Gritos y susurros

Mas y Junqueras, Junqueras y Mas han hecho tanto esfuerzo por enrarecer el ambiente de cara a las elecciones autonómicas catalanas que están acabando por confundir a propios y extraños. El invento de la lista unitaria de Junts pel Sí (CDC-ERC) trata de dar un carácter plebiscitario a las elecciones y, aunque los partidos constitucionalistas no pueden aceptar dicho plebiscito porque no es constitucional, muchos de ellos están tratando de buscar alianzas. Los partidos parecen jugar al juego de la silla y ninguno quiere ser el que se quede sin asiento.

En esta búsqueda de parejas, hay quién lo hace a gritos y quién lo hace a susurros. Tras la unión de Junts pel Sí, fue el turno de la coalición de Podemos con ICV (Catalunya sí que es pot). Dicha unión no sorprendió a nadie, pues ya se había realizado en diversos municipios, como Barcelona, donde la activista Ada Colau consiguió la alcaldía.

Todas esas uniones se han hecho a gritos, sin embargo, los susurros comenzaron con el PP, tratando de seducir a Unió, no para una lista unitaria, sino para decir que podían ayudarse mutuamente. Lo cierto es que estos dos partidos no tienen grandes opciones en los comicios pero, al parecer, el PP quiere encontrar un aliado a costa de Unió que, tras abandonar el camino al acantilado de Mas, se ha ganado las simpatías de los populares.

Quien también está comenzando a tantear es el PSC y lo hace con Ciudadanos. Iceta habló de una unión para generales con la intención de sacar a Rajoy del Gobierno, lo que todos entendemos como que el PSC apoyaría a Ciudadanos en una posible unión para gobernar en Catalunya si, como parece, el binomio de Convergència y Esquerra no consigue la mayoría.  A cambio, el partido de Albert Rivera debería echar una mano a Pedro Sánchez para llegar a la Moncloa. Esta unión sería la más extraña de las cuatro quizá, no porque las ideologías y los programas sean diferentes, sino porque el PSC siempre se ha mostrado ambiguo y, en los últimos años, cercano a los independentistas.

No hay que olvidar que, precisamente, el tripartito (PSC,ERC e ICV) fue lo que llevó a la fundación de Ciutadans. Sin embargo, en los últimos meses, los socialistas parecen haber reculado (no sin dejar de ser ambiguos) y ahora quieren ponerse del lado de los constitucionalistas, imaginamos que tras analizar los resultados electorales y viendo que la ambigüedad que en el pasado les daba buenos resultados ahora ha sido quizá la causa para que sus votantes se vayan, por un lado, a Esquerra y, por el otro, a Ciudadanos.

La CUP hasta ahora parece mantenerse al margen y David Fernández ya ha anunciado que, para que el proceso pueda considerarse legítimo, no valdría la mayoría de parlamentarios, sino de votos, dejando a entender que solamente en ese caso e imagino que tras duras negociaciones, podrían apoyar la lista de Mas y Junqueras.

Así se presentan las autonómicas catalanas, unas elecciones diferentes a todas, tanto que incluso ha ocurrido que en ningún partido repite su número 1, salvo en el caso de Mas que, aunque vaya en el 4, sería presidente en el caso de que Junts pel Sí consiguiese la mayoría absoluta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s