El colchón y la condición

Si algo bueno ha traído la crisis es el interés por la política de muchos ciudadanos. Si hace unos años nos hubieran dicho que televisiones nacionales iban a dar debates políticos en Prime Time, hubiéramos dicho que es una locura. Sin embargo, se está convirtiendo en algo habitual. Eso y la llegada de nuevos partidos y políticos han hecho crecer el interés, no sólo por las ideas, sino también por quiénes son esas personas novedosas en la vida pública.

Eso hace que también se investigue la vida privada de los políticos e, incluso, se hagan rankings de belleza o se hable de las parejas de nuestros mandatarios. Últimamente, se ha comentado un hecho que ha llamado la atención. Supuestamente, la pareja de Andrea Levy, número 2 por Barcelona, es el periodista  (El Punt Avuí, elsingular.cat y en RAC-1) y escritor independentista Eric Vila, el mismo que hace poco tuvo una lamentable salida de tono diciendo “Hay que hacer de Catalunya un Vietnam para los españoles”. Algo similar ha ocurrido con la candidata a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, de la que se dice que es pareja del diputado de Convergéncia Xavier Cima.

El refranero popular dice que los que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición. Sin embargo, que dos mujeres importantes de PP y C’s supuestamente tengan por pareja a dos independentistas radicales puede dejar en mal lugar el refrán. Estas supuestas relaciones están causando sensación en internet. De hecho, hay gente que lo esta tratando de utilizar políticamente.

Tal y como está la situación en Catalunya, es normal que se vea extraño este tipo de relaciones. No porque no puedan estar juntos dos personas que tengan ideales políticos diferentes, que eso es hasta algo más o menos normal, sino porque, para los independentistas, los catalanes que también se sienten españoles son enemigos.

Lógicamente, no voy a entrar en el amarillismo, pues a mí personalmente no me importa quién sea la pareja de las candidatas, pero gracia me hace que se juzgue a Levy y Arrimadas. Primero, porque si ellas fuesen hombres, a este tema no se le daría importancia y, segundo, porque el problema no lo tenemos los constitucionalistas con los independentistas, sino que lo tienen ellos con nosotros. Es decir, Levy y Arrimadas salen con dos compatriotas. Si acaso, se habría de valorar la postura de Eric Vila y Xavier Cima. El primero por salir con una mala catalana, una traidora a la que hay que hacer de Catalunya un Vietnam, y al segundo por tener de pareja a una extranjera que vino a Catalunya como colonizadora española.

Porque eso es lo que son, ¿no? ¿O ese desprecio, ese racismo y esa xenofobia que muestran a los catalanes que también nos sentimos españoles no vale para ellas?

Estas relaciones solamente demostrarían lo que muchos pensamos, que todos esos odios y ese fanatismo carecen de sentido, porque no creo yo que toda esta gente que dice “que los españoles deben volver a su país” pidiera al final a Levy y Arrimadas que se quedaran en Catalunya o, incluso, que Vila y Cima tuvieran que irse a su odiada España para tener cerca su amor.

Esta entrada a Blog la escribo con cierta ironía, pero también con pesar y con el deseo de que dentro de poco, el 27 de septiembre, se acabe toda esta locura y veamos personas y no buenos y malos catalanes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s