Hay esperanza de acabar con la corrupción

Los miembros de Ciudadanos, con Albert Rivera a la cabeza, repitieron una y otra vez que permitir la gobernabilidad a la fuerza más votada, como se hizo entre otros en Andalucía y Madrid, no era un cheque en blanco para PSOE y PP sino, todo lo contrario, pues Ciudadanos pondría la lupa en todos y cada uno de los asuntos y sería el más firme en la oposición.

En España, aún no estamos acostumbrados a este tipo de políticas de pactos y acuerdos concretos y muchos entendieron, cuando no es así, que Ciudadanos gobernaría junto al partido socialista de los ERE y los populares de la Púnica.

En estas comunidades, como en otras, Ciudadanos ha votado unas veces con el gobierno y otras en contra, siempre según su criterio y, a diferencia de otros partidos que se hacen llamar nueva política, el partido naranja no ha querido ni sillas ni cargos.

Esta segunda transición debe ser la que acabe con las impunidades, la que acabe con los que se parapetan tras su aforamiento y, sobre todo, la que acabe con la corrupción y la política de amiguetes.

Rivera y los suyos ya informaron de que, en el caso de que hubiera algún imputado de estos partidos, éste tendría que dimitir si querían que el apoyo siguiese vigente. C’s no ha entrado en la política nacional para tapar corruptelas pero sí consiguió la comparecencia en la comisión de investigación de Esperanza Aguirre en Madrid, así como también en la de Susana Díaz en Andalucía.

La primera de ellas, solamente 48 horas después de su comparecencia, presentó su dimisión. De modo que se demuestra que estas comisiones sirven y mucho. Los partidos tradicionales deben entender que los tiempos están cambiando y que deben adaptarse a la época actual y en ella no debe haber ni el más mínimo hueco a la corrupción.

Ha llegado el momento en el que, de una vez por todas, el que la haga la pague, sea del partido que sea. Si las propias formaciones políticas ayudasen, se acabaría con esto rápidamente. Las partidos no pueden ser cómplices y no deben olvidar que, no sólo la corrupción es uno de los grandes problemas de nuestro país, sino que también lo es la desconfianza en la clase política y eso solamente se soluciona luchando radicalmente contra los abusos de ciertos políticos.

Yo siempre he sido partidario de que, mientras más partidos con más tendencias y pensamientos diferentes haya, mejor será para todos. Creo que todos los partidos tienen su sitio pero, eso sí, siempre que estén libres de esta plaga de corruptos que manchan las siglas.

Estoy convencido de que en las bases de las formaciones hay personas buenas y honradas que no merecen que ciertos personajes pongan en entredicho sus ideas, pero me temo que, a día de hoy y hasta que los partidos tradicionales no se den cuenta de que no deben tapar sus manzanas podridas, estos no podrán reverdecer laureles.

Aunque en otros partidos se haya perdido la Esperanza, en Ciudadanos ocurre todo lo contrario; creemos que debemos seguir luchando para que los que se han llenado los bolsillos con las sacas del Estado dejen de hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s