Mordaza; La ley de la vergüenza

El PP de Mariano Rajoy aprobó la conocida como Ley Mordaza, dada su mayoría en el Parlamento y sin apoyo alguno del resto de los partidos. Lo cierto es que de cara a la mayoría de la opinión pública, ha sido un acto de censura casi sin precedentes en la democracia de España.

No sé hasta qué punto esta ley podía haber sido vista con otros ojos en otro momento de la historia pero, a día de hoy, con el PP repleto de presuntos corruptos y con la población indignada, da la sensación que es una ley para proteger a los Bárcenas, Rato, Pujol etc. y para condenar a los indignados y a los nuevos partidos que han surgido del movimiento ciudadano.

Toda la oposición ha hecho frente común para denunciar el contenido de la nueva norma, con términos como “represión”, “barra libre para la policía”, “ataque a las libertades” o “aberración jurídica”. Y todos los partidos, los que están en el Congreso y los que pronto lo estarán han prometido que, si en la próxima legislatura hay una mayoría distinta a la absoluta del PP, promoverán el cambio o la derogación de la ley de seguridad ciudadana.

Con la nueva ley, el Ejecutivo se reserva la facultad de poner multas, sustrayendo al control del juez a comportamientos que obstaculizan el ejercicio de derechos fundamentales y desobedece la Constitución. Prohíbe que se exija la autorización previa del derecho de reunión, por ejemplo, pero la ley convierte el requisito administrativo en una autorización de hecho.

No se puede perseguir el incivismo y los actos anticonstitucionales, quitando libertades a todos los españoles, también a los que son cívicos y respetan las leyes y la Carta Magna. Los actos contra la democracia, en un estado de derecho, sólo deben detenerse con más democracia.

La ley se aprobó a finales del año pasado, pero hasta hoy no se pondrá en práctica. Llega en un momento extraño en el que el PP, cuando estaba realizando cambios (de chapa y pintura en realidad), tratando de mostrar un cambio dentro del partido, los ataques a Rajoy vienen por todos lados, hasta por los menos esperados. El que fuese presidente, Aznar, declaraba que “No hay votos cautivos, ni siquiera el mío” en lo que parece una clara muestra de que el Presidente de honor del PP desea que Rajoy no sea el candidato del PP en las próximas elecciones generales.

Al presidente del Gobierno parece no importarle eso, ya sabemos cómo es Mariano. Él no habla, no opina, no se moja. Muchos le critican, pero así consiguió ganar las elecciones hace cuatro años y presumiblemente es el máximo favorito para volverlas a ganar este año. Rajoy recuerda al niño temeroso que piensa que, escondiéndose bajo la sábana, conseguirá que los fantasmas desaparezcan. Sólo que sus sábanas son el silencio y una televisión de plasma en ruedas de prensa que no permite preguntas.

Al final de esta legislatura, veremos si el Partido Popular ha conseguido bajar el paro, si España ha crecido a nivel económico; veremos si nuestros compatriotas ya pueden volver a casa porque hay trabajo en nuestro país. Lo que sí veremos seguro es cómo las libertades de los españoles se han restringido, veremos cómo la censura ha aumentado y eso es tan importante o, para mí, más que la economía. No hay nada más valioso para un ser humano que vivir en libertad y, a partir de hoy, los españoles seremos menos libres y todo para tapar los excesos y errores de un gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s