La historia intermibable

Como en el libro de Michael Ende, la política española es una historia interminable que no nos da un momento de respiro y, quien dice un momento dice unos meses, sin elecciones y es que el panorama que se nos presenta en 2016 con las posibles repeticiones de elecciones catalanas y Generales empieza a hastiar a la población.

En algunos medios de comunicación, comienzan a hablar de segunda vuelta y casi todos apuntan a quién beneficiará o perjudicará estas posibles elecciones. Yo sigo pensando que es demasiado pronto para hablar de esas cosas, por más obvias que parezca, porque también todo el mundo tenía claro que la CUP investiría rápidamente a Mas y, de momento, no lo ha hecho.

A día de hoy, creo que es más interesante saber si verdaderamente hay nuevas elecciones que novedades pueda haber. ¿Habrá nuevas coaliciones? ¿Nuevos candidatos? En Catalunya la primera incógnita es saber si se repetirá la fórmula de Junts pel Sí, lo cual todos parecemos tener claro que no la habrá. Primero, porque era una formación para ganar por mayoría y ha fracasado; después, porque la tendencia lleva a pensar que ERC tiene ventaja sobre Convergència en el voto independentista, de modo que Junqueras y los suyos no deben de estar muy por la labor.

Aunque eso también tiene doble lectura ya que, a pesar de que yo también opine que Esquerra estaría en la “Pole Position” para ser la fuerza más votada en Catalunya, no es menos cierto que, como explicamos el otro día, al ir separados y debido a la Ley d´Hont, en unas elecciones clonadas a las de septiembre, ERC y CDC por separado obtendrían alrededor de 16 escaños menos, aún y con el mismo total de votos de los que consiguió Junts pel Sí. De modo que, a groso modo, podríamos decir que, sin la unión de estos partidos, sería prácticamente imposible una mayoría independentista en el Parlament, aunque tampoco lo han conseguido de esta manera, de modo que el único motivo lógico para revivir Junts pel Sí sería pensar que verdaderamente la mitad de los miembros de la CUP quisieran independencia por encima de todo y votaran esta vez a la coalición de Mas y Junqueras. Eso sí, esta coalición sería muy arriesgada ya que debería tener mayoría absoluta para poder gobernar, al menos si va Mas a la cabeza como es su propósito.

De modo que esa es la primera incógnita que habrá que resolver. Después estará saber si la CUP (en caso de que no haya ruptura) buscará asociación con En Comú o, si bien, el partido de Colau tratará de unirse a Catalunya Sí que es Pot, aunque quizá (o seguro) con otro nombre. Sea como sea, se antoja muy complicado que esta lista la liderase de nuevo Lluís Franco Rabell quien en principio se antoja como el único cambio de cabezas de listas de los partidos con representación, salvo el ya sabido de la CUP, tras la renuncia de Antonio Baños y quien, presumiblemente, liderará Anna Gabriel si finalmente permiten a los miembros de la CUP volver a presentarse ya que, si leemos la letra pequeña de las normativas del partido, sus integrantes solamente pueden estar en una legislatura y, de haber otras elecciones, comenzará otra en marzo.

En Ciudadanos y PSC parece claro que Arrimadas e Iceta seguirán a la cabeza y también se presupone que repetirá Albiol en el PP, si bien el intento de un líder duro para los populares no tuvo un excesivo resultado el pasado 27-s y la figura de Andrea Levy cada vez crece más. También sería interesante saber si Unió tratará de recoger descontentos de CDC y si Durán i Lleida estará al frente.

En el panorama de las Elecciones Generales, sin embargo, no se prevee tanto cambio. En el PSOE es el único lugar donde parece haber lucha de tronos. Parece complicado que, de repetirse elecciones, Pedro Sánchez sea nuevamente candidato, quizá por eso continúa a día de hoy agarrado al sillón, después de haber tenido los peores resultados de la historia de su partido desde la muerte del Dictador.

A día de hoy, Sánchez dice que no se abstendrá para que gobierne el PP, pero que tampoco aceptará pactar con Podemos si éste mantiene la línea roja del referéndum en Catalunya, aunque las dificultades no acabarían ahí ya que, si Iglesias cediera en ese término, no podría contar con los votos a favor de En Comú. De modo que todo es un galimatías, una historia interminable que es apasionante, pero agotadora a la vez y que esperemos que la esperanza sea superior al hastío de los ciudadanos.

 

Fuente de la fotografía de portada: libertaddigital.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s