Los que se ponen de perfil en Catalunya

Desde fuera de Catalunya me preguntan a veces que por qué no hay una unión entre los partidos que no están a favor de la independencia. Ven con extrañeza que no haya un “Juntos por el No”. Supongo que a veces desde fuera las cosas no se pueden ver tal y cómo son. Yo, humildemente, intento explicar la situación de Catalunya en algunas de las entradas de este blog y lo voy a intentar de nuevo.

Primero, no hay un “Juntos por el No” porque estas autonómicas no son un plebiscito, no se vota Sí o No a la independencia porque Catalunya no puede independizarse según la Ley. Es así de simple. Los ayuntamientos, los gobiernos autonómicos y el gobierno central tienen distintas funciones. Mi ciudad no puede independizarse de Catalunya y, si yo dijera que queremos independizarnos, la gente se reiría. Pues es tan gracioso que Rubí se independice de Catalunya vía ayuntamiento, como que Catalunya se independice de España vía Generalitat. Simplemente, no son sus competencias. La Generalitat no representa a Catalunya en el Estado, desde luego no más que el Senado o los diputados catalanes que hay en las Cortes.

Una vez teniendo en cuenta que las del 27 de septiembre son unas elecciones autonómicas, no voy a ser tan hipócrita de decir que son unas elecciones sin más. Son especiales y por eso pido a todo el mundo que vaya a votar. Pero su tono especial no es porque se esté debatiendo la independencia de Catalunya, sino porque hay dos opciones que votar: gestionar los recursos en sanidad, cultura y otros servicios y pensar en el bien de todos los catalanes; o que esos recursos se dediquen a manifestaciones, embajadas y querer enfrentar a algunos ciudadanos de Catalunya con otros.

¿Por qué hay quien quiere la independencia y no está dentro de Junts pel Sí? Porque entre ellos hay diferentes matices. Entre los que no están en Junts pel Sí, encontramos a la CUP que quiere la independencia, pero no está dispuesta a apoyar a Mas, como dice uno de sus eslóganes “Olvidaros del mapa, pero no os olvidéis del tesoro”. El discurso de este partido viene a decir que la democracia (en el sentido de lo que quiera la mayoría) es más importante que la independencia en sí, por eso no siguen el juego de Mas y no aceptan seguir adelante en la separación unilateral si no lo quiere una mayoría de la población. No aceptando contar los escaños, sino los votos.

Unió, también catalanistas, opina que la forma de entender Catalunya en España debe cambiar. Eso no quiere decir que quiera la independencia, pero sí la forma de gestionar Catalunya, lo cual no está mal en un principio, pero sabiendo lo que ha ocurrido en Catalunya estos años, es difícil de defender. La democracia actual española está en su mayor momento de libertad y reparto de riqueza de la historia de nuestro país. Catalunya pidió estatuto y lo obtuvo, pidió un puerto moderno y lo obtuvo, un aeropuerto a la altura y lo obtuvo, que el catalán fuese la lengua oficial en los lugares oficiales y lo obtuvo, que se impartiesen más clases en catalán que en castellano y las obtuvo, apoyo para hacer unos Juegos Olímpicos y lo obtuvo, una policía propia y la obtuvo… ya sabemos qué pasó después… cuando después de decir a todo que sí, se dice que no una sola vez, por respuesta se tiene independencia.

En el bando más lejano de este pensamiento está el Partido Popular, pero en Catalunya el PP tiene un gran problema que le pone el techo electoral muy bajo. No me refiero a todos los votantes, militantes y representantes del partido de la gaviota, pero una parte de ellos son los del “tú eres español y punto” y esa no es forma de hacer las cosas, porque ese discurso consigue sólo dos consecuencias: una, crear más independentistas y, dos, darles la razón a estos cuando hablan del “nacionalismo español”, solamente que lo de esa parte del PP no es imperialismo español, sino castellano. Estos son el mismo tipo de personas que me critican a mí mismo por escribir “Catalunya, Lleida y Girona” y no “Cataluña, Lérida o Gerona”. Este tipo de personas que no entiende que el idioma catalán, el folklore, la cultura y la historia catalanes son tan españoles como la de Andalucía o Madrid, no siendo símbolos del independentismo, sino símbolos de catalanidad, y catalanidad es españolidad.

Después, están los que son más peligrosos para mí, aquellos que se ponen de perfil el bando del PSC y de Catalunya Sí que es Pot y que van cambiando el discurso según la ciudad o corriente. De los socialistas, hay que recordar que iniciaron el proceso independentista con el Estatut que pactaron con Esquerra, así como también que hasta hace cuatro días apoyaron a Convergència, votando muchos de sus políticos Sí, Sí en el butiferréndum. De modo que no nos van a engañar de nuevo, por más que ahora pongan muchos de sus carteles en castellano. Con el PSC en caída libre, Catalunya Sí que es Pot trata de recoger sus votos, pero a los dos partidos les sucede lo mismo pues, mientras dicen estar en contra de la independencia, pactan en municipales con ERC y CUP. Así que no nos engañan más y tampoco nos engañan en decir que quieren el referéndum pero no la independencia, porque eso no es verdad. Habrá alguna excepción, pero en la mayoría de los casos es mentira que alguien quiera votar Sí o No, para votar que No, y yo personalmente tengo amigos y familiares que dicen que lo que quieren es el referéndum, pero no les creo, que me perdonen, pero no les creo. Porque lo doloroso no es la independencia, lo doloroso es que me hagan elegir si soy más catalán que español o más español que catalán y quien no entienda eso es que no ha entendido nada.

A veces, cuando digo esto me dicen que tendría que tenerlo claro, que debería votar ser más español que catalán, como si fuera un tema solamente de una bandera o algo así. Y eso no es un país. El momento que más patriota me siento es cuando miro desde la terraza de mi casa el bosque de Ca n’Oriol con el Tibidabo de fondo, ese es el punto de España que más amo y estoy completamente seguro de que habrá algún nacionalista que diga que ese es su punto que más ama también, sólo que él dirá que es el punto que más ama de Catalunya. Por eso no puede haber referéndum, porque los dos tenemos el derecho a seguir viendo ese paisaje desde nuestros diferentes punto de vista.

Sin embargo, estos y los que pensamos como yo y apostamos por Ciudadanos miramos de frente… pero los de perfil, qué peligrosos son estos… Y no me refiero solamente a los políticos, también a la gente de a pie. Defiendo que no todos tengamos que mostrarnos políticamente, así como también el miedo que es libre, pero tanto los que se esconden y dicen “yo pienso como tú, pero no quiero tener problemas”, como los que dicen mintiendo que están a favor de votar pero no quieren la independencia no están ayudando a que Catalunya y España mejoren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s