Banda Organizada

Imagino que, cuando aún y tras casi cuarenta años de democracia en España la mayoría de partidos siguen confiando que la honestidad de los miembros de su formación sea toda su lucha contra la corrupción, será porque no les va mal así. De hecho, creo que para los simpatizantes y votantes aún sigue siendo primordial la honestidad que se les supone a los suyos.

Como la política en España se sigue viendo aún de modo guerracivilista por unos y otros, todavía gran parte del electorado cree que los suyos son los buenos y los otros los malos y que, si hay un caso de corrupción en el partido propio, se trata de una oveja descarriada aunque, obviamente, no es así pues en ciertas agrupaciones locales, provinciales o autonómicas de ciertos partidos, la corrupción ha sido institucional y, por más que muchos aún no lo entiendan, este tipo de corrupción es mucho más grave que un caso aislado.

Trataré de explicarme. Si un alcalde del partido “X” aprovecha su cargo para llevarse el dinero de los contribuyentes, el delito recae en esa persona a la que, si la lógica imperase, su propio partido debería denunciarle y cesarle en el caso de tener la más mínima duda de su honestidad. A día de hoy, eso prácticamente sólo lo está haciendo Ciudadanos, que no sólo expulsa por temas de corrupción, sino también por subirse el sueldo o cualquier otra cuestión que vaya contra la carta ética que debieron firmar todos los que estuvieron en las listas del partido. Y, fíjense ustedes, que algo tan bueno como que el partido naranja persiga a los propios miembros de su partido que han entrado en política a llevarse lo que no es suyo y no a servir al pueblo yo creo que no es lo suficientemente entendido por muchos ciudadanos que verán un caso de corrupción o de subida de sueldo como cualquier otro y quizá no comprendan la importancia de que el partido luche contra ello.

La lacra de España está siendo la corrupción institucional, cuyos casos más llamativos se han llevado en autonomías donde el mismo partido ha gobernado mucho tiempo, llámese la Catalunya de Convèrgencia, el PP de Valencia o el PSOE de Andalucía. En estos casos, hay una estructura de partido que desde los comités centrales no se combate.

El caso del PP en Valencia es flagrante. Cuando todo hacía ver que la corrupción había estado presente de forma extensa, los dirigentes del partido no sólo no apartaron a las personas que estaban en entre dicho, sino que se les colocó, como en el caso de Rita Barberá, en el Senado para que, de este modo, no perdiesen el aforamiento.

Para más inri, Barberá formará parte como suplente de la Diputación Permanente del Senado, que es el que da continuidad al Parlamento entre periodos de sesiones y legislaturas. Está compuesto por 35 miembros que conservan la condición de senadores, aún después de expirado su mandato o disuelta la Cámara, es decir, que Barberá seguirá aforada aunque haya nuevas elecciones.

Casos como éste son lo que no se puede permitir. Aceptando que Barberá no haya sido juzgada, aunque quepa la posibilidad que lo sea, si el Partido Popular la protege, no hay forma de que no veamos esto como lo que es, la evidencia de que la dirección está tratando de protegerla. Y eso nos hace pensar si, tal y como dijo Jordi Pujol, “si se mueve el árbol, caerán muchas ramas”. ¿Temen desde la cúpula de la Calle Génova que Barberá hable?

El pueblo español necesita volver a confiar en la clase política y eso no va a ser posible si los partidos que están envueltos en corrupción no cortan por lo sano. Por más que dijera el Presidente en funciones Mariano Rajoy que no iba a pasar ni una más, esas palabras caerán en saco roto si después se hacen cosas como mantener que la exalcaldesa de Valencia siga protegida por el aforamiento.

Las bases del PP y sus simpatizantes están comenzando a hartarse de casos como éste, a nadie se le escapa que formar parte como suplente de la Diputación Permanente del Senado es algo así como la forma (en diferido) de decirle “Rita sé fuerte”.

Rizando el rizo, anoche las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado entraban en la sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid… Estaremos atentos a lo que sucede.

Fuente de la fotografía de portada: www.pp.es

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s