El debate, los que proponen, los que tapan y los que esconden

El debate entre los candidatos a la presidencia de la Generalitat de Catalunya fue un claro reflejo de lo que está ocurriendo en la política de Catalunya y del resto de España. Para comenzar, Junts pel sí hizo lo que llevan tiempo haciendo desde Convergència y Esquerra, es decir, faltar el respeto a todos los catalanes y resto de españoles. Ni el número 1, Romeva, ni Mas, ni Junqueras se dignaron a debatir con el resto de candidatos. Quien sí estuvo presente fue Germà Bel, número 1 por Tarragona.

Su presencia fue bochornosa. Sonreía burlonamente mientras hablaban los demás y evitaba debatir de todo lo que no tuviera que ver con el proceso de Mas. Dijo también que en Junts pel sí daba igual de dónde se viniese e, incluso, llegó a justificar que no tenía nada contra España ya que la familia de su mujer era de Málaga. Era curioso ver cómo un miembro de Junts pel sí habla de su familia andaluza más como si fuesen refugiados a los que él ayuda, que verdaderamente como a su familia.

La presencia de Bel se debió a dos cuestiones. La primera, era no llevar a nadie de Convergència para evitar el tema del 3%, es decir para escurrir el bulto, para que no se debatiera sobre lo que todo el mundo sabe, que la Generalitat de Catalunya ha sido durante más de treinta años una fábrica para robar dinero a los catalanes, encontrando el único patriotismo de Jordi Pujol y de Artur Mas en Suiza, Andorra y otros paraísos fiscales. Bel justificó que su proyecto de Catalunya es imposible dentro de España.

Junts pel sí no fueron los únicos en faltar el respeto a los catalanes. También ocurrió en el caso de la unión de Podemos con Iniciativa, llamada Catalunya sí que es Pot. Lluis Franco Rabell tampoco fue al debate, poniendo como excusa que estaba en un acto importante. Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos, dio en el clavo cuando explicó el porqué de la ausencia de Rabell diciendo: “Su partido lleva el discurso de pedir el voto a los constitucionalistas, pero Rabell ha reconocido ser independentista”.

Verdaderamente, ese fue el motivo por el que no asistió, tapar que Franco es uno de esos charnegos acomplejados (tanto que, incluso, esconde su apellido) que se han abrazado por dinero al independentismo. No sé si habrá engañado a mucha gente con eso de tener un acto importante, pero a mí desde luego no. Franco Rabell tenía un acto por la tarde en mi ciudad, Rubí. El debate era en los estudios de TVE de Sant Cugat. Quien les escribe vive justo entre el pabellón de Can Rosés (lugar donde tuvo el lugar el míting) y los estudios de TVE y les aseguro que entre un lugar y el otro hay sólo tres kilómetros… ¡tres! Lo que ocurrió realmente, es que Franco Rabell prefirió cenar con Pablo Iglesias que debatir con los líderes catalanes.

Miquel Iceta, lider del PSC, calificó las elecciones diciendo que lo único que se debatía era si seguiría Artur Mas de presidente o habría una alternativa y volvió a insistir en negociar con el presidente del gobierno español un estado federal para nuestra nación. Rechazaba el proyecto de Mas y el independentismo, pero olvidaba que todo esto comenzó en la época del Tripartit. El PSC ha cambiado mucho en los últimos días, de hecho, por primera vez, los carteles electorales los ha rotulado en castellano, pero ya a pocos pueden engañar. El PSC ha sido durante estos años el socio más fiel del catalanismo y cogía los votos de los castellanoparlantes para gobernar y, después, multar a las personas que rotulaban sus negocios en castellano.

Para Albiol, presidenciable del PP, fue una falta de respeto que los candidatos de Junts pel sí y Catalunya sí que es Pot no asistiesen al debate. Calificó las elecciones como las más importantes de la historia de la democracia española. Albiol no estuvo muy acertado en su forma de describir cómo veía las elecciones ya que, sin citarlo, parecía que aceptaba su cariz de referéndum que proponen los golpistas de Junts pel Sí. De hecho, utilizó una frase que es muy común entre los miembros del PP que dice “ese proyecto que es España” y, no oiga no, España sería un proyecto en 1492. Ahora es una nación constitucional y democrática de las más antiguas del mundo y cuya Constitución ha sido tomada de ejemplo en otras naciones.

Joan Coscubiela, número tres de Catalunya Sí que es Pot, rechazaba como lo prioritario el tema soberanista y dijo que Junts pel sí y PP eran lo mismo pero con diferente bandera. Como es habitual en Podemos y sus marcas blancas, habló de sus políticas sociales, de lo que quieren, pero no de cómo lo van a conseguir. Trató de buscar el enfrentamiento con Ciudadanos, imagino que por esa lucha por la segunda posición en las encuestas, hablando varias veces del apoyo de C’s al PP en Madrid y al PSOE en Andalucía. Arrimadas le recordó que Ciudadanos no gobernaba con ellos, sino que le había permitido su investidura a cambio de que sacaran los imputados, así mismo añadió que Podemos sí había pactado con el PSOE, así como también con otros partidos no respetuosos a la Constitución como son ERC, CUP, Compromís y, sobre todo, Bildu.

Baños de la CUP dijo que no quería ser presidente, sino que quería una presidenta de la República Catalana y recalcaba lo de presidenta dado que la CUP se trata de un partido feminista, aunque la realidad sea que hasta el día de hoy ni una sola mujer ha tenido peso en la CUP. Además de eso, anunció que su partido quería anexionar Valencia, Baleares, lo que denominan Catalunya norte y la franja de Aragón, y que su finalidad es que su pueblo quede separado del capitalismo, de la España de los Borbones y de la Unión Europea.

Espadaler de Unió hizo un extraño discurso, como si de pronto quisiera hacernos olvidar que Convergència i Unió han sido lo mismo durante años, hablando contra el independentismo cuando Unió apoyó el 9N y el proceso de Mas hasta antes de ayer.

Inés Arrimadas de Ciudadanos no quiso hablar solamente del proceso pues dijo que la postura de C’s era ya conocida por todos. Dando igualdad a los idiomas y las culturas de todo el país, su sentimiento catalán, español y europeo, mostró sus 800 propuestas para Catalunya y recordó que todas las encuestas le daban como máximos candidatos para un gobierno alternativo al de Junts pel sí.

Dentro del debate, entre todas las fuerzas, el PSC estuvo contradictorio ya que daba la espalda al independentismo. No se habló tampoco de un posible referéndum pero, a su vez, parecía rechazar unir fuerzas tras el 27 de septiembre a otras fuerzas constitucionalistas y respetuosas con la Ley. La CUP se mostraba antidemocrática diciendo que había gente que quería cambiar las cosas en España, pero que no eran los que mandaban, es decir, no respetaba los votos de la población, si no se votaba a quien él quería. Albiol acentuó que él tenía experiencia gobernando ya que había sido alcalde de Badalona, a lo que Arrimadas le respondió que tanto él como Iceta tenían experiencia porque siempre habían vivido de la política, pero que, sin embargo, no la tenían en el sector privado. Además, le recordó que ni siquiera tenían estudios universitarios.

El punto final, con el debate ya acabado, fue ver a los líderes de Catalunya Sí que es Pot y la CUP medio encararse por un comentario de Baños que molestó. Coscubiela hablaba de su partido como el partido de los más necesitados, a lo que éste contestó que, mientras él (Baños) estuviese en el paro, Coscubiela estaba dando clases en la universidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s