Fin del trayecto

Casi nueve años después, Albert Rivera dejó su puesto en el Parlament de Catalunya, dispuesto a vivir una nueva aventura aún más grande. Le espera el Congreso de los Diputados y quién sabe si quizá también la Moncloa.

En estos años, ha cambiado mucho el panorama nacional, así como también el catalán y el de Ciudadanos. Rivera se adelantó a la indignación cuando aún no había indignados y se opuso al independentismo cuando aún no era un problema tan grave como lo es hoy. Ciudadanos nació de la nada y, a día de hoy, es uno de los cuatro partidos grandes y se ha convertido en una gran esperanza de cambio para el país. Todo ello no hubiera sido posible sin Albert Rivera, un hombre que comenzó en pequeños mítines y repartiendo propaganda para el partido y hoy es el político más valorado de España.

Rivera se despidió del Parlament dando las gracias a todo el mundo, tratando de separar las discrepancias políticas de lo personal y haciendo hincapié en que deja un gran equipo y, que tras las elecciones de septiembre, los miembros de Ciudadanos serán más en la Cámara. Albert dio la alternativa a la candidata a presidenta Inés Arrimadas a la que auguró triunfos.

En estos años, se han tenido que vivir buenos momentos y otros duros, durante muchos años (y aún ahora) es difícil pertenecer a C’s en Catalunya. Más aún para la cabeza visible del partido que tuvo que sufrir en septiembre de 2007 amenazas de muerte para que, en un plazo de dos meses abandonase, “su política contra el nacionalismo”. A las puertas de su domicilio, había un panel con una foto de Rivera con una bala clavada en su frente y alrededor sangre cayendo de la herida. Así mismo, junto al paquete, se encontró una carta con amenazas de muerte.

Otro ejemplo es cuando la CUP convocó un escrache también en el domicilio de Rivera. La política en Catalunya está muy caliente, demasiado en realidad. Mas y Junqueras quieren dividir entre buenos y manos catalanes, llegando a hablar de diferencias de ADN entre catalanes y resto de españoles. A eso sumamos los desaires de Ada Colau y sus compañeros de Podemos que, tratando de ganarse no sé bien qué, ha comenzado ha realizar actos teatrales como retirar de la sala de plenos del ayuntamiento de Barcelona, el busto del Jefe del Estado.

Con todo este clima, los catalanes que queremos seguir siendo españoles y europeos vamos a echar de menos a Rivera en el Parlament. Pero, como él mismo dijo en su última intervención, dabemos que desde el Congreso de los Diputados cuidará muy mucho lo que ocurra en Catalunya. Como ya dije en otro post, ¿alguien cree que en un gobierno en el que participe Ciudadanos, aunque no fuera gobernando, no iba a cuidar los problemas de Catalunya y del independentismo?

Dicen que los catalanes somos tacaños pues, tan generosos somos, que vamos a compartir con todos nuestros compatriotas, al mejor político que hay; al hombre que nos animó a creer que las cosas pueden cambiarse de un modo sensato y sin extremismos y que ha sido un gran referente para muchos de nosotros. Gracias Albert.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s