Con la ilusión de un niño

No creo que pueda haber un eslogan mejor para la candidatura de Albert Rivera a la presidencia del gobierno que ese: “Con ilusión”. Porque, después de la crisis económica y el descrédito de la política en estas elecciones, solamente habrá dos bandos, los de la vieja política que harán la campaña del miedo y los de la nueva política que harán la campaña de la ilusión.

En Ciudadanos, el camino siempre ha sido el de la ilusión, el de la ilusión y el de perseguir y conseguir cotas que parecían imposibles. De modo que, además de ilusión, ha habido tenacidad en toda esta lucha que desde 2006 tiene Ciudadanos. Primero, consiguió entrar en el Parlament con 3 escaños, cuando absolutamente ninguna encuesta le daba ni uno solo.

Al finalizar aquella legislatura, Artur Mas se despidió de Albert Rivera con ironía pronosticando que C’s no volvería a tener representación. Sin embargo, Rivera tuvo que recordarle que seguían allí. Ciudadanos no sólo aguantó sino que, dos años después, triplicó sus escaños y alcanzó los 9.

Fue entonces cuando el movimiento ciudadano llevó la ilusión al reto del país y en unas europeas en la que tampoco le daban representación las encuestas, entró con 2 eurodiputados obteniendo casi medio millón de votos.

Pronto la ilusión fue tan grande que en las encuestas había alrededor de un 6% de personas que ya pensaban votar a Ciudadanos cuando el partido aún no había decidido presentarse a las Generales. Esa ilusión hizo que pudiera por menos que estar en todas las autonomías y un buen comienzo fue en las andaluzas donde, todos a una, apoyó a Andalucía sacando, a pesar de su pronta implantación, 9 escaños y 370.000 votos y siendo pieza clave a la hora de apoyar la investidura del partido ganador a cambio de que estos hiciesen entregar sus actas a los imputados por corrupción, entre otras medidas.

En las municipales de mayo de 2015, el partido que preside Albert Rivera ya era tercera fuerza nacional con 1.527 concejales, superando a Izquierda Unida y casi haciendo desaparecer a UPyD que, meses antes, no había querido formar coalición con el partido naranja. Un millón y medio de personas votan ya a Ciudadanos, a pesar de que no presenta listas en todas las poblaciones. De las 13 autonomías en las que hay elecciones autonómicas, obtiene representación en 10 consiguiendo 56 escaños y haciéndose imprescindible en La Rioja, Madrid y Murcia.

Después, algo más difícil todavía, Ciudadanos encara las elecciones en Catalunya ya sin Albert Rivera. Sin embargo, Inés Arrimadas se destapa como una líder sólida y C’s se sitúa como primera fuerza constitucionalista en la tierra donde nació, superando a PSOE, PP y Podemos y consiguiendo 25 escaños y 736.000 votos.

Albert Rivera es considerado en las encuestas el político más valorado de España y Ciudadanos supera en las misma primero a Podemos y después al PSOE. Y todo esto con trabajo e ilusión. Pero no nos conformamos, no nos podemos conformar con esto, así que seguiremos luchando ahora en las generales por el cambio, para que haya una segunda transición, para que España dé un salto que le iguale a otros países de Europa.

Por todo ello, con ilusión, con la ilusión de un niño para que Albert sea el presidente del gobierno que los españoles merecemos.

con ilusión ciudadanoadrian

Anuncios

One thought on “Con la ilusión de un niño”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s