Y tú más

Decir lo que voy a decir, escribiendo un blog, puede sonar contradictorio, pero yo siempre he defendido que eso que se llama mayoría silenciosa debe seguir en silencio. Por mayoría silenciosa entendemos esa gran parte de los habitantes de Catalunya que no es su mayor preocupación las reivindicaciones históricas, ni el proceso, ni el ir señalando con el dedo quién es catalán “de toda la vida” y quién no.

Yo ya no soy de esa mayoría, me he mostrado políticamente, escribo mi visión sobre lo que ocurre a mi alrededor e, incluso, he marcado mi casa con una bandera española junto a una catalana. Lo de colgar una bandera es algo que yo jamás creí que haría, porque yo no soy nacionalista, aún respetando al que lo sea. Pero he creído necesario mi reivindicación, por varias cosas: Una, para que ahora que el miedo está llegando a una parte de la población, sepan que a mí no me dan miedo y dos, para que sepan que a mí no me van a meter en una lucha entre bandos, porque yo soy catalán porque nací en Catalunya y español porque nací en España.

Del miedo y de los bandos ya hemos hablado en otras ocasiones, refiriéndonos a un término que utilizó el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Hoy me refiero a otro tema pero que, al fin y al cabo, es el mismo. En mi forma de ver el mundo, no debe haber ni miedo, ni bandos.

Pero el miedo es libre y en mi tierra hay quien lo tiene. Ayer, sin ir más lejos, una persona mayor me decía que estaba pensando en sacar sus ahorros de Catalunya por si había independencia, lo cual no sé si me resultó más triste por el hecho de que una persona que dejó su tierra para ayudar a levantar otra, dejando atrás su familia y sus amigos, y que después se quedó aquí por sus hijos y nietos que ya eran catalanes, ahora se sienta expulsada; o porque, viendo el panorama intuye que, de quedarse, tendrá que afrontar un “corralito” financiero.

Yo le recomendé que no hiciera eso, que simplemente fuese a votar y que convenciese a todos los que piensan como él que lo importante es hablar en las urnas puesto que si todo el mundo acude a ellas, será el fin de esta locura. Le di ese consejo, pero en realidad sé que, en el caso que ocurra eso, el proceso quizá hiberne un tiempo pero no acabará porque los que han iniciado esta “revolución”, los burgueses, no se conformarán nunca hasta que no vuelvan a tener el poder que tenían en tiempos pasados.

Lo peor de todo esto es que las cicatrices que se han abierto en el pueblo catalán tardarán mucho en cicatrizar (si es que lo hacen). No puede haber diálogo posible cuando una de las partes habla de desobediencia civil, de no respetar las leyes, de saltarse la constitución, de ADN diferente, de que hombres como del que hablé antes vinieron a diluir la sangre catalana… y más cuando, entrando en un diálogo sobre el tema en cuestión (por más que en Catalunya tratemos de no hablar de ello), la única respuesta que encontramos es la de “y tú más”.

Sí les hablas de nacionalismo, ellos me dicen que yo soy nacionalista español, lo cual es muy gracioso porque, a eso que ellos llaman nacionalismo español, es nacionalismo castellano en realidad, aunque tampoco es el caso, o dicen que los que como yo pertenecemos a Ciudadanos, vamos o hablamos contra Catalunya, como si sólo los independentistas fuesen los verdaderos catalanes.

image

Por eso, cuando leo encuestas como la de la foto que os añado, no puedo evitar sonreír, ver cómo por mucha demagogia que traten de hacer y por más que repitan una mentira, jamás se convertirá en realidad. Los radicales son los que son y por supuesto no somos nosotros. Un 61% de los votantes de Ciudadanos de siente tan catalán como español. Un 9% más catalán y un 30% más español. Si hablamos de radicalismo, solamente un 11% sólo español (probablemente los que no nacieron en Catalunya). Sin embargo, los radicales en ERC o la CUP son el 50 y 48% respectivamente, los que se sienten más catalanes que españoles 85 y 78%.

Es decir, un tanto por ciento mayor de votantes de Ciudadanos (y de Iniciativa, Podemos, PSC y PP) nos sentimos mayoritariamente tan catalanes como españoles, mientras que los de Convergència, ERC y la CUP se sienten más catalanes que españoles. De modo que, cuando hablemos de nacionalismos o de radicales, por favor, no nos digan más lo de “y tu más”, porque es mentira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s