¿Vivir en el pasado o soñar con el futuro?

Ciudadanos y Podemos han trastocado el panorama político español. Como dice la canción de Bob Dylan, Los tiempos están cambiando. Estos dos partidos vienen de un movimiento ciudadano. Podemos, de Pablo Iglesias, se ha erigido como la voz de los indignados del 15-M y Ciudadanos, de Albert Rivera, ya incluía en su decálogo muchos de los puntos del manifiesto del 15-M, es decir, eran indignados antes de que todo el mundo se indignase.

Cuando ocurrió el 15 M, Ciudadanos llevaba ya seis años batallando contra las injusticias en Catalunya. Pero, tras su expansión a todo el territorio nacional, ha sido cuando, junto a Podemos, han puesto la política española patas arriba.

Los dos partidos coinciden en el diagnóstico de la situación del país, pero no en la receta para curarlo. Podemos se ha mostrado beligerante contra el gobierno del PP, habla de cambiar el miedo de bando, mientras que Ciudadanos confía en poder realizar pactos de estado y en que no haya miedo ni bandos.

Pablo Iglesias no ve con buenos ojos la transición ni la Constitución (a la que llama “papelito”), pues dice que fue un cambiar todo para que no cambiase nada y recurre con frecuencia a la frase del dictador Franco “Dejaré todo atado y bien atado“. Para Ciudadanos, en cambio, el actual estado de democracia es la mayor época de libertad y bienestar de la historia de España, aunque el bipartidismo puede acabar con ella. Rivera siempre ha usado de referente a Adolfo Suárez y a cómo sentó a discutir a personas como Carrillo y Fraga, que años antes arreglaban las cosas a tiros, en una misma mesa.

Albert Rivera dice que Ciudadanos es el cambio e Iglesias que C’s es en realidad un recambio; que sólo Podemos traería algo nuevo, mientras que para Rivera, el cambio no lo puede ofrecer Podemos porque no se pueden hacer las cosas sólo pensando en una parte del pueblo y desde los extremos.

Iglesias no pensaba hace poco que acabaría siendo político y eso ha hecho que se les haya pillado en algún renuncio. Ha alabado públicamente al dictador Fidel Castro, a gobiernos dudosos como el de Chávez e, incluso, ha trabajado para el gobierno de Irán. Rivera, al que no se le puede achacar que dijera nada que ahora no diga, salvo que antes calificaba el partido de centro-izquierda y ahora de centro-centro, ha pedido un debate al líder de Podemos, pero éste nunca ha querido un cara a cara con Albert, defendiéndose diciendo que su rival es Rajoy.

No hay que olvidar que Iglesias aseguró en su día ser el líder de la oposición, aunque el pueblo no le ha dado nunca esa responsabilidad. Acusa a Ciudadanos de pactar (aunque no sea cierto, pues sólo se han votado investuras, jamás un pacto de gobierno) con el PP. Sin embargo, no se rasga las vestiduras a la hora de pactar con partidos que quieren romper el país, como es el caso de ERC o la CUP en Catalunya y los pro-etarras de Bildu.

Podemos se atreve a llamar “terrorristas” a la Unión Europea pero, sin embargo, dice que ETA fue quién entendió bien las lagunas de la Constitución y que, viendo la represión de la policía, uno empieza a entender la violencia de ETA. Así mismo, aseguran que Ernaldo Otegui (en prisión por pertenencia a organización terrorista) es un preso político pero que Henrique Capriles, opositor de Maduro en Venezuela, no.

Iglesias dijo en su día que Rivera debía despertar y no soñar tanto con el futuro. El líder de Ciudadanos respondió que era mejor soñar con el futuro que vivir en el pasado como pretende Pablo, viviendo en una España de bandos, de unos contra otros, de rojos contra azules.

Ciudadanos dice que quienes no piensan como ellos no son sus enemigos sino sus compatriotas, mientras Podemos dice que hay que sacar al PP de las instituciones y que hay que cambiar el miedo de bando. Ciudadanos ha cogido el discurso de la transición y Podemos el del guerracivilismo.

Albert Rivera quiere justicia y Pablo Iglesias venganza. Rivera habla a menudo de una España mejor para su hija y Pablo Iglesias quiere vengar a su padre y abuelo encarcelados por formar parte del FRAP y durante la Guerra Civil, respectivamente.

Los españoles decidiremos. ¿La nueva política de Ciudadanos o los nuevos políticos con ideas viejas de Podemos? ¿Los que respetan la Constitución o los que no creen en ese “papelito”? ¿La justicia o la venganza? ¿Vivir en el pasado o soñar con el futuro?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s