In Maduro

La comedia romántica nunca falla en taquilla, ya saben, chico conoce chica, chico pierde chica, chico recupera chica y, mientras salen los créditos, se ve a la pareja feliz en un coche rojo que se aleja en una carretera recta y larga que se pierde en el horizonte.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están ahora en ese momento de la película en el que el amor se recupera y los enamorados se olvidan de todo lo malo que ha ocurrido en los últimos días. ¿Que tú me llamaste populista bolivariano?Qué más da, también yo dije que no entraría en un gobierno que no estuviese liderado por Podemos y, mira, ahora quiero ser Vicepresidente. Pero ya se sabe que en las peleas de enamorados se dicen cosas que no se piensan y, al final, lo bonito es la reconciliación. THE END.

Pablo Iglesias se quitó la máscara ayer, si es que no lo había hecho ya antes. No quiere reformar la política, sino adaptarla a su modo de pensar. Quiere hacer juegos electorales, no para formar un Gobierno, sino para forzarlo.

No solamente quiere elegir al Presidente, sino también al Vice y poner a los Ministros, entre ellos uno de Comú en Podem para defender el referendúm en Catalunya y que acabaría con el derecho constitucional que dice que todos los españoles tienen los mismos derechos y deberes y que son iguales ante la Ley.

Después, el mismo Iglesias ha llamado a Alberto Garzón para decirle que, con sus dos diputados, se ha ganado el derecho a ser Ministro también. Casi nada. De este modo, Iglesias queda como que quiere que toda la izquierda esté representada, cuando la realidad es que lo que busca sumando a IU es sumar más votos que PP + Ciudadanos y siempre poder decir que lo ha querido la mayoría del pueblo.

“La posibilidad de que Sánchez sea presidente es una sonrisa del destino que podría agradecer” ha sentenciado Iglesias con total desfachatez y mientras plantea un golpe contra el Estado que necesitará de la complicidad de los independentistas para llevarse a cabo.

Pedro Sánchez ha quedado en hablar después de que Rajoy intente formar gobierno, cosa que sabe que es imposible, que el PP no va a tener previsiblemente más votos a favor que los de sus 123 diputados y eso no les va a valer ni en primera ni en segunda votación.

Después, llegará el turno del PSOE y esperemos que, por entonces, el lado sensato del PSOE ya haya sacado de la cabeza de Pedro Sánchez la idea de vender España a la suma de Podemos con los separatistas, que los socialistas de Extremadura y Andalucía, cuyos líderes se han mostrado tan contrarios al pacto con los morados, les recuerden que 27 de los 90 escaños socialistas les pertenecen a ellos y que, sin ellos, las cuentas no salen.

Si no es así y finalmente hay un gobierno PSOE-Podemos-IU con la ayuda de los nacionalistas, no le veo yo largo recorrido pero sobretodo porque, como todos sabemos, el plan de Podemos es acabar con los socialistas y formar un nuevo bipartidismo junto a Partido Popular.

Como siempre digo, que Pablo Iglesias mintiera, que tratara de engañar a los posibles votantes, que advirtiese que Rivera sería vicepresidente de Rajoy, cuando era lo que tenía pensado para él, no hará perder votos a Podemos para unas siguientes elecciones porque los votantes de Podemos no están engañados, son y defienden lo mismo que es y defiende su líder. Pero sí es cierto que habrá una minoría que se sientan engañados, que verdaderamente se den cuenta de que Iglesias se ha reído en sus caras. Por estas personas y sólo por ellas, sí me gustaría que hubiese unas nuevas elecciones para que pudieran decirle a Iglesias “ya no confíamos en ti”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s