Pablo se rió en su cara

Hace poco más de un año, era Iglesias quién llamó a la puerta de IU. Entonces fueron ellos los que no le hicieron caso. Tras el 15M, las manifestaciones de la Puerta del Sol y todo lo que conllevó, había llegado el esperado momento de Izquierda Unida. Se intuía que iba a haber un cambio y que ese cambio iba a venir por la izquierda.

Fue entonces cuando Pablo Iglesias decidió ir a las Europeas y formó Podemos, tratando de convencer a la población que él representaba el 15M, a los indignados y a todo el pueblo. En la campaña electoral, dijo que en España no había democracia, con lo cual sus buenos resultados deberán de ser antidemocráticos, y que en España el sistema había que cambiarlo de modo radical. Precisamente ese sistema en el que él había estudiado, que le había dado un buen trabajo con un buen sueldo y que le deja sacar por la boca todo lo que él saca.

La estrategia de Podemos comenzaba derrotando a Izquierda Unida. Se vendieron como la verdadera izquierda, la ultraizquierda. La izquierda de Venezuela, de Cuba… Pablo sabía perfectamente cómo debía cargarse a IU, al fin y al cabo, en 2011, empezó a trabajar como asesor en Izquierda Unida.

Como no hay peor cuña que la del mismo árbol, Podemos está pasando por encima de IU, al punto de casi hacer desaparecer a la formación comunista. Iglesias pedía a los votantes y a miembros destacados de la coalición de izquierda que se pasaran a Podemos. Muchos lo hicieron, otros se resistían, como por ejemplo en Madrid. Pero allí Pablo tenía a Tania Sánchez como Caballo de Troya para hundir a la formación de Garzón.

Hasta hace bien poco, IU se había mantenido firme en su sitio. Ellos no representaban lo mismo que Podemos. Izquierda Unida quería representar el comunismo romántico, mientras que Podemos, el radical, vengativo y golpista.

Sin embargo, hace unas semanas, Alberto Garzón mostró su intención de acercarse a Iglesias. Ya escribí sobre ello en Alberto Garzón y el Guerracivilismo y sobre ese posible pacto IU-Podemos dije: ¿verdaderamente Garzón cree que Podemos necesita a esos partidos, antes mencionados, y no al revés? La lógica lleva a pensar que Podemos irá por libre en las Generales. En el fondo, Pablo Iglesias es astuto y sabe que un frente de extrema izquierda a quién verdaderamente favorece es al PP ya que movilizaría a todo el centro-derecha a derrotar al Comunismo.

Y así fue. Pablo le dijo “no” a Garzón. Hasta ahí, todo normal. Sin embargo, ha pasado casi desapercibido algo que a mí me ha parecido totalmente increíble, las declaraciones de Pablo Iglesias sobre esa reunión con el líder de IU:

“Sois unos cenizos. No quiero que cenizos políticos, que en 25 años han sido incapaces de hacer nada, no quiero que dirigentes políticos de Izquierda Unida, y yo trabajé para ellos, que son incapaces de leer la situación política del país, se acerquen a nosotros (…) no hay opciones de pacto. Ninguna. Cero. Fin de la cita. Cero. No hay manera de poner otro titular (…) Os avergonzáis de vuestro país y de vuestro pueblo. Consideráis que la gente es idiota, que ve televisión basura y que no sé qué y que vosotros sois muy cultos y os encanta reconoceros en esa especie de cultura de la derrota. El típico izquierdista tristón, aburrido, amargado…, la lucidez del pesimismo. No se puede cambiar nada, aquí la gente es imbécil y va a votar a Ciudadanos, pero yo prefiero estar con mi cinco por ciento, mi bandera roja y mi no sé qué. Me parece súper respetable, pero a mí dejadme en paz. Nosotros no queremos hacer eso. Queremos ganar. Preocúpate de otra cosa”.

¿Tanto le dolió a Iglesias que Izquierda Unida le rechazara en su momento? ¿Es normal tener una reunión para reirse en la cara de Garzón? ¿Es buena táctica humillar públicamente al líder de IU? A mí, personalmente, ha sido uno de los hechos más decepcionantes de Iglesias como político. No estoy cerca de su ideología, ni de su pensamiento, pero eso no quita que pueda ver sus virtudes. Sin embargo, me he sentido decepcionado, sinceramente.

Sé que suena hasta extraño que lo que consideras un error de un contrario te decepcione, pero ha sido así. Como ciudadano de este país, me gustaría que los candidatos a presidente del Gobierno fuesen los mejores, pero Iglesias no lo es. Después de humillar a Garzón, me he dado cuenta de que las sospechas que tenía de él creo que son ciertas, pues, a mi parecer, no es más que un hombre acomplejado, vengativo, un niño caprichoso que en su día cogió una rabieta y que, por eso mismo, tiene siempre el ceño fruncido. Pero el líder de Podemos debería saber que en esta vida no es bueno ir dejando enemigos e imagino que, a partir de ahora, eso lo tendrá en Alberto Garzón.

Por otra parte, tras la  bajada de pantalones, tanto Izquierda Unida como Alberto Garzón deberán replantearse la situación, por qué la coalición de izquierdas va a quedar en un partido residual y Alberto Garzón como un buen político que se equivocó de partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s