El independentismo catalán compró al Primer Ministro de Letonia

Cada día que pasa, hay nuevas noticias de la mafia catalana. Como si no tuviéramos bastante con el 3%, el caso Palau, las sedes de Convergència embargadas o con todos los miembros del clan Pujol en los juzgados, ahora nos enteramos de que se dieron 6 millones de euros al Primer Ministro de Letonia para que hablara a favor de la independencia de Catalunya, según un informe de la Policía al que ha tenido acceso INTERVIU.

Hace más de dos años, Valdis Dombrovskis, en aquel entonces Primer Ministro de Letonia, realizó unas sorprendentes declaraciones en las que afirmaba que el movimiento independentistas catalán tenía “un mensaje muy poderoso” y era “necesario prestarle atención”. Señaló incluso que “si hay legitimidad en el proceso, ¿por qué no apoyarlo?”. Ahora sabemos el porqué de esas declaraciones y la verdad es que no me sorprende, de hecho, creo que aparecerán más asuntos como éste con el tiempo. La independencia de Catalunya no es más que un intento desesperado de los Pujol, los Mas y muchos miembros de la burguesía catalana que se han aprovechado de las instituciones para enriquecerse y guardar el dinero en paraísos fiscales. Un delito tan flagrante que la única posibilidad de salvarse es hacer un nuevo país con Jueces, Policías y Periodistas puestos por el régimen.

Pujol, Mas y sus amigos, que fueron monárquicos, después franquistas, más tarde catalanistas y ahora independentistas, están acostumbrados a tener siempre trato de favor y beneplácito de los poderosos para poder campar a sus anchas. Y, además, con el beneplácito de todos los grupos políticos ya que todos los dirige la oligarquía catalana.

Por eso, Pasqual Maragall conocía el 3% y no lo denunció; por eso, Jordi Pujol dijo que no movieran el árbol porque, sino, caerían todas las manzanas pero también las ramas y los nidos.

En Catalunya, el crecimiento de Ciudadanos ha sido clave para que se comiencen a poner nerviosos, un partido sin mochilas del pasado, que no pertenece a la oligarquía y que no tiene ningún miedo a, como se ha hecho en el Parlament, realizar una moción para que los diputados pierdan el aforamiento, es decir, que puedan ser juzgados como cualquier otra persona.

Sobre los aforamientos, hay mucho debate. En mi opinión, en el año 2016 en el que estamos, no hay motivo alguno para que haya aforados, siendo solamente el Jefe del Estado quien debería gozar de ese privilegio.

La condición de aforado persigue dos objetivos: por un lado, que la labor de los altos cargos no sea lastrada por maniobras políticas; y, por otro, que los tribunales ordinarios no sufran presiones al juzgar a poderosos. Esto viene de la época de la Transición en la que aún se desconfiaba de la Policía y la Guardia Civil, que habían jurado el cargo al franquismo y que se temía que pudieran perseguir de forma partidista a los miembros de la izquierda.

Hoy en día, obviamente, no es así y probablemente ha llegado el momento en el que los aforamientos deberían acabar. Pero mucho me temo que los partidos independentistas no van a permitirlo y aprovecharán su mayoría parlamentaria para que, irónicamente, las leyes españolas les protejan.

La Catalunya independentista es un pozo de corrupción, un clan mafioso en el que se han intentado lavar cerebros y comprar apoyos. Pero eso no les va a eximir de cumplir con la justicia cuando llegue el momento y el círculo parece que se está estrechando.

 

Fuente de la fotografía de portada: cataloniatoday.cat
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s