3 millones y medio de gracias

3 millones y medio de gracias. Si un año antes de la implantación nacional de Ciudadanos me hubieran dicho que más de 3 millones de personas iban a confiar en nuestro partido, no lo hubiera creído. Es un gran éxito para un partido que surgió de un movimiento de la sociedad civil de Barcelona alcanzar este número de votantes en toda España.

Hace un año, Albert Rivera trató de realizar un gran partido de centro junto a UPyD, pero el personalismo de Rosa Díez lo llevó al traste. Hoy Ciudadanos es un gran partido de centro con los mejores resultados en este espacio del electorado desde la victoria de UCD en 1979, mientras que, por lo contrario, UPyD ha desaparecido del mapa.

Otro gran éxito ha sido superar a una formación histórica como Izquierda Unida, heredera del Partido Comunista y que había sido la tercera fuerza histórica en nuestro país.

Como decía ayer, sabíamos que Ciudadanos había aprobado el examen, como así ha sido, pero no hemos conseguido sacar nota. Podemos ha conseguido superarnos, con sus mareas, con sus uniones con partidos nacionalistas y con su NO-DO particular que es la Sexta.

A mi parecer, no es algo preocupante pues sabemos que Ciudadanos es un partido que ha llegado para quedarse, mientras que el partido de Pablo Iglesias solamente es una operación de marketing que ha sabido aprovecharse de la rabia y del descontento para conseguir votos.

La diferencia entre las dos nuevas fuerzas es que, mientras Ciudadanos tiene un proyecto para España y para toda una generación, Podemos solamente es la reacción de una parte de la sociedad contra la mala gestión de los partidos antiguos; dicho de otro modo, mientras que los votantes de C’s creen en su partido, los de Podemos son personas que castigan a otras formaciones políticas.

Verdaderamente, ha sido una pena no acabar con el bipartidismo, podría haber sido más fácil sin las malas artes de Podemos contra Ciudadanos, sin las acusaciones de Monedero, sin los escraches, sin ese empeño en querer hacer que la gente creyera que era una marca blanca del PP.

Aún así, hay que valorar el hecho de que los votos al Partido Popular y Partido Socialista hayan bajado de modo tan drástico. Insuficiente para muchos pero, verdaderamente, ¿quién podía creer hace un par de años que esto podía pasar? Estas elecciones son el principio del fin del bipartidismo y eso lo saben tanto populares como socialistas.

Ojalá de aquí a cuatro años aparezcan otras fuerzas, porque eso sería muy bueno para la democracia. Porque lo más importante es que todas las visiones de Estado de los ciudadanos estén representadas equitativamente y, para que eso sea así, no puede haber sólo dos fuerzas con capacidad de ganar unas elecciones y, probablemente, tampoco cuatro.

Ahora cabe mirar al futuro, hacer oposición y seguir fieles a nuestros principios. Sabemos que España puede y debe ser gobernada desde el centro, sabemos que podemos colaborar con todo partido que respete la Constitución y la soberanía nacional del pueblo.

Ciudadanos no debe cambiar el discurso, no debe cambiar las formas, debe seguir explicando su proyecto y no criticando al adversario, llevando hasta el final la máxima de que los que no piensan como nosotros no son nuestros enemigos, sino nuestros compatriotas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s