas, el que les enseñaron sus padres, y no tiene nada que ver el hablarlo con ser independentista o nacionalista.

Hay personas que hablan catalán, que enseñaron catalán a sus hijos y que quizá hasta les cueste un poco expresarse en castellano, pero que se sienten tan españoles como muchos de los que estén leyendo estás líneas. Por eso, lo que hizo ayer el Rey Felipe VI es algo tan natural como ver a un español hablando en una de sus lenguas.

Esto de las lenguas es una batalla perdida. Sé que la mayoría de personas que me lean desde una autonomía donde solamente haya una lengua no va a entender lo que trato de expresar, no va a entender que defienda al mismo nivel la lengua catalana como la castellana pero, quieran o no, más patriota español es el que defiende todas las culturas de todos los pueblos de nuestra nación que los que, creyéndose patriotas, son únicamente nacionalistas castellanos y eso es algo que nuestro Rey, el primero de los españoles, lo entiende perfectamente.

Los independentistas, los que quieren romper nuestro país, los que quieren hacer de España la Yugoslavia de este siglo, utilizan la cultura, el idioma como reivindicación de su desleal cruzada. Los que no lo somos, los que luchamos por la igualdad entre los españoles, los que queremos que la soberanía esté en los ciudadanos y no en los territorios, no podemos caer en el error de aceptar que las distintas culturas e idiomas de nuestro país sean sinónimos de luchas internas.

Y lo digo porque sé de lo que hablo. Yo también en su momento dije aquello de “si ellos no hablan en castellano, yo no hablo en catalán”, pero después me di cuenta de que estaba equivocado, que las costumbres catalanas son parte de la españolidad tanto como las de cualquier otra comunidad autónoma y que, si nos portamos como los nacionalistas, les estamos haciendo el juego y dando la razón.

De modo que agradezco al monarca sus palabras en catalán. Me gustaría que eso se viese con total normalidad, del mismo modo que también se debería ver con naturalidad que Puigdemont lo hiciese en castellano ya que, entre otras cosas, no hay que olvidar que la lengua de Cervantes es la mayoritaria lengua materna entre los catalanes.

 

Fuente de la fotografía de portada: elpais.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s