Un nuevo ataque a la democracia española

El Parlament ha convocado una junta de portavoces ordinaria para este martes sin que el PP esté constituido como grupo y, por lo tanto, no haya designado oficialmente un portavoz parlamentario. Los portavoces del resto de grupos han sido informados este mismo lunes de la celebración del encuentro y, según ha informado la Cámara catalana en una nota, la presidenta de la institución, Carme Forcadell, tiene previsto remitir una carta a los diputados del PP solicitándoles que designen un representante para asistir a la reunión.

Que el PP todavía no se haya constituido como grupo ha bloqueado la tramitación de la propuesta de resolución independentista presentada por Junts pel Sí y la CUP ya que, para convocar el pleno en el que debe debatirse el texto, es necesaria una reunión de la junta de portavoces. El hecho de que el PP no haya designado aún un portavoz hace que la reunión de este martes sea contraria a la legalidad ya que no se puede hacer sin la presencia de todos los partidos.

Este nuevo ataque a la democracia española ha hecho que los partidos constitucionalistas hayan tenido que reunirse de nuevo. Ciudadanos, PP y PSC están haciendo frente común para tratar que las leyes se cumplan y lo cierto es que el juego comienza a tomar matices peligrosos para el frente separatista. La intención de Junts pel Sí y la CUP es celebrar el pleno  para aprobar su resolución el 9 de noviembre, antes de que se inicie el debate de investidura.

De ahí que Carme Forcadell haya decidido acelerar todos los trámites y se haya dirigido por carta a los grupos parlamentarios para convocarles a la reunión. De aprobarse, se abriría un periodo de 48 horas para que los grupos presentasen enmiendas al texto y el viernes, ya con el grupo del PP constituido y con el plazo de enmiendas finalizado, la junta de portavoces volvería a reunirse para fijar la fecha del pleno extraordinario, muy probablemente el 9 de noviembre.

El diputado del PP en el Parlament, Enric Millo, ha pedido a Forcadell que retire la convocatoria porque el grupo popular aún no se ha constituido ni ha designado portavoz, presentando un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional si ella no rectifica. Millo ha criticado el uso «partidista, sectario y antidemocrático de la Mesa» del Parlament y ha anunciado que este mismo lunes registrarán 11 textos dirigidos a la presidenta para que no se celebre esa Junta. Millo ha afirmado que se dirigirán primero a Forcadell, porque es quien debe defender los derechos de los diputados, y acudirán al TC sólo si reciben una respuesta negativa.

Forcadell y el grupo que forman Junts pel Sí y la CUP parecen no ser conscientes de que, fuera de la Ley, no hay nada en democracia, es decir, que están jugando con fuego. Mientras, comienzan a salir encuestas de una posible intención de voto si finalmente se repiten las elecciones y en ellas se observa que Junts pel Sí comienza a perder apoyo, hasta 3 diputados. Eso no es importante ahora, lo son más las voces dentro de Convergència que creen que su partido está llegando demasiado lejos y se comienzan a situar contra Artur Mas, pero también contra la coalición de Junts pel Sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s