Ciudadanos contra el síndrome de Estocolmo

El 23 de agosto de 1973, Jan Erik Olsson intentó asaltar el Banco de Crédito de Estocolmo en Suecia. Tras verse acorralado, tomó de rehenes a cuatro empleados del banco, tres mujeres y un hombre. Entre sus exigencias, estaba que le trajeran a Clark Olofsson, un criminal que en ese momento cumplía una condena. A pesar de las amenazas contra su vida, incluso cuando fueron obligados a ponerse de pie con sogas alrededor de sus cuellos, los rehenes terminaron protegiendo al raptor para evitar que fueran atacados por la policía.

Durante su cautiverio, una de las rehenes afirmó “No me asusta Clark ni su compañero; me asusta la policía” y, tras su liberación, Kristin Enmark, otra de las rehenes, declaró “Confío plenamente en él, viajaría por todo el mundo con él”. El psiquiatra Nils Bejerot, asesor de la policía sueca durante el asalto, acuñó el término de Síndrome de Estocolmo para referirse a la reacción de los rehenes ante su cautiverio.

Pues eso es parecido a lo que pasa en la política española, sólo el Síndrome de Estocolmo, sólo ese mal que hace que los secuestrados defiendan a quienes les secuestran, a los que se han aprovechado de nuestra buena fe para llevarse nuestros ahorros, de los que se han envuelto en casos de corrupción, puede hacer que Ciudadanos no gane en las elecciones. Dependerá de si nuestros compatriotas logran librarse de ese mal, de esa losa que están siendo para nuestro país PP y PSOE, miembros del bipartidismo que han ido repartiéndose el poder en nuestro país, tapándose las vergüenzas y las corruptelas.

El PP y el PSOE, partidos que tienen a sus expresidentes asesorando empresas a las que beneficiaron cuando eran los máximos responsables de la política nacional. Formaciones que han actuado de modo muy similar y que ahora, ante la posibilidad de que Ciudadanos les venza en las urnas, han unido de nuevo sus fuerzas. Unos poniendo al partido de Albert Rivera a la izquierda y otros a la derecha para eternizar la batalla entre rojos y azules que tanto les beneficia.

Desde el Partido Popular tratan de hacer ver que Ciudadanos tiene un pacto con PSOE y Podemos para desbancar al partido de la gaviota, mientras que Pedro Sánchez, quien hasta hace poco decía sentirse más cercano a C’s que a Podemos, repite ahora como un mantra la palabra derecha para referirse a Ciudadanos.

España avanzará, se equiparará a los países de Europa que tanto admiramos, cuando nos demos cuenta de que no todo es blanco y negro ni rojo y azul, cuando verdaderamente nos demos cuenta de que el lastre que llevamos desde la Guerra Civil es lo que no nos deja avanzar, lo que nos hace no crecer, y todo por ese mal, por ese Síndrome de Estocolmo que aún existe en algunos puntos de España.

Ciudadanos propone ideas del siglo XXI, pero esas ideas no podrán realizarse si no abandonamos antes las mochilas cargadas con conflictos del pasado. Esta generación no tiene que rendir cuentas ni situarse en esos antiguos bandos.

La idea de las dos Españas ha muerto, por más que PP y PSOE quieran mantenerla viva artificialmente. Y no es que debamos olvidar lo pasado, sino que tenemos que tener un gran respeto por los que vivieron la Guerra Civil y la Dictadura pero, aún así, no podemos condicionar nuestro futuro al pasado.

La etapa que va desde la Transición hasta nuestros días es la de mayor paz y libertad de la historia de nuestro país. Pero ha llegado el momento de dar un nuevo giro, de avanzar, y ese paso adelante se da cambiando los mandatarios y no la Constitución porque, ¿qué párrafo de la Carta Magna hay que cambiar para acabar con al corrupción? ¿Y con el paro? ¿Y con los desahucios? Ninguno de estos problemas se soluciona borrando o añadiendo un artículo de la Constitución.

Ha llegado el momento de dejar de ser súbditos y comenzar a ser ciudadanos. Lo tenemos en nuestra mano, en nuestro voto. Ha llegado el momento de dejar de pensar en lo que nos va a pasar mañana y comenzar a hacerlo con lo qué vamos a hacer a partir de mañana y quien dice mañana dice 20 de diciembre, día en el que debemos dejar atrás el Síndrome de Estocolmo y conseguir que la ilusión venza al miedo.

 

Fuente de la fotografía de portada: publico.es
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s