Que le corten la cabeza

Como la malvada reina de Alicia en el País de las Maravillas, Ada Colau ha comenzado a cortar cabezas. De momento, no a corruptos, ni a mafiosos o banqueros. Por ahora, ha decidido que lo importante en el Ayuntamiento de Barcelona era sacar la “cabeza” del Rey. Y yo me pregunto… ¿Cuántos puestos de trabajo se ganan con eso? ¿Cuánto gasto público hemos ahorrado? Nada de nada… pero, imitando la Revolución Francesa, ella ha querido hacer el gesto de hacer correr la cabeza del Rey.

Ada Colau ha explicado los motivos: “no se corresponde” con el del actual jefe del Estado y, además, “hay una sobrerrepresentación de símbolos monárquicos”. “Hemos aplicado la legislación vigente porque había un busto del anterior monarca y, por tanto, no cumplía con la legislación vigente, con lo cual se ha procedido a actualizar la situación quitando dicho busto”.  Sus explicaciones no han convencido al PP, quien respondió colocando un cuadro de Felipe VI donde estaba el busto y que, posteriormente, ha sido retirado.

En varios consistorios donde están (iba a decir gobernando, pero esas palabras son muy grandes) tratando de gobernar Podemos y sus partidos satélites, se está apostando por el postureo cambiando nombres, retirando banderas, bustos y cuadros, etc… Hay otros casos que están haciendo crecer la crispación, los cambios de nombres de calles, de plazas y hasta de pabellones deportivos, como en el esperpéntico caso de Zaragoza, donde la cancha de baloncesto Príncipe Felipe pasa a denominarse José Luis Abós, a pesar de que la mayoría de los concejales esté en contra (20 de 31) PP, PSC y C’s.

Pero eso poco ha importado a los podemitas. A su forma de ver la vida, el pueblo son ellos y quien no les vote deja de serlo. Porque lo peor de todo este asunto es eso, que ellos se autoproclaman el pueblo, por más que en Zaragoza y Madrid no fuesen la fuerza más votada y que en Barcelona sí lo fuese pero solamente obteniendo el 25% de los votos.

Todo el panorama nacional está lleno de estos actos institucionales. En Cádiz, el Alcalde Kichi, a la sazón pareja de la líder andaluza de Podemos Teresa Rodríguez, retiró la imagen del monarca sustituyéndola por la de un anarquista y, tras sacar una bandera nacional en la plaza de Sevilla, ahora amenaza con cambiar el nombre al estadio de fútbol, el emblemático Ramón de Carranza.

Lo peor de todo esto no es el simbolismo que contrae, ni siquiera que recuerde al ambiente previo a la Guerra Civil española, sino ver que durante mucho tiempo hemos acusado a PSOE y PP de que creyesen que las instituciones eran suyas y ahora Podemos está haciendo lo mismo, lo que demuestra que ellos no buscan acabar con el bipartidismo, sino forma parte de él.

La cantinela de República y Monarquía me suena añeja, lejana. Los españoles no deberían, a mi parecer, identificarse como monárquicos o republicanos, sino como constitucionalistas, aunque a menudo ocurre que un constitucionalista es visto como un monárquico, ya que la figura del Rey es cabecera de la Constitución española. Pero, entre ser una cosa y la otra, hay mucha diferencia pues un monárquico cree que el Rey es jefe del estado por gracia de Dios, mientras que los constitucionalistas defendemos la figura del Rey porque el pueblo soberano lo ha querido así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s