El 12 de octubre

Es posible que muchas de las personas que siguen el blog no entiendan bien este artículo. Otros no compartirán en absoluto lo que digo, pero es lo que pienso, lo que siento cada vez que se acerca el Día de la Hispanidad. Para mí, éste es un día de contrastes. Por un lado, como español, pienso que hay que celebrar nuestro día, pero verdaderamente no creo que sea la fecha indicada, ni el verdadero día de la España actual que debería ser, a mi entender el 6 de diciembre, Día de la Constitución.

No soy de esos radicales de izquierdas que dicen que en este día celebramos un genocidio porque, obviamente, no es así. Un día 12 de octubre, se unieron dos civilizaciones para siempre, con sus cosas buenas y malas, y obviamente, igual que no me siento responsable de las rimas de García Lorca, de los trazos de Velázquez o de las composiciones de Falla, tampoco me voy a sentir causante de lo que algún español hiciese mal en lo que llamaban las conquistas.

Porque en España somos muy así, nos gusta autodestruirnos y flagelarnos sobre cosas que no dependen o dependieron de nosotros. Todos sabemos que eran nuestros compatriotas los que conquistaron, quizá de mala forma, América pero no caemos en la cuenta de que los libertadores Simón Bolívar, José de San Martín, Francisco de Miranda, etc. eran también españoles.

Así que no es ese el motivo que me incomoda de este día del que, de igual modo que dije con el 11 de septiembre, a mi parecer, no se celebra el día correcto. Lo que me incomoda es el  hecho de que este día tenga más importancia que el Día de la Constitución. Porque ese, el de la Constitución, es el día que creo que verdaderamente nos representa como el tipo de español que queremos ser, es el día de la España moderna, mientras que el Día de la Hispanidad quizá represente más a una España que ya no existe.

Después, está la situación de cómo se celebra en Barcelona este día. Yo he asistido dos veces a la manifestación de Plaza de Catalunya, pero no me acabo de encontrar cómodo ahí, por el simple hecho de que no creo que deba reclamar que soy español. No estoy seguro de que los catalanes debamos expresar al resto de la nación que somos españoles porque es obvio que lo somos, así como tampoco creo que se deba mostrar que existe el sentimiento de españolidad en mi tierra porque las elecciones ya han dejado claro eso. No creo que un día como éste deba convertirse en un acto nacionalista, porque no creo en este tipo de nacionalismos. Yo soy español de España, con lo bueno y con lo malo que eso conlleva, con las glorias del país y también con sus decepciones.

Lo que no puede ser este día es una réplica al 11 de septiembre ni a sus manifestaciones, porque no se trata de que haya dos bandos mostrando músculo, de lo que se trata es que no haya bandos, y yo tengo demasiado respeto por la bandera y por todos los símbolos de España como para utilizarlos para restregárselo a nadie por la cara. Jamás utilizaré la bandera de mi país para decirle a otro y perdónenme la expresión, “Tú eres español por cojones“. Entonces, ¿por qué he ido otras veces y por qué aún estoy pensándome si ir este año? Simplemente, para que vean que no tenemos miedo, para que el resto de España sepa que no nos pueden abandonar.

Lo que menos me gusta de este día es que, cuando he ido a la Plaza de Catalunya y vuelvo a casa, veo que en los medios de comunicación catalanes se falsean las imágenes para que parezca que hay menos gente de la que en realidad había y, además, se hable de “Unionistas” para describir a sus manifestantes. Yo no soy unionista, yo no quiero unirme a ningún lado, yo soy español y constitucioanlista y, obviamente, nunca habrá una manifestación tan multitudinaria como en los 11 de septiembre porque un español no siente que tenga porqué mostrar que lo es, lo es sin más.

Eso sí, acuda o no, les pido a las personas del resto de España que observen, que vean que en esas manifestaciones hay tantas banderas españolas como catalanas y que aprendan a separar los independentistas de los catalanes, que entiendan que catalanidad es españolidad, que sepan que las costumbres y la cultura catalanas son tan españolas como las de Madrid, Valencia o Sevilla, que llevar una senyera o hablar en catalán no tiene nada que ver con el independentismo y que un catalán puede ser tan catalanista como un andaluz es andalucista o un gallego galleguista, sin que eso sea un menosprecio a España, siendo conscientes de que un pueblecito fronterizo de Girona es tan España como la Puerta del Sol de Madrid… Porque si todo esto no está claro en el resto de España, nos están poniendo las cosas muy difíciles a los catalanes que también nos sentimos españoles y europeos.

Anuncios

Un comentario sobre “El 12 de octubre”

  1. No hay que demostrar a España ni a Catalunya lo que es evidente, pero ese termino ha de ser recalcado a ciertos individuos que creen tener el poder y la obligacion de llevarnos por su camino. Somos tan españoles como catalanes y a veces hay que dar un golpe en la mesa para que se nos oiga, no es demostracion sino toque de atencion, la forma espacifica y reivindicamos nuestro sentimiento e idea comun.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s