Como el perro del hortelano

La comedia de Lope de Vega, “El perro del hortelano”, popularizó para siempre la expresión que dice “El perro del hortelano no come ni deja comer”. La frase podría valer para Rajoy, Sánchez y sus conversaciones que solamente sirven para que el uno niegue la posibilidad de formar gobierno al otro.

Yo siempre he pensado que la fuerza política con más votos debe intentar formar gobierno y también que las demás fuerzas deben hacer por ayudar a la formación de ese gobierno dentro de lo posible.

Mariano Rajoy renunció ante Felipe VI a la investidura. Se excusó en que no tenía apoyos suficientes y, sí, posiblemente no sólo no los tenía, sino que no los iba a poder conseguir, pero eso no quita que el deber de un gran político deba ser el de enfrentarse a las adversidades. ¿Qué tenía que perder? Absolutamente nada pues, si el Congreso de los Diputados le decía no y no se conseguía acuerdo, comenzaría a contar el tiempo para iniciar una nueva legislatura.

Sin embargo, renunció a hacerlo, que a mi parecer no sólo es una falta de respeto al Jefe del Estado, sino que también cedió el paso al líder socialista Pedro Sánchez quien, aunque muchos lo olviden o quieran olvidar, fue designado por el monarca para formar gobierno y es lo que está tratando de hacer.

Sin embargo, en estos últimos días, Mariano Rajoy se ha comportado como si él fuese el candidato, sin más discurso que el de ser la fuerza más votada. Y, sí, lo es, pero eso no basta para gobernar y eso es algo que Rajoy parece que quiere obviar.

¿Es mejor un gobierno de PSOE-Podemos y los independentistas? Obviamente, no. Sánchez ni puede ni debe, ni sería bueno ni para él ni para el país, pactar con quiere romperlo, pero cierto es que, como dijo el portavoz de Ciudadanos Juan Carlos Girauta, la historia juzgará que fue Rajoy quien permitió la posibilidad de este pacto entre PSOE, la ultra izquierda y los separatistas.

El aún Presidente en Funciones sólo le queda ya la posibilidad de ir a unas nuevas elecciones, en las que seguramente volverá a ser la fuerza más votada, pero en las que también tiene más que difícil poder formar gobierno ya que los casos de corrupción están asolando al PP y no parece que vaya a tener el apoyo de al menos dos partidos para gobernar.

No sé qué va a ofrecer el Partido Popular a las otras fuerzas, más allá de recordar que es la fuerza más votada, pero eso no es suficiente y por más que se enroque Mariano Rajoy, el resto del Partido Popular e incluso sus votantes, tienen más que difícil poder llegar a gobernar.

El panorama político español está rozando el esperpento como leí ayer a un tuitero que decía”A veces tengo ganas de ir a nuevas elecciones, pero después veo a Rajoy y a Sánchez y se me pasa”. Y, sí, ese es el gran problema pues lo cierto es que, por difícil que parezca, hay que intentar llegar a un acuerdo como sea. Sigo pensando que hay que mirar más por el país que por las siglas y que, si no se llega a un acuerdo, será un fracaso de nuestros políticos.

Sabemos que, si finalmente hay gobierno, difícilmente será un legislatura completa, de modo que la idea de un gobierno de transición que sirva para llegar a acuerdos en materias de corrupción y cambiar la ley electoral debe ser prioritario.

Quizá unas elecciones en un par de años, donde todos los votos valgan lo mismo y donde las listas estén exentas de corruptos, nos darían un escenario mucho más sencillo para todos.

 

Fuente de la fotografía de portada: tiempodehoy.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s