Hacer de Tsipras corazón

Poco a poco, va quedando claro que el comunismo burgués de Syriza y Podemos no es el camino a seguir. Que una buena idea, sin forma de llevarla a cabo, es en realidad una mala idea.

Alexis Tsipras dio un nuevo bandazo. Se aprovechó de la desesperación del pueblo heleno para prometer todo lo que los griegos querían escuchar. Sin embargo, no ha sido capaz de cumplir ni una sola de sus promesas. Hace unos meses, organizó un referéndum estéril para ver la opinión de los griegos, quienes dijeron NO al rescate. Sin embargo, el líder de Syriza se pasó la opinión de sus compatriotas por el Partenón.

Ahora, tras hacer perder tiempo y dinero y meter a los griegos en un corralito, se va y encima hay que oír que es muy digno que dimita. No señores, no. Lo digno era no haber mentido a los griegos con falsas promesas, lo digno era no parapetarse con el pueblo en un referéndum… lo verdaderamente digno era no fingir que ese referéndum era un acto de democracia cuando, en realidad, era un acto de cobardía.

“Mi mandato del 25 de enero ha vencido. Ahora el pueblo debe pronunciarse. Ustedes con su voto decidirán si negociamos bien. Sé que no logramos todo lo que prometimos al pueblo griego pero hemos salvado al país, diciendo a Europa que la austeridad debe terminar” dijo.

Tras la renuncia del Gobierno, se pone en marcha una complicada maquinaria constitucional en la que el presidente Pavlópulos encargará formar Gobierno, consecutivamente, a los tres partidos más votados — Syriza, Nueva Democracia y el neonazi Aurora Dorada—. Ante el probable fracaso de estos, Pavlópulos recurrirá hasta la cita electoral a un ejecutivo de transición, dirigido según la mayoría de las fuentes por la jurista Vasilikí Thanou, presidenta del Tribunal Supremo.

Veremos qué pasa ahora. Syriza va apartirse en dos, entre los afines y los críticos de Tsipras. Aún y así, las últimas encuestas reflejaban que (de ir unidos) volverían a ganar las elecciones, aunque con menos respaldo electoral.

Quizá Grecia y todo el sur de Europa necesita una revolución, pero esta debe llegar desde un punto sensato, uniendo esfuerzos, y eso quizá solamente se podría lograr desde una posición centrada, lugar que ocupa To Potami  cuya ideología del partido oscila entre la socialdemocracia y el liberalismo,

En anteriores entradas a este blog, ya pronostiqué que llegaría el día en el que todos los partidos españoles que decían ser el Syriza de aquí (Podemos, Izquierda Unida, ERC, Iniciativa, Compromís…etc) se pelearían por no serlo, ni parecerlo.

La líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez,  dijo: “Me aterroriza el temblor de piernas de Tsipras tras haber conseguido un No claro de la ciudadanía para ser desobedientes a la Troika (…) Tengo miedo de que eso nos pase a nosotros. Para evitarlo, sigue siendo necesaria la solidaridad con Grecia y la comparación de estrategias pero, sobre todo, tener un plan”.

Y ya comienzan a pensar en sacar la marca Podemos y, como quería Izquierda Unida, abrir un frente amplio de izquierdas: “Hagamos un esfuerzo y construyamos candidaturas de unidad popular al tiempo que hacemos las críticas, porque sólo así conseguiremos convencer a nuestros compañeros”.

Obviamente, eso sería solamente un parche electoral para la desgastada marca Podemos. Quizá, en vez de plantearse uniones y siglas, deberían plantearse cambios en sus ideas y dejar el populismo y vivir en la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s