2015 el año de la República Bananera de Catalunya

El 2015 será recordado como el año en el que un grupo de políticos irresponsables y traidores con la Ley, la Constitución y el Estatut declararon que mi tierra Catalunya iniciaba su camino en república bananera.

Un año institucionalmente perdido, en el que no ha mejorado ni el paro ni la sanidad ni la cultura… y en el que únicamente han subido los casos de corrupción.

El año en el que todos (si es que nos quedaba alguna duda) nos hemos cerciorado de que el independentismo del señor Artur Mas es solamente una cortina para tapar la corrupción de su partido, una corrupción familiar e institucional que viene desde los primeros días del Pujolismo.

El año acaba con los miembros de la CUP, un partido supuestamente antisistema pero que participa del sistema, sobre todo para pararlo, para no dejar que Catalunya tenga por fin un gobierno.

La CUP sabe que Mas no es independentista, que todo esto es una farsa y está dividida entre hacer ver que no se dan cuentan y conseguir su anhelo independentista y, pir otro lado, ser sinceros con ellos mismos y con todos los catalanes y no investir a Mas, porque saben que hacerlo sería ser cómplices del partido de la burguesía catalana y de su plan para tapar la corrupción.

Veremos qué nos depara el 2016, si al final la CUP se decide entre Mas o Març (Marzo) y, a partir de ahí, veremos qué posibilidades hay. A día de hoy, yo creo que todos quieren nuevas elecciones. La CUP porque desea salir ya de este entuerto; Catalunya Sí que es Pot porque, dados los últimos resultados de Podemos, ven la posibilidad de subir y ser una alternativa; PP y PSOE porque, dados los malos resultados, no tienen mucho que perder; Ciudadanos porque podría ser primera fuerza de repetirse los resultados de autonómicas y si Convergència y ERC van por separado; los republicanos porque se ven por delante del partido de Mas y, probablemente, primera fuerza; y Convergència porque, por fin, podría salir de este callejón sin salida.

Porque si ocurre lo contrario, si Artur Mas es investido, entraremos en una vía sin retorno que no nos va a llevar a la independencia, porque independencia no va a haber, entre otras muchas cosas porque el pueblo catalán ya ha dicho por activa y por pasiva que no la quiere. Pero sí seguiríamos con un gobierno que no gobernaría, con pleitos y juicios, que quién sabe cómo acabarían.

Lo único que sabemos es que el plan secesionista que acabaría en 18 meses con un referéndum sobre la independencia no existe nada más que en la mente de Artur Mas y los que le siguen ciegamente.

De modo que solamente nos quedaría por ver dónde acaba la obstinación de Mas y Junqueras o… ¿verdaderamente van a forzar que los Mossos d’Esquadra les detengan por alta traición e intento de golpe de Estado?

Hoy acaba el año de la República Bananera de Catalunya. Esperemos que el 2016 sea el año de la vuelta a la normalidad, porque no quiero ni imaginarme lo que sería otro año de desgobierno en el que los políticos separatistas, en lugar de gobernar, solamente se dedicasen a enfrentar a los catalanes y en el que la Generalitat, en lugar de destinar el dinero a sanidad o educación, lo siguiese dedicando a poner embajadas catalanas, manifestaciones y financiar entidades y medios de comunicación para que promuevan el odio a España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s