Unidos para separar

El Palau de la Generalitat acogió ayer la cumbre soberanista definitiva (de momento). Al cabo de 11 horas de reunión, Mas y Junqueras llegaron a un casi acuerdo, porque ellos son así, les gusta dejar siempre un fleco para una nueva reunión, de ese modo, nos tienen a todos amb l’ai al cor.

Oriol Junqueras está de acuerdo en perfilar una lista conjunta, impulsada por las entidades soberanistas (aunque casualmente han vetado a Castellanos por la independencia). Las encuestas son desfavorables para el independentismo y para Convergència que, si bien sería aún la lista más votada, obtendría probablemente los peores resultados de la historia de la formación. Eso ha hecho que piense en lograr una lista unitaria capaz de enmascarar los resultados. Eso sí, la propuesta de lista única sin políticos en activo, ni siquiera fue discutido. Mas lo rechazó indicando que torpedearía la vida parlamentaria catalana.

No habrá eso que llamaban lista civil, lo cual es un nombre extraño ya que los políticos no son militares precisamente. De esta manera, podríamos decir que todas las listas son civiles. Pero es bueno que lo recuerden: la palabra Civil viene del latín Civilis que significa ciudadano. Así, todos tenemos claro que la lista de Mas no estará hecha por extraterrestres como a menudo parece. Quién sabe si el empeño de mostrar que la lista es civil es para, dado que para ellos dos esto es una guerra contra España, mostrar que es una guerra sin ejército.

La negociación, en concreto, había explorado, tanto una lista de unidad para el 27S, como los pasos a seguir hacia la independencia a partir del día 28 (entre ellos, la formación de un posible gobierno de concentración). En este escenario, el papel de la CUP, al menos de momento, no forma parte de la candidatura unitaria, pero parece ser que hay un pacto de no ser beligerante con la lista que finalmente formasen.

La CUP se ha convertido en pieza importante porque, pese a no estar en el proyecto de lista única, por separado puede restar votos a Podemos, una fuerza que, curiosamente, desde Convergència y Esquerra se considera españolista.

La Vanguardia (que vive del dinero de la Generalitat) ha echado una mano a quien le da de comer y emitió una encuesta en la que, supuestamente, una lista unitaria tendría más éxito que si CDC y ERC fuesen por separado. Pero lo cierto es que Mas va dando bandazos, no sabe cómo hacer que su plan salga, pensaba que todo lo tenía atado y bien atado y se olvidó de lo más importante, que la gran mayoría de los catalanes están más preocupados por el paro, la crisis, la corrupción, la sanidad etc., que por el proceso. También se olvidó de que la mayoría de los catalanes quieren seguir siendo españoles y europeos.

El resto de encuestas dicen que el NO a la independencía ganaría claramente y que los partidos que más crecerían serían Ciudadanos y Podemos. Y todo eso antes de que el Consell Assessor per a la Transició Nacional, del que forman parte, entre otros, Pilar Rahola, elaborara un informe en el que alertaba de que una Catalunya independiente podría sufrir un corralito como el que estos días están viviendo los griegos.

Precisamente, el líder de C’s, Albert Rivera, llevó este estudio durante la sesión de control parlamentaria del miércoles pasado a lo que Mas contestó que Catalunya no era Grecia. Rivera le respondió que no, que es verdad que Catalunya no era Grecia ya que el país heleno es un país soberano dentro de la Unión Europea y Catalunya una comunidad autónoma de España. Albert Rivera le recordó también al President que Catalunya vive de la generosidad del FLA, la única entidad que le presta dinero o, lo que es lo mismo, que Catalunya ha sido rescatada por el Estado. Mas volvió al discurso del Espanya ens roba y comparó la hacienda catalana con la vasca, diciendo que, con una hacienda como la de Euskadi, no necesitaría que nadie le rescatara.

Mas dice a veces que el proceso independentista es imparable y yo estoy de acuerdo con él. Todos los procesos independentistas han sido imparables, pero, lógicamente, todos aquellos en los que el pueblo quería la Independencía. Si un 90 o un 85 por ciento de las personas de un territorio quieren separarse de un país, no se puede remediar. El problema está en que en Catalunya menos de un 30% se declaró independentista el pasado 9 de Noviembre y eso que dejaron votar a los menores, a extranjeros sin papeles y los votos los contaba Junqueras.

Artur Mas estaba comenzando a  pensar en la posibilidad de que no se hicieran las elecciones del 27 de septiembre. No sentía ningún pudor en decir públicamente que sólo se harían si sabía que iba a ganar, cuando el problema no es que él gane o pierda, sino que ya estamos perdiendo todos los catalanes gracias a su delirio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s